• Sabado, 04 de Diciembre 2021
  • 16.9 C
    Guatemala
  • Secciones
×
Conecta con La Hora
Carlos René García Escobar Antropólogo y escritor Soy del criterio de que se debe salvaguardar y visibilizar la oralidad y la tradición oral en Guatemala a través de procesos de investigación, fomento y difusión, contribuyendo con ello a la consolidación de una convivencia armónica en tiempos de paz, mutuamente enriquecedora, entre pueblos y sus culturas diferenciadas que conforman el Estado Nacional. Para ello, en mi opinión se deben cumplir los siguientes objetivos específicos: 1. Investigar las expresiones de oralidad y la tradición oral en Guatemala: hechos narrativos, líricos y dramáticos (mitos, leyendas, cuentos, historias orales – coplas, recitaciones, canciones, corridos, paremiologías como refranes, dichos, sentencias, frases hechas y frases por hacer, chistes– loas y desafíos) realizando un registro de los portadores de esta expresión del patrimonio cultural intangible. 2. Fomentar la oralidad y la tradición oral en Guatemala realizando un encuentro nacional de los portadores de esta expresión del patrimonio cultural intangible. 3. Difundir entre pueblos y culturas de Guatemala las expresiones de la oralidad y tradición oral por el conducto de la producción y divulgación de material audiovisual. La oralidad es una instancia de transmisión oral del conocimiento que una generación le prodiga a la siguiente mediante elementos técnicos como la relación del mito, la leyenda, el cuento y las historias locales, los que en su contenido se refieren a hechos acaecidos en pasados remotos perdidos en el tiempo y que han adquirido calidad de anonimato. Estos se han venido transmitiendo por la vía oral y han conformado tradiciones que a su vez se constituyen como pivotes de identidad cultural en comunidades y pueblos. Por la anterior razón, estos hechos culturales orales se han mantenido en la memoria de los pueblos y actualmente corren el riesgo de desaparecer debido a las avanzadas técnicas de la comunicación mediática y a la penetración de valores que corresponden a otras culturas fuera de las propias. Un estudio y su análisis de estos elementos culturales se hace necesario con el objeto de conocer las características y contenidos de la oralidad que se transmite cotidianamente todavía al interior de los pueblos y comunidades guatemaltecos para propiciar su conservación y difusión. Con esto se logra conocer identidades propias, formas de ser, de decir y de comportarse al interior de las comunidades, lo cual implica conocer finalmente las formas de ser del guatemalteco. Por lo que su investigación, fomento y difusión por los medios tecnológicos al alcance, resultan un procedimiento invaluable para la contribución del conocimiento de la cultura oral como patrimonio intangible de los guatemaltecos. Una de las innovaciones más importantes de las políticas públicas es la dotación de la dimensión cultural al desarrollo humano sostenible. La cultura se ha reconocido como un motor de desarrollo humano y como una herramienta de lucha contra la pobreza y la exclusión social. Es un vehículo de intercambio y reconocimiento mutuo entre sociedades, partiendo de relaciones de igualdad. El factor cultural es un medio para alcanzar la paz, la democratización de las sociedades y el desarrollo de los pueblos. Las políticas culturales generales que tienen relación con un proyecto serían así: ­ “El fomento de la investigación social, cultural, jurídica, lingüística, histórica y arqueológica; la divulgación de sus resultados; y la incorporación de resultados pertinentes en el sistema educativo”. ­ “Protección y conservación del patrimonio cultural y natural, el cual constituye una riqueza y fuente de identidad para la nación. Constituye un aliciente fundamental para la creación. Es fuente inagotable de enriquecimiento espiritual. De su investigación, conservación y puesta en función social, deben derivarse beneficios para mejorar la calidad de vida de las comunidades locales y, en general, de la población”. Guatemala es un país multiétnico, pluricultural y multilingüe. Su población está conformada por mayas, xincas, garífunas, ladinos, mestizos y otros ciudadanos de ascendencia diversa. Los mayas y los xincas tienen orígenes prehispánicos. En el área maya se localizan 21 comunidades lingüísticas donde se vive y recrea su cultura. Asentados en el suroriente del país, los xincas cuentan con cultura propia. El idioma xinca está en una situación de debilitamiento, pero sus generaciones jóvenes han iniciado un proceso de estudio y recuperación. Los garífunas (o garinagu) son descendientes de una población afrocaribeña que se desarrolló en la isla de San Vicente, en las Antillas Menores. Habitan en Izabal desde principios del siglo XIX, después de haber emigrado de la isla a la costa atlántica de Centroamérica. Su idioma garífuna, refleja su historia cultural. La población ladina es heterogénea. Habla español e inglés y cuenta con una cultura de origen predominantemente ibérico matizada con elementos de origen indígena. También hay grupos de guatemaltecos, cuyos antepasados emigraron de otros países europeos o asiáticos. Los guatemaltecos de ascendencia china son un ejemplo. Cada una de las culturas mencionadas es el sustento y fundamento de la identidad y autoestima de las comunidades que la conforman y juntas construyen la identidad plural de Guatemala. Las autoridades responsables de promover el desarrollo cultural de Guatemala impulsan con vigor el proyecto a causa de los efectos negativos de la transculturación que produce la globalización, la que, como se sabe, va más allá de lo económico y comercial. No hay duda de que la globalización de las comunicaciones y la información, aún con sus bondades, alteran valores de orden cultural, dados sus efectos homogeneizadores en lo cultural y en aspectos relacionados con el sector social y tecnológico. Estas influencias reales son, en la actualidad, tema de reflexión, por lo que a través de un proyecto así se muestra un vivo interés por rescatar y divulgar expresiones culturales orales de creación popular. Internacionalmente se sabe que se han desarrollado investigaciones específicas a niveles nacionales sobre la oralidad de los pueblos. Algunos países de América Latina han realizado encuentros de contadores de historias a nivel de localidades (estados, provincias, etc.) Ejemplos son: México, Cuba, Colombia, Panamá, Ecuador, y algunos otros. En Guatemala aún no se ha realizado a nivel nacional un encuentro de esta naturaleza. (Aunque ha habido algunas realizaciones a nivel local departamental). Se sabe de su ejecución en departamentos como El Progreso, Totonicapán, y algunos otros. La Población estimada que sería beneficiada por el proyecto: Población maya guatemalteca (alrededor de siete millones de habitantes) garífuna y mestiza-ladina (alrededor de 4 millones), que se divide en dos grandes líneas: población estudiantil, juvenil e infantil; y la población adulta. Esta población en general recibirá los beneficios a partir de la educación nacional dividida entre establecimientos educativos públicos y privados, más, en otro orden, el público radioyente y televidente. En conclusión, se estima una población beneficiada de más de diez millones de habitantes. Un proyecto así contribuirá a: 1. Crear un fuerte sentido de identidad entre los pueblos y las culturas diferenciadas que conforman el Estado Nacional. 2. A través del estímulo de las manifestaciones del espíritu, creará vínculos para la convivencia pacífica, en un contexto de diversidad cultural para la promoción del desarrollo humano integral y sostenible (o sea tender un puente hacia el conocimiento mutuo y los valores comunes.) 3. Una vía imprescindible de inversión en capital humano que favorezca el análisis y la reflexión sobre las experiencias que contenga la tradición oral y la oralidad en Guatemala, que a su vez contribuyan al progreso social e intelectual de su entorno. 4. Un espacio de encuentro y de diálogo, apoyando experiencias de la tradición oral y oralidad en Guatemala de pasados remotos y contemporáneos, siendo un referente para la vida cultural guatemalteca. 5. Se formarán alianzas entre el sector público y privado, desde el marco del diálogo, la institucionalidad del Estado representado por el Ministerio de Cultura y Deportes, de manera conjunta con la sociedad civil organizada y representada por la Academia de las Lenguas Mayas, impulsando la investigación, rescate y formación de la tradición oral y oralidad en Guatemala. La generalización de los beneficios de tal proyecto, los cuales serán difundidos por el Ministerio de Educación, TV Maya, Canal Antigua, Radio Faro Cultural, Radio Universidad de San Carlos y Radio TGW redundando en una descentralización de los ámbitos de impacto del proyecto. 6. Encontrar nuevas oralidades que correspondan a la historia contemporánea del país. Por lo cual se plantean las siguientes actividades: *Capacitación pertinente y adecuada a investigadores de campo. *Investigación exhaustiva para el encuentro y rescate de portadores de oralidad (contadores de historias, casos, mitos, leyendas, cuentos y recitadores de versos –coplas, corridos, frases paremiológicas–) provenientes de distintas culturas e idiomas. *Convocando a un Primer Encuentro de oralidad en donde confluyan narradores y recitadores populares. *Documentación filmográfica, fonográfica y literaria de los personajes convocados. *Selección, clasificación, estudio y traducción del material obtenido. * Producción de discos compactos y de video en los que se presentarán las historias y versos populares en los principales idiomas de las culturas: Quiché, Mam, Cachiquel, Quekchí, Xinca, Garífuna y Español, para difundirlos a la población arriba estimada. *Entrega del material a las instancias de comunicación: medios televisivos, radiales, instituciones del Estado y privados. *Evaluación posterior por medio de un sondeo de impacto. Con una temporalidad de ejecución del proyecto: un año a partir de la ubicación del monto necesario para ello. [recuadro] PRESENTACIÓN LA TRADICIÓN ORAL EN GUATEMALA Según el académico Mario Roberto Morales, en su trabajo “Oralidad, literatura y ‘oralitura’”, no hay literatura sin oralidad, al menos si nos atenemos, enfatiza, en los orígenes de esa actividad artística. En esa dirección, cobra sentido el texto que nos ofrece el antropólogo, Carlos René García Escobar, en la medida que contribuye a comprender el valor y el interés en nuestro contexto particular guatemalteco esa rica tradición oral. Escobar, al tiempo que nos advierte del riesgo de la desaparición de esas expresiones por las nuevas técnicas de comunicación y la penetración de valores que corresponden a otras culturas, invita a los lectores al estudio y análisis de esos elementos culturales. Y va más allá todavía, al trazar una especie de hoja de ruta para lograr conocer las identidades propias y las formas de ser, decir y comportarse de las comunidades. El Suplemento presenta, asimismo, la reseña cinematográfica de la película argentina, La reconstrucción, firmada por la escritora y docente universitaria, Karla Olascoaga. En ella, la escritora rescata el valor de la propuesta artística y subraya la diferencia con respecto al cine de otras latitudes, por ejemplo, el estadounidense. “Mal acostumbrados (o entrenados por default), dice Olascoaga, a la acción descarnada, violenta y acelerada de la cinematografía norteamericana con la que aún nos bombardean, un filme como La reconstrucción se percibe como un reto, en muchos sentidos”. Finalizamos nuestra entrega con dos textos que serán de su interés. El primero corresponde a la respuesta que el sabio francés, Pedro Abelardo, envía a su amada Eloísa (ver nuestra edición anterior). El segundo, el examen que nuestro colaborador, Miguel Flores, realiza al proyecto Arte en las calles. Como siempre, deseamos muchas bendiciones para usted. Hasta la próxima. [/recuadro]

LA TRADICIÓN ORAL EN GUATEMALA

Por Fernando Mollinedo En la entrega anterior se hizo una introducción sobre las funciones del dinero como elemento de cambio. Ahora se abordará un período específico de la historia del país y los procesos que en él se desarrollaron alrededor de la moneda. Época de la conquista La consolidación de la conquista española introdujo usos y hábitos para el intercambio comercial interno y externo y teniendo los peninsulares la costumbre del uso de la moneda metálica, sus autoridades autorizaron el uso de monedas para sus operaciones comerciales y otros fines. Producto de la invasión española, se desarrollaron en Guatemala los fenómenos económicos y sociales que entre otros, se describen a continuación: esclavitud, repartimientos y encomiendas, conservación de ciertas organizaciones políticas prehispánicas con fines económicos, nuevas leyes económicas, aparecimiento de los artesanos, el comercio marítimo, la Real Hacienda con sus tributos, impuestos, diezmos, administración fiscal, ordenanzas y aranceles, concentraciones demográficas de la población, el mestizaje y otros. El reino de Guatemala no fue de mayor importancia económica para la corona, debido a que no representó un flujo comercial de explotación minera; la mayoría de productos exportados fueron de orden agrícola (añil y grana) y madera. Algunos historiadores ubican los sitios de las minas de plata en Petapa, Chinautla y Cuajiniquilapa (Barberena) Petén, Verapaz, Utatlán, Atitlán, Nebaj, Joyabaj, San Juan y San Pedro Sacatepéquez, Sacapulas, Sumpango y Copán. En todas las actividades señaladas, de hecho hubo intercambio de valores comerciales en sus diferentes modalidades, por lo que el oro de minas y la plata acuñada por los españoles, fue la moneda más preciada aunque no la más corriente por la falta de moneda metálica, circunstancia que se prolongó desde la conquista hasta varios años después de la vida independiente. El oro que fue para los aborígenes una mercancía con valor similar a las telas de algodón y las plumas de quetzal, se tornó de improviso en la mercancía de más valor representativo, así mismo la plata; sin embargo, éstos, seguían usando sus valores comerciales como moneda, por lo que el Cabildo en fecha 19 de febrero de 1529 mandó a los artesanos "recibir la moneda corriente de la tierra, como es ropa, cacao, plumas y otras cosas de valor, so pena de perder el trabajo y cierta cantidad de pesos en oro". La moneda pre colombina o prehispánica en Mesoamérica estuvo clasificada en: popular: el cacao; y la moneda cara: plumas de quetzal, mantas de algodón, jade y granitos de oro. El régimen monetario español tuvo como base unitaria El Real, que era una moneda de plata y cobre datada de 1369 y se dividía en 34 maravedíes; en 1497 se crearon monedas denominadas "pesos duros" los cuales principiaron a circular en Guatemala en el año 1773. En el Virreinato de la Nueva España (que de hecho se consideraba dueño de Guatemala) no se tenía un sistema monetario propio y siendo muy complejo el uso del oro en polvo, los negociantes resolvieron mandar a fundir ese oro en pequeños discos, en los cuales marcaban los respectivos pesos. Se encontraron documentos que detallan la asignación del valor en uso en dicha época, siendo un real (12 centavos y medio) equivalió a 200 cacaos. Por orden virreinal en el año 1555 se fijó en 140 granos el valor de un real español; en 1575 el precio del cacao varió y fue elevado a 100 granos y al final del siglo su cotización fue de 80 a 100 granos por un real. Entre los aspectos más interesantes de la historia monetaria en Guatemala, está lo relativo a su desenvolvimiento institucional, que arranca desde la Casa de la Fundición en 1543, es decir, en los inicios de la vida colonial, fortalecida en 1731 cuando se estableció por cédula real la Casa de la Moneda que empieza a funcionar en 1733. En un catálogo monetario editado por la Lonja del Almidón en Madrid en 1936, aparece una moneda denominada "macuquina" del valor de 2 reales acuñada en el año 1602. Así mismo en el catálogo de J. Schulman, de Amsterdam, editado en el año 1906 aparece una moneda denominada "macaco" del valor de 8 reales fechada 1697 y clasificada como moneda de Guatemala. En 1730 por disposición real, el equipo de fabricación de la casa de la moneda en México fue vendido a Guatemala quien la pagó a precio de pesos oro; sin embargo, dicho equipo de hecho ya era considerado chatarra. España persiguió homologar el valor de las monedas en América y por medio de cédula del 20 de enero de 1773, ordenó que las casas de moneda de Santa Fe de Bogotá, Perú y Guatemala acuñaran gran cantidad de monedas de 2 reales, 1 y ½ real. En real cédula de fecha 14 de mayo de 1751 se mandó que se labrara en la Casa de la Moneda de Guatemala, moneda circular semejante a la que venía siendo acuñada en México pues el macaco ofrecía un gran margen de fraude por cercenamiento. En 1,758 se bendijo el inmueble de la Casa de la Moneda en la nueva capital, se instaló en lo que hoy es un estacionamiento de vehículos ubicado en la 6ª. calle entre 4ª. y 5ª. avenidas de la zona 1. Después de los terremotos de 1773, se contabilizaron más de 8,000 marcos de plata listos para la acuñación, los cuales fueron transportados con las prensas para acuñar, desde la antigua capital con gran sacrificio. En marzo de 1789 por orden real se mandó a labrar moneda de "cuartillo" para que sustituyera a la "macuquina", con el objeto de mejorar o facilitar el comercio y para "el cómodo uso de esos vasallos". Con tal propósito enviaron vía La Habana con destino a la Casa de la Moneda en Guatemala, tres troqueles "con las matrices de dos Castillos y dos Leones" más unas grafilas y dos muestras de plata y ocho de estaño, todo para acuñar las nuevas monedas de cuartillos. Existe en el Archivo General de Centroamérica un documento muy importante evacuado por la Casa Real de Moneda de Guatemala en julio de 1798, sobre la propuesta hecha al rey de España para acuñar en las Indias - en este caso Guatemala - monedas menudas de cobre es decir, menudas en cuanto a su valor de cambio. [recuadro] Fernando Mollinedo Castillo (1949) Periodista, excatedrático universitario, estudió Leyes en Usac e Historia en UFM, investigador de Historia de Guatemala y fundador de la página web Guatehistoria.com Publica investigaciones de Historia en "La Hora" desde hace 20 años. [/recuadro]
Producto de la invasión española, se desarrolló en Guatemala la esclavitud, los repartimientos y encomiendas, el comercio marítimo, la Real Hacienda con sus tributos, impuestos y diezmos…

La Conquista: principales acontecimientos económicos

Fernando Mollinedo C. Historiador y columnista de La Hora Algunas de las causas que originaron el derrocamiento del último régimen liberal en Guatemala fueron: 1) que el 90 por ciento de la tierra útil pertenecía al 6% de la población distribuido en 22 fincas que concentraban la mayor parte del territorio nacional; 2) salarios de 0.09 centavos al día en el campo y 0.25 en las ciudades; 3) la clase media no tenía suficientes fuentes de ingreso, 4) a la clase alta le faltaban libertad y medios para para ampliar y modernizar la producción, 5) la incipiente industria y el comercio no prosperaban por la falta de mercado de consumo, y 6) los monopolios estadounidenses descapitalizaban al país, con creciente voracidad, amparados sin decoro por el gobierno. Los sucesos del 20 de octubre de 1944, se centran en los acontecimientos que a partir de junio, dieron como resultado la unión del pueblo, ejército, estudiantes, profesionales y obreros que lograron derrocar al gobierno provisional del general Federico Ponce Vaides a quien la Asamblea Nacional designó como sucesor del expresidente Jorge Ubico ante su renuncia el día 1 de julio, cuando éste se negó a entregar el poder al señor Arturo Saravia, quien era el primer designado a la presidencia. Revolución, es el cambio violento de las condiciones económicas, culturales y estructuras políticas que giran alrededor de lo relacionado con el fenómeno del ejercicio del poder. Guatemala vivió una acción violenta para cambiarlas y terminar con la dominación de aquellos que se beneficiaron de ellas desde hacía 77 años. [gallery link="file" columns="4" ids="164445,164446,164447,164448,164449,164450,164451,164452"] Al recordar la Revolución de 1944 se asocia de inmediato la lucha de los estudiantes, obreros, militares y el pueblo en general contra del poder solapado del general Ubico materializado en la persona de su "heredero político" el general Federico Ponce Vaides. Las personas principales del levantamiento cívico militar fueron elegidas por consenso de los líderes de la revuelta para integrar la Junta Revolucionaria de Gobierno. El mayor Francisco Javier Arana, el capitán Jacobo Arbenz Guzmán y el civil Jorge Toriello Garrido, asumieron en nombre del pueblo de Guatemala la responsabilidad de dirigir al país. En ellos se reunieron las características de todos los hombres de la Revolución: gente amante de la libertad, democracia y justicia. Esos valores inspiraron su lucha y determinación, llevándolos a convertirse en los conductores de un breve, pero trascendental proceso en la vida política de Guatemala. Al rendirse las fuerzas armadas leales a Ponce Vaides, el poder absoluto del General Jorge Ubico pasó legitimado por los militares representantes del gobierno al triunvirato revolucionario, quienes firmaron el acta de traspaso de mando ante el Cuerpo Diplomático acreditado en Guatemala en la sede de la Embajada de los Estados Unidos de América; que no apoyó la lucha contra Ubico, pero tampoco hizo algo para defenderlo. Poco es lo que se sabe de la gran labor legislativa que realizó la JUNTA REVOLUCIONARIA DE GOBIERNO integrada por dos militares y un civil. En principio, cumplieron su palabra de gobernar provisionalmente, así lo hicieron; y por sí fuera poco, trabajaron en diferentes aspectos de interés nacional que ahora presentamos a ustedes como una contribución a la enseñanza cívica. La emisión de Decretos tuvo como fin primordial el ordenamiento de la vida ciudadana para garantizar los derechos de los habitantes del país, así como promover el desarrollo en general. LOGROS DEL GOBIERNO DE LA JUNTA REVOLUCIONARIA El tiempo que ejercieron el poder fue de 5 meses, asumieron el 20 de octubre de 1944 y entregaron el poder el 15 de marzo de 1945 al presidente electo Juan José Arévalo Bermejo. En ese corto período lograron objetivos fundamentales para el desarrollo de la vida política y económica nacional. A la par de la Junta de Gobierno, fue organizado un Gabinete ministerial y se emitieron 68 Decretos que justificaron el gobierno de transición, los cuales fueron: 28 de orden político, para consolidar el nuevo gobierno y anular disposiciones del gobierno anterior; 13 para el reforzamiento de los ingresos fiscales para fortalecer el sistema, 4 para modernizar la administración pública, 6 para favorecer al sector empresarial, 4 para beneficio popular, 4 de tipo cultural, 3 políticos democratizadores y 3 para la política exterior. DECRETOS DE LA JUNTA REVOLUCIONARIA Convocó a la integración de una Asamblea Nacional Legislativa, la cual redactó la Constitución de 1945, DECRETOS NÚMEROS 1 y 19.- Decretó la Autonomía Universitaria el 9 de noviembre con efectos a partir del 1 de diciembre de 1944. DECRETO NÚMERO 12.- Decretó la descentralización de los organismos del Estado. DECRETO NÚMERO 17 Reorganización de la Junta Asesora de la Oficina Central del café, la que fue integrada por miembros caficultores de la Asociación General de Agricultores, de la Banca y de la Cámara de Comercio e Industria. DECRETO NÚMERO 5.- Se derogó el Decreto 1745 que creó el Juzgado de Instrucciones adjunto a la Policía y otorgaba atribuciones a comisiones de Jueces Pesquisidores. DECRETO NÚMERO 8.- Se derogó el Decreto 1474 anulando el servicio personal (trabajo forzoso) por pago de impuesto de vialidad. DECRETO NÚMERO 7.- Se estableció una renta para la Universidad de San Carlos. DECRETO NÚMERO 15.- Creación del cargo de Vice Presidente de la República y supresión de los cargos de Designados a la Presidencia. DECRETO NÚMERO 30.- Nueva organización del Ejército. DECRETO NÚMERO 80.- Se decretó la LEY CONSTITUTIVA DEL EJÉRCITO NACIONAL REVOLUCIONARIO. DECRETO NUMERO 82.- Reorganización de las Municipalidades. DECRETO NÚMERO 36. Sufragio obligatorio y secreto para todas las personas DECRETO NÚMERO 21.- Creación del Comité Nacional de Alfabetización. DECRETO NÚMERO 20.- Aumento a jubilaciones y montepíos. DECRETO NÚMERO 24.- Creación de los Ministerios de Economía y de Agricultura Dejó sin efecto el reconocimiento de Guatemala al Gobierno de Francisco Franco en España. DECRETO NÚMERO 53.- Dejó sin efecto el Decreto Legislativo 2445 por medio el cual se otorgó al presidente Jorge Ubico la cantidad de DOSCIENTOS MIL QUETZALES como recompensa a sus méritos. DECRETO NUMERO 54.- Se decretó la LEY DE TITULACIÓN SUPLETORIA. DECRETO NÚMERO 68.- Se decretó también la LEY DE CONTRATACIÓN DE TRABAJO AGRÍCOLA. - DECRETO NUMERO 75.- ALGUNOS ASPECTOS BIOGRÁFICOS DE LOS TRIUNVIROS FRANCISCO JAVIER ARANA CASTRO. Oriundo del municipio de Santa Elena Barillas, “militar de línea”, es decir que no estudió formalmente su carrera militar; la realizó dentro del ejército iniciándose como soldado raso y llegó a ser Jefe de las Fuerzas Armadas de Guatemala, aspirante a la Presidencia, hombre sencillo, con una inteligencia natural muy marcada y patriota a toda prueba. En su lealtad descansó buena parte del proceso democrático, se convirtió en líder de las fuerzas conservadoras frente a las fuerzas reformistas que fueron encontrando acomodo en el pensamiento Arbencista. Fue asesinado en el puente "La Gloria" en el municipio de Amatitlán, cuando se pretendió capturarlo con orden del Congreso de la República y hacerle saber su destitución como jefe de las Fuerzas Armadas. Las versiones del mismo son confusas y se contradicen; una vez muerto el Coronel Arana, no hubo quien pudiera disputarle el liderazgo nacional a Jacobo Arbenz. La muerte de Francisco Javier Arana Castro fue producto de la politización en los altos mandos del ejército, al CREARSE el MINISTERIO DE LA DEFENSA NACIONAL, le correspondió manejar los fondos de la institución, mientras que a la JEFATURA DE LAS FUERZAS ARMADAS le tocó la organización y nombramientos. En el primero de los cargos fue nombrado el Coronel Jacobo Arbenz Guzmán; en el segundo, el Coronel Francisco Javier Arana, en una fórmula destinada a otorgar una cuota de poder a los dos ex triunviros de la Junta Revolucionaria de Gobierno, aparte de que se dejó sentir la polarización entre los militares de carrera y los militares de línea. Se creó, además, el CONSEJO SUPERIOR DE LA DEFENSA compuesto por los Jefes de Zona y los Jefes de Cuerpo quienes tuvieron voz y voto en algunas decisiones de la institución. JACOBO ARBENZ GUZMAN Oriundo de la ciudad de Quetzaltenango, nació el 14 de septiembre de 1913, hijo de Jacobo Arbenz (inmigrante suizo de origen alemán que llegó a Guatemala en 1901) y de Octavia Guzmán, maestra de escuela, oriunda de Totonicapán. Brillante estudiante y deportista, obtuvo sus despachos de Sub teniente en la Escuela Politécnica a los 22 años; impartió clases en la misma institución, casado en 1939 con María Cristina Vilanova, salvadoreña hija de cafetaleros. El traslado ilegal del mando gubernativo que hizo Jorge Ubico a un triunvirato integrado por los generales Buenaventura Pineda, Eduardo Villagrán Ariza y Federico Ponce Vaides fue un acto violatorio a la Constitución, pues dicho puesto le correspondía al primer designado a la presidencia señor Arturo Saravia; ello motivó a Jacobo Arbenz a solicitar su baja del ejército y junto al Teniente Coronel Carlos Aldana Sandoval quien se desempeñaba como instructor de artillería en la Guardia de Honor promovieron una conspiración militar para deponerlo. Su vida social y deportiva lo llevó a conocer a Jorge Toriello y de esta relación nació la invitación para que como civil participara del movimiento armado contra el régimen; algunas versiones indican que Jacobo Arbenz Guzmán comandó el pelotón del ejército que invadió el Congreso de la República el 3 de julio de 1944 para que la Asamblea Legislativa impusiera al general Federico Ponce Vaides como presidente provisional. Después del triunfo revolucionario, integró la Junta Revolucionaria de Gobierno y apoyó el proceso iniciado por el presidente electo Juan José Arévalo. Su plan de gobierno pretendió dos grandes proyectos: 1) la construcción de una red vial moderna y funcional, y 2) la redistribución de tierras de cultivo para los campesinos, para lo cual emitió el Decreto 900 Ley de Reforma Agraria inspirado en los trabajos de Abraham Lincoln, el cual se proponía modernizar el capitalismo en Guatemala y era más moderado que las leyes rurales norteamericanas. Sus ideas fueron democráticas y progresistas, evolucionaron a una tendencia más radical sin que ello significara que era marxista o militante comunista como sus detractores lo acusaron acuerpando los intereses de los monopolios fruteros estadounidenses principalmente con la reforma agraria; fue derrocado en 1954 por un GOLPE DE ESTADO dirigido por el Gobierno de Estados Unidos y ejecutado por la CIA poniendo como líder al coronel Carlos Alberto Castillo Armas, con el patrocinio de la empresa bananera estadounidense United Fruit Company, propietaria de los ferrocarriles. Sustituido Arbenz por una junta militar que finalmente entregó el poder al coronel Carlos Castillo Armas; vivió parte de su exilio en Checoslovaquia, Unión Soviética, China y Cuba pues en ese entonces ningún otro país se atrevió a recibirlo. En México y Uruguay vivió parte de su exilio. Falleció en la ciudad de México a los 58 años el 27 de enero de 1971; fue sepultado en la república de El Salvador en el panteón de la familia de su esposa. Sus restos mortales fueron traídos a Guatemala el 19 de octubre de 1995; recibido con honores militares en la Fuerza Aérea Guatemalteca, cargado por los Cadetes; su féretro fue trasladado al Salón Mayor del Museo de la Universidad de San Carlos y al Palacio Nacional, velado por las autoridades del país así como por una masiva afluencia de personas, entre ellas estudiantes universitarios. JORGE TORIELLO GARRIDO Hombre de empresa con cultura autodidacta, persona de carácter fuerte y voluntarioso, el más caracterizado entre los miembros de la Junta Revolucionaria; se encargó de repartir fusiles a los estudiantes universitarios que se presentaron a la Guardia de Honor; participó en forma directa de los acontecimientos previos al 20 de octubre organizando reuniones secretas para discutir con elementos militares la forma táctica en que se desarrollaron los acontecimientos previos al asalto del Cuartel Guardia de Honor. Sus actividades comerciales y sociales le permitieron una posición económica cómoda, no obstante, participó en el movimiento insurrecto; a su actitud enérgica con una segunda llamada telefónica directa al general Ponce desde la embajada estadounidense se debió en gran parte la inmediata rendición. Desempeñó el cargo de Ministro de Economía en el gobierno del presidente Juan José Arévalo, pero fue separado por supuestas anomalías contables. Durante varios años fue presidente de la Cruz Roja Guatemalteca. (Su hermano Guillermo Toriello Garrido, fue un joven abogado defensor de la soberanía nacional en la reunión de Caracas donde se calificó a Guatemala como país con tendencias próximas al comunismo). Entre 1944 y 1951, al decir del ex presidente mexicano Lázaro Cárdenas, “el movimiento guatemalteco fue una revolución urbana en un país rural” El conmemorar esta gesta heroica del pueblo no debe ser simplemente recordar lo ocurrido; debe servirnos para reflexionar de forma crítica las ventajas sociales, económicas y políticas que hemos vivido durante los últimos 73 años. BIBLIOGRAFÍA: “DOCUMENTOS DE LA VIDA INDEPENDIENTE DE GUATEMALA” Centro de Producción de materiales. Universidad de San Carlos. Guatemala 1967. MONTEFORTE TOLEDO, MARIO. “LA REVOLUCIÓN DE GUATEMALA 1944 - 1954” Editorial Universitaria. Universidad de San Carlos. Guatemala. 1975. “333 DECRETOS DEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA” Tipografía Nacional. Guatemala, 1947. “REVISTA DEL COLEGIO DE ABOGADOS Y NOTARIOS DE GUATEMALA” Julio a Diciembre 1994. No. 40 Serviprensa Centroamericana. Guatemala 1994. “REVOLUCION 1944-1994” Revista CRÓNICA, Anahté S.A. Guatemala 1994 SIFONTES, FRANCIS POLO, “NUESTROS GOBERNANTES 1821-1981” Editorial José de Pineda Ibarra. Ministerio de Educación. Guatemala, 1981. CAZALI AVILA, AUGUSTO. “LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE Y LA JUNTA REVOLUCIONARIA DE GOBIERNO 1944-1945” Editorial Universitaria, Guatemala, s/f.- ESTRADA MONROY, AGUSTÍN. “hombres, fechas y documentos. Cronología de presidentes y alcaldes 1524-1996”. Editorial José de Pineda Ibarra, Guatemala, 1977. MONTEFORTE TOLEDO, MARIO. “LA REVOLUCIÓN DE GUATEMALA 1944 – 1954” Editorial Universitaria, Guatemala, 1975. VALLADARES MOLINA, ASISCLO. “1944 La Revolución de octubre, Hoy, Diálogo entre dos generaciones. 20 de octubre de 1944 -15 de marzo de 1945. 147 días de conciencia y unidad. Publicaciones Educativas auspiciadas por la Procuraduría General de la Nación. Guatemala, 1974 COMUNICACIÓN VERBAL: 1.- Lic. ALFONSO ORDÓÑEZ FÉTZER (+) Guatemala, 2005 2.- Lic. LUIS ANTONIO RODRÍGUEZ TORSELLI. Guatemala, 04 de octubre de 2017. E-GRAFÍA: https://es.wikipedia.org/wiki/Revolución_de_Guatemala_de_1944 [recuadro] PRESENTACIÓN La Revolución de 1944 constituye un hito en la historia de Guatemala. No es un dato irrelevante. Hacer memoria de ello es vital para la conformación de la conciencia ciudadana y la comprensión de los acontecimientos de la actualidad. Con ese propósito, proponemos para usted el texto del historiador Fernando Mollinedo C., para examinar ese contexto particular que gestó el nacimiento de una nueva época nacional. El estudioso dice que "Las personas principales del levantamiento cívico militar fueron elegidas por consenso de los líderes de la revuelta para integrar la Junta Revolucionaria de Gobierno... En ellos se reunieron las características de todos los hombres de la Revolución: gente amante de la libertad, democracia y justicia. Esos valores inspiraron su lucha y determinación, llevándolos a convertirse en los conductores de un breve, pero trascendental proceso en la vida política de Guatemala". Asimismo, el Suplemento estrena colaborador en la pluma del psicólogo e investigador, Alejandro Mena. El intelectual reflexiona sobre el daño cotidiano ocasionado por el tránsito en la ciudad. Indica que el perjuicio va más allá de lo económico al afectar la conducta de las personas. Y agrega que la driving psychology da pista en el análisis del comportamiento vial para extraer algunas consecuencias a la luz de esos conceptos. Es aterrador lo que sucede a diario, dice Mena, "… basta con salir de casa cualquier día y hora (y peor aún después de unos minutos de lluvia) para darnos cuenta que esta ciudad está habitada por un amplio número de personas que en general muestran lo caótico, empobrecido y disfuncional de su mundo psicológico. La falta de empatía, hostilidad e imprudencia son sólo algunos de los rasgos presentes en un alto número de conductores". Proponemos, finalmente, los textos de Jairo Alarcón, Víctor Muñoz y Miguel Flores. Como siempre, nuestro deseo es ofrecerle una edición para el deleite y provecho de su lectura de fin de semana. Esperamos lograrlo. Buen descanso para usted y nos saludamos en el próximo número. [/recuadro]

LA JUNTA REVOLUCIONARIA DE GOBIERNO EN 1944

Por Salvador Montúfar En Guatemala no se conmemora la fundación de la República de Guatemala, hecho acaecido el 21 de marzo de 1847. De igual manera, la mayoría de guatemaltecos ignora que el primer presidente de la República de Guatemala fue Rafael Carrera. _OTRAAntecedentes El 22 de noviembre de 1824 quedó constituida la República Federal de Centroamérica. Esta estaba formada por Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Juntas formaban un Estado federado, con un presidente y un Congreso Federal, mientras que cada una conservaba un Estado con su propio jefe o presidente de Estado. El último presidente federal fue el hondureño Francisco Morazán, en tiempos en que el Jefe del Estado de Guatemala era Mariano Gálvez. El intento por mantener unida a Centroamérica en un Estado Federal no fructificó, pues no duró ni siquiera dos décadas. Como bien lo apunta Regina Wagner, “El fin de la Federación empezó cuando cayó el gobierno liberal del doctor Mariano Gálvez el 1º. de febrero de 1838” (WAGNER, 2009, p.10). Luego de la caída de Mariano Gálvez, se produjo un efecto dominó con la separación progresiva de cada uno de los Estados Federados: Nicaragua se separó el 30 de abril de 1838, Honduras lo hizo el 28 de octubre de 1838 y Costa Rica, el 14 de noviembre del mismo año. El 1 de febrero de 1839 la Federación Centroamericana quedó disuelta oficialmente. El Salvador no aprobó la separación sino hasta 1841. Literalmente el único Estado sobreviviente de la Federación era Guatemala. Cuando Rafael Carrera asumió la presidencia del Estado de Guatemala, en 1844 existían las condiciones para crear la República de Guatemala, ya que, ante la disolución de la República Federal, y ante las pocas probabilidades de revivirla, no había más opción que establecer dicha república. Igualmente había presiones externas para tal fundación. Tanto el cónsul general de la Gran Bretaña en Centroamérica, Frederick Chatfield, como Rudolph Klee, cónsul general para Centroamérica de las Ciudades Hanséaticas de Bremen y Hamburgo, y los reinos de Hannover y Prusia, presionaron para que Guatemala se constituyera como Estado independiente. La fundación de la República de Guatemala El 21 de marzo de 1847, el entonces Presidente del Estado de Guatemala, Rafael Carrera, firmó el decreto número 15, con el que se fundó la República de Guatemala. Un hecho tan relevante en la vida política de un país debería al menos ser recordado. En nuestro país, y a partir del arribo de los gobiernos liberales en 1871, y cuyo poder se extendió hasta 1944, ocurrió todo lo contrario. Los gobiernos liberales y sus intelectuales diseñaron una estrategia para borrar de la memoria aquel hecho ocurrido el 21 de marzo de 1847. Y al parecer la estrategia funcionó perfectamente. En su proyecto de nación, los liberales consideraban que eran ellos los llamados a llevar a Guatemala a la modernidad, al mundo civilizado. En su proyecto modernizante ocupaba un lugar determinante romper con el modelo que los precedió, es decir con el llamado “Régimen Conservador” (1838 a 1871). Ideólogos liberales como el Doctor Lorenzo Montúfar platearon esa dicotomía conservador-liberal, en la que ser conservador era ser retrógrado, atrasado, mientras que ser liberal era ser moderno, civilizado. A propósito Víctor Hugo Acuña en su trabajo “La historiografía liberal centroamericana: la obra de Lorenzo Montúfar (1823-1898)”, señala lo siguiente: Desde la Independencia, –dice Montúfar– los dos partidos políticos en que ha estado dividido el país, han tenido diferentes denominaciones. Un partido se llamaba servil o moderado, y otro liberal o fiebre. Los serviles no han insistido en Centro-América, como en otros países en que se les llame moderados. Probablemente, ellos comprenden que la historia de Centro-América es un argumento terrible contra tal moderación. Quieren que se les llame conservadores. No en todos los periodos de nuestra historia han podido tener esa denominación. Pudo llamárseles conservadores cuando querían conservar el régimen español y el imperio mexicano; pero no podían llamarse conservadores sino retrógrados y reaccionarios cuando querían destruir la nación y las leyes liberales. Desde el 13 de abril de 1839, los serviles pudieron volverse a llamar conservadores porque se proponían conservar el solio ensangrentado de Rafael Carrera. (Lorenzo Montúfar, citado por Acuña, 2006). Fueron los liberales los encargados de crear el imaginario de nación más exitoso que ha habido en Guatemala. Parte de su éxito fue borrar de la memoria y de la historia al período que consideraban como edad oscura de Guatemala. Si los liberales eran los paladines de la modernidad, era porque habían derrotado al lastre conservador. Y su victoria no fue solo con las armas. La toma de la ciudad de Guatemala, y del poder político aquel 30 de junio de 1871, cuando derrotaron al último gobierno conservador, el de Vicente Cerna, vino acompañada de los esfuerzos por desterrar para siempre al período que ellos mismos bautizaron como Dictadura Conservadora. “El discurso historiográfico desarrollado a partir de 1871 estuvo vinculado a la construcción del Estado nacional, por lo que la historia y su utilización política pasaron a ocupar un lugar privilegiado.” (Valladares, 1994:105) En ese orden de ideas, los autodenominados liberales, decidieron que en su proyecto de nación tendría más sentido la conmemoración de hechos como la Independencia de Centroamérica del 15 de septiembre de 1821, que el de la Fundación de la República de Guatemala. Estas ideas se trasladaron a la historiografía y a los libros de texto de la época, como el del ya citado Lorenzo Montúfar, “Reseña Histórica de Centro América (1878) o el “Curso de historia de la América Central, desde tiempos primitivos hasta 1914 (José Antonio Villacorta, 1915). Con el advenimiento del Centenario de la Independencia de Centroamérica, celebrado el 15 de septiembre de 1921, los gobiernos liberales y sus intelectuales le pusieron la guinda al pastel de la conmemoración de este hecho, y a la vez del destierro de la fecha del 21 de marzo de 1847. Ni los gobiernos, ni los docentes, ni los escolares supieron más de la Fundación de la República de Guatemala, ni de su primer presidente, Rafael Carrera. En su lugar se vino, como hasta la fecha, todas esas manifestaciones “cívicas” en torno a la conmemoración de la independencia, como los desfiles escolares, los altares cívicos, y un poco más adelante las antorchas. Igual suerte corrió la figura de Rafael Carrera, borrada de la historia oficial. En todo el país solo un paso a desnivel, en la ciudad capital, se inauguró con su nombre. En el imaginario sobre Rafael Carrera mucha gente se limita a repetir que era analfabeta y un ignorante que no podía ni escribir su nombre. En su lugar los gobiernos liberales de la primera mitad del siglo XX elevaron a Justo Rufino Barrios a la categoría de “El Reformador de Guatemala”. En su nombre de erigieron estatuas, bustos y demás. Escuelas públicas, colegios, colonias y calzadas fueron bautizadas igualmente con su nombre. Su rostro se estampó en el billete de cinco quetzales. No hay un personaje laico que haya sido más reproducido en esculturas que él. Por supuesto que en este artículo no pretendemos hacer una apología sobre la figura de Rafael Carrera. Sin embargo sí es importante que, como docentes, podamos explicar cómo es que la historia puede contribuir a exaltar a determinado personaje, y también a desprestigiar e incluso anular lo actuado por ciertos personajes. La historia puede ser utilizada para manipular. Justamente una evidencia palpable de ello es que hoy, tanto la Fundación de la República de Guatemala, como su primer presidente, Rafael Carrera, han sido borrados de la historia y de la memoria. [recuadro]Salvador Montúfar. Educador e historiador. Cuenta en su haber con 35 años dedicados a la docencia en los distintos niveles. Es profesor de la Usac desde hace 24 años. [/recuadro] 1. Acuña, Víctor Hugo. La historiografía liberal centroamericana: la obra de Lorenzo Montúfar (1823-1898). Medellín. Revista Historia y Sociedad No.12. 2006 2. Valladares, Mayra. La enseñanza de la historia y la formación cívica en el sistema educativo formal en Guatemala (1871-1944). Guatemala. Instituto de Investigaciones Históricas, Antropológicas y Arqueológicas, Escuela de Historia, USAC. Revista Estudios No. 22 1994. 3. Wagner, Regina. La Independencia y la Fundación de la República de Guatemala en 1847. Revista Momento, Asociación de Investigación y Estudios Sociales. Año 24. No. 5. 2009.

La fundación de la República de Guatemala

Fernando Mollinedo C. Historiador La Historia de Guatemala escrita en idioma español por sus actores victoriosos durante y después de la conquista militar; es la fuente directa que nos permite saber que el amplísimo territorio que constituyó la Capitanía General de Guatemala ha soportado a través del tiempo, muchos terremotos que dejaron secuelas de daños humanos, arquitectónicos y en la naturaleza misma. [gallery link="file" columns="4" ids="158109,158110,158111,158112"] Eventos sísmicos han sido frecuentes en Guatemala. El país se encuentra en una zona de fallas que atraviesa Guatemala y forma el límite tectónico entre la placa del Caribe y la placa norteamericana. Esta zona de fallas se conforma principalmente por la falla del Motagua y la falla de Chixoy-Polochic. Además, a lo largo de la costa suroccidental de Guatemala, la placa de Cocos empuja contra la placa del Caribe, formando una zona de subducción marcada por la fosa Mesoamericana, ubicada a unos 50 kilómetros de la costa del Pacífico de Guatemala. Desde la región del Soconusco hasta la lejana Costa Rica incluido Panamá, el territorio ha recibido el embate de la fuerza telúrica en sus diversas manifestaciones tectónicas (trepidantes u oscilatorias) que en algunos casos originaron cambios políticos, territoriales y eclesiásticos que dieron vida a nuevas expresiones artísticas, gubernamentales, económicas y sociales. Aunque el país es sacudido por temblores de diferente magnitud durante cualquier época del año, les presentamos los que mayor trascendencia han tenido en la población. En la siguiente secuencia cronológica se detallan algunos hechos naturales, posiblemente los más significativos acaecidos en la amplitud de dicho territorio: 1557. En esta fecha la ciudad de Santiago sufrió las consecuencias de un temblor y de la erupción del volcán de Fuego. 1651. Las memorias escritas por el historiador y cronista Fray Antonio de Molina incluyen la descripción de los terremotos acaecidos al mediodía del sábado 18 de febrero de 1651, uno de los tres mayores que afectaron a la ciudad de Santiago en el siglo XVII (año 1600). “Entre doce y una del día tembló tan fuertemente la tierra que salieron a la calle todos, que muchos estaban comiendo, y durmiendo otros; y entendiendo que pasado aquel temblor cesaría y sosegaría la tierra como en ordinario sucede, más no fue así entonces, porque tras un temblor vino otro, y los unos eran más recios que los otros. Tales fueron, y tan recios y repetidos que derribaron muchos edificios”. “El 1 de marzo se realizó solemne procesión de la Virgen del Rosario, impetrando protección en vista del terremoto habido el 18 de febrero y de haber continuado temblando”. 1663. El 18 de mayo “Anota el escribano de cabildo, que en el momento en que el alcalde ordinario Marcos Dávalos Rivera informaba estar terminada la zanja de la “sabana” de Santa Lucía, sobrevino fuerte terremoto…”. Se autorizó una procesión de rogativa para realizarse dos días después en honor a Nuestra Señora del Socorro para que “interceda por los afligidos habitadores por los temblores habidos”. 1680. 25 de marzo; “en las primeras horas de la noche una bola de fuego…” cruza el cielo de la ciudad de Santiago. 1717. El 27 de agosto entró en actividad el volcán de Fuego produciendo una serie de fuertes temblores ocasionando daños severos a varias casas de la ciudad. Asimismo, el día 29 de septiembre a primeras horas de la noche se produjo un terremoto que fue conocido como de San Miguel causando mucho daño en la ciudad, por lo que el 17 de diciembre “los capitulares, síndico y escribano, suscriben a su majestad memorial pidiendo la desocupación de la ciudad” nombrándose en enero de 1718 la comisión para estudiar los parajes donde debería ser trasladada la ciudad. Fue escogido el Valle de las Vacas por ser este el que presentaba las mejores condiciones, pero no fue autorizado el traslado por “falta de fondos”. El Oidor Tomás Ignacio de Arana de la Real Audiencia publicó una relación del terremoto del 29 de septiembre de 1717 donde indica los daños ocasionados: “En la plaza mayor padeció la catedral muy considerable ruina, porque el cimborrio del antecoro en la crujía del crucero se hizo absolutamente pedazos, cuyos fragmentos, quedaron unos en el suelo y otros pendientes, la bóveda de la entrada a la puerta del Sagrario, que es la del lado siniestro, haciendo frente a la plaza, quedó toda partida, y el arco del frente del altar del trascoro amenazando ruina, la portada degollada y la torre partida, las casas episcopales contiguas las dejó inhabitables; en el palacio, sin embargo de ser fábrica muy fuerte hecha a todo arte y costo, padeció ruina de algunos cuartos y paredes que la una suprimió, y todo el archivo de una de las Secretarías de Cámara”. LA POBLACIÓN DE GUATEMALA. En el año 1740 Guillermo Martínez de Pereda sargento mayor, regidor de Santiago, Corregidor del Valle de Guatemala y Alcalde Mayor de Santiago, en su “Relación Geográfica del Valle de Guatemala” (Boletín del Archivo General del Gobierno. Guatemala: 1935. 1:7-8), indica los siguientes datos: “… he numerado por lo que toca a esta ciudad y sus Barrios presentes las listas, dos mil doscientos cuarenta españoles inclusive los hijos grandes y pequeños; dos mil quinientos y setenta mulatos; mil ochocientos y diez mestizos, con advertencia que no se incluye el Clero que es numeroso, ni los (colegiales) de Nuestra Señora de la Asunción y San Francisco de Borja, ni los negros y mulatos esclavos, como ni otros muchos hombres de bajas esferas, que hay de servicio en las casas particulares y oficios mecánicos”. VIVIENDA Y POBLACIÓN DE LOS PUEBLOS ALEDAÑOS. “(Hay)… mil ochocientas y dos casas de teja, grandes y pequeñas, un mil ciento y cincuenta casas de paja; y por lo que pertenece a los Pueblos del Valle según los padrones he numerado un mil trescientos y veinte españoles entre grandes y pequeños, un mil cuatrocientos y veinte mulatos, seiscientos y noventa mestizos, como cien negros, es decir esclavos que puede haber en los ingenios de las Sagradas Religiones, de Santo Domingo, San Agustín, la Merced, la Compañía de Jesús y el de don Joseph de Arrevillaga…” 1751.- El 4 de marzo a las 8 de la mañana, la ciudad de Santiago fue conmovida por una serie de sismos que causaron graves daños en los edificios y por la tarde de ese mismo día hubo otro fuerte temblor que terminó de dañar las sedes de la Universidad de San Carlos, el Real Palacio, la casa de la moneda, templos de San Agustín, La Recolección, la Compañía de Jesús y el convento de Santo Domingo. El 26 de marzo “Eroga el ayuntamiento la suma de quinientos pesos para la adquisición de paja para ser repartida entre los pobres de los barrios, que perdieron sus viviendas a causa de los terremotos del cuatro”. 1773. Desde el día 11 de junio se sintieron temblores que causaron averías en el palacio; pero el día 29 la ciudad fue sacudida por una serie de fuertes temblores que prácticamente destruyeron la ciudad por lo que de nuevo, se pensó seriamente en su traslación. El día 4 de agosto en el rancho destinado como alojamiento del presidente Martín de Mayorga, se convino en efectuar el traslado provisional a La Ermita, ponencia hecha por el licenciado Basilio Villarraza y Vanegas contra la expuesta por el arzobispo Cortés y Larraz que propuso el Valle de Jalapa. El seísmo que terminó de destruir la ciudad acaeció el día 13 de diciembre, el día en que la iglesia católica celebra el día de Santa Lucía. 1774. El licenciado Juan González Bustillo, Presidente interino de la Audiencia y Capitán General interino de Guatemala, publicó su libro “Razón particular” para describir el impacto de los terremotos de Santa Marta en la ciudad de Santiago en 1773. 1787. 7 de abril "El Teniente Coronel Don Tomás de Mollinedo, Alcalde Mayor de esta jurisdicción (Teguantepeque 7 de Abril de 1787), participa con esta fecha, haberse sentido en ella el terremoto del 28 de Marzo y otros varios muy lentos, casi a la misma hora que en los lugares que se dixo en la Gazeta num. 32, y con la duración de siete minutos; pero que el día 3 de Abril como á las diez de la mañana repitió otro como por diez ú once minutos con tanta violencia, que no se sabe cual fué mayor, si el espanto que generalmente causó su duración y fortaleza, ó la admiración de que no e arruinasen quantos Edificios componen la Población; atribuyendo solamente lo segundo á lo baxo de las Casas, grueso de las paredes, y poco peso de los techos; bien que la Iglesia del barrio San Sebastián padeció mucha ruina, y algun daño la Parroquial, que es una de las fábricas mas antiguas del Reyno y de la mayor fortaleza, tanto que ha resistido siempre los continuos temblores que han afligido la comarca”. Igualmente participa que “en los lugares cercanos al mar distantes quatro leguas de la Villa se han sentido los movimientos con una extraísima conmoción de las aguas, y espantoso bramido de aquel, resultando arrojar á la playa pezes de extraordinario grandor y conchas nunca vistas, cuya magnitud se ha hecho admirar de todos". 1902. Conocido como el Terremoto de San Perfecto, se produjo el día 18 de abril a las ocho de la noche en Quetzaltenango dejando un saldo aproximado de 800 personas fallecidas. Iglesia de San Nicolás en Quetzaltenango tras el terremoto de San Perfecto. 1913. Terremoto en Cuilapa, Santa Rosa el día 8 de marzo, destruyó la ciudad. 1917 – 1918 Hubo varios sismos preliminares desde el 27 de noviembre; el día 25 de diciembre, se produjo un terremoto, fue el primer sismo de magnitud considerable; destruyó edificios gubernamentales; fueron conocidos como “Terremotos de 1917-18” los movimientos telúricos continuaron durante los siguientes meses. Templo de la parroquia antes y después del terremoto 1917 - 1918 El 4 de enero de 1918 hubo otra fuerte sacudida que terminó de arruinar las construcciones dañadas 10 días antes; la ciudad perdió buena parte de su fisonomía colonial dando paso a construcciones de cemento armado. 1942. El día 6 de agosto se suscitó un terremoto de 7,9 grados, fue de mayor magnitud mayor que otros pero no destructivo, se considera que tuvo carácter oscilatorio. 1959. Se produjo el 20 de febrero a las 6 de la tarde, tuvo su epicentro en la región del Ixcán en el departamento de El Quiché, produjo daños en viviendas construidas con adobe. 1976. El terremoto más destructivo en la historia reciente de Guatemala fue el acaecido el día 4 de febrero de 1976 a las tres de la madrugada con una magnitud de 7.5 y un hipocentro ubicado a sólo 5 km de profundidad. Este terremoto, procedente de la falla del Motagua, causó 23 mil víctimas mortales y 76 mil heridos. La fase de destrucción duró solamente 49 segundos, según los expertos en sismología con la energía equivalente a la explosión de 2 mil toneladas de dinamita. Un número de sismos con magnitudes relativamente bajas causaron daños mayores en áreas muy localizadas, lo que puede explicarse en parte por su hipocentro poco profundo. Alrededor de 258 mil casas construidas con adobe quedaron destruidas, lo cual hizo dificultosa la búsqueda de desaparecidos y sobrevivientes dando como resultado que la tercera parte de la población quedara sin hogar y ocasionó considerables daños en infraestructura vial. Uno de los tantos pueblos afectados en el departamento de Sacatepéquez. Con respecto a este terremoto, Ricardo Méndez Ruiz apuntó: “…el terremoto de 1976 desnudó a Guatemala, nos dimos cuenta, como todo el resto del mundo, que era un país injusto, atrasado, de adobe, analfabeto, desnutrido, descalzo y muerto de hambre”. Vista de la línea férrea en el oriente de Guatemala después del terremoto. Edificio ubicado en la 1ª calle y 3ª avenida zona 4. 1985. Terremoto de Uspantán en el Departamento de El Quiché, con una magnitud de 5,0 y un hipocentro de 5 km, que resultó en la destrucción de 80% de los edificios en Uspantán, pero no causó daños notables fuera del municipio. 1991. El 11 de septiembre tembló en el área de Pochuta, departamento de Chimaltenango, causando daños en el ochenta por ciento de las construcciones, no hubo víctimas mortales. 2010. El 23 de febrero se sacudió el área de San Mateo Ixtatán, fue precedido por un sismo de magnitud 5.3 cuyo hipocentro estuvo ubicado a 10 kilómetros de profundidad. 2012. El terremoto ocurrido el miércoles 7 de noviembre de 2012 a las 10:35 hora local fue un movimiento telúrico con una magnitud de 7,4 grados en la escala de Richter, conocido como el Terremoto de San Marcos, tuvo el epicentro del sismo en el océano Pacífico a 35 km al sur del puerto de Champerico, Guatemala. Pudo percibirse en gran parte de Centroamérica, y en el centro y sudoeste de México. El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico emitió un aviso sobre la posibilidad de un tsunami dentro de un área desde 160 a 320 km del epicentro (desde México hasta Colombia). Esta alerta fue cancelada posteriormente. Los departamentos afectados fueron San Marcos, Quetzaltenango, Sololá, Retalhuleu, Totonicapán, Quiché, Huehuetenango y Suchitepéquez; y la cauda trágica de 44 muertos. En ciudad Guatemala, capital del país, el Palacio Nacional de la Cultura –sede del gobierno hasta el año 2001– resultó con algunas fisuras; hubo separación de las columnas que dividen los tres bloques que componen el edificio. Algunas lámparas quedaron rotas y ciertas piezas decorativas de madera se cayeron, pero la mayor preocupación fue el desprendimiento de los murales del artista Alfredo Gálvez Suárez, entre el primer y el segundo piso del inmueble, ya que es visible que el material sobre el que fueron pintados –celotex– se separó de las paredes. Los daños fueron catalogados como leves por las autoridades del Palacio y Museo. Este es el sismo más fuerte que se haya registrado en Guatemala después de 36 años, cuando el terremoto del 4 de febrero de 1976, con una magnitud 7.5 sacudió el país, dejando más de 23 mil muertos. 2014. A las 5:24 del lunes 7 de julio, un potente sismo de 6.4 grados en la escala de Richter sacudió doce departamentos del país. El seísmo dejó 21 mil afectados y miles de quetzales en pérdidas materiales. El sismo fue sensible en 12 departamentos de la zona occidental y central de Guatemala reportándose intensidad de Mercalli de III en Ciudad de Guatemala. Según el Servicio Sismológico Nacional de México y el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) la magnitud Richter del sismo se estimó en 6.9. 2017. El jueves 7 de septiembre a las 22:55 horas, se estremeció el país con un fuerte y prolongado temblor, de un minuto y medio de duración y 7.7 grados en la escala de Richter; fue sensible al menos en 14 departamentos del país. No hubo víctimas mortales, pero sí bien hubo daños en casas y edificios públicos; los departamentos más afectados fueron: San Marcos, Quetzaltenango, Suchitepéquez, Retalhuleu y Huehuetenango. BIBLIOGRAFÍA DOCUMENTAL: CARRASCO PUENTE, RAFAEL. “Bibliografía del Istmo de Tehuantepec” Secretaría de Relaciones Exteriores, Departamento de Información para el Extranjero. Página 312. México 1948. JICKLING, DAVID L. “La ciudad de Santiago de Guatemala” Editorial CIRMA, La Antigua Guatemala, 1987. J.J. PARDO “Efemérides de Antigua Guatemala, 1541-1779” Unión Tipográfica, Guatemala, 1944. GALICIA DÍAZ, JULIO. “Destrucción y traslado de la ciudad de Santiago de Guatemala”, Editorial Universitaria, Guatemala, 1976. IGLESIAS EVANGÉLICAS CENTROAMERICANAS. Folleto “Aunque la tierra sea removida” Guatemala, 1976. COMUNICACIÓN VERBAL: RODRÍGUEZ TORSELLI, LUIS ANTONIO 13 de septiembre de 2017. E-GRAFÍA: De Julio Yaquier, 1902 - Video de Luis Escobar en YouTube, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=36656138.- https://es.wikipedia.org/wiki/Terremoto_de_Guatemala_de_2012 [recuadro] PRESENTACIÓN Terremotos: Una revisión histórica en Guatemala La historia de Guatemala sería inexplicable sin la crónica que dé cuenta de los desastres ocasionados por los fenómenos sísmicos presentes a lo largo del tiempo.  Relatarlos ayuda a comprender los movimientos sociales y las decisiones políticas que han afectado la vida de los guatemaltecos en momentos puntuales en que sucedieron. Los sismólogos advierten que dada la posición de nuestro país, no sólo debemos acostumbrarnos a las contingencias de la actividad telúrica, sino aprender a gestionar los riesgos para disminuirlos y evitar catástrofes superiores que provoquen sufrimiento. En esta línea, presentamos una crónica de los principales terremotos que han afectado al país desde 1557 hasta hoy.  El trabajo, que sin duda gozará de su interés, está firmado por el historiador Fernando Mollinedo C., columnista de La Hora e intelectual entusiasta de la realidad nacional desde las disciplinas que comprende su formación. Presentamos, además, dos textos referidos, el primero a la experiencia vivida en las protestas recientes en la Plaza Central; y, el segundo, a la revisión del concepto de “caballero” desde la perspectiva de las masculinidades.  Los autores son Ramiro Mac Donald y Roberto Samayoa Ochoa. El Suplemento Cultural también incorpora poesía, cine y arte.  En esta ocasión damos la bienvenida a las décimas (Versos de la calle) de nuestro amigo Roberto Cifuentes Escobar.  Cerramos la edición con el artículo “Fotografía y religión” del profesor en filosofía del arte, doctor Miguel Flores.  Nos complace saludarle y deseamos para usted un reparador fin de semana. Hasta la próxima. [/recuadro]

TERREMOTOS EN GUATEMALA

Harold Soberanis Académico universitario En 1486, Giovanni Pico della Mirandola, a la sazón de 23 años, publicó en Roma su célebre texto titulado “Conclusiones filosóficas, cabalísticas y teológicas”, también conocido como Las 900 tesis. Con dicha obra su autor pretendía demostrar que el cristianismo era el punto de encuentro de antiguos saberes de la humanidad tales como: la filosofía griega, la astrología, la cábala y la magia. Además, en esta obra quedaba plasmada, según él, la verdadera naturaleza del cristianismo. Dotado de una precoz inteligencia y una memoria excepcional, Pico della Mirandola desarrolló su labor intelectual durante el Renacimiento, bebiendo lo mejor de esta época. Luego de publicar su obra, Pico della Mirandola deseaba defender cada una de las 900 tesis frente a los hombres más sabios de su época. Como respuesta solo consiguió el rechazo y condena de algunos teólogos que, como sucede en todos los tiempos con aquellos que se creen dueños de la verdad y ven en todo librepensador una amenaza a sus intereses, condenaron su obra por considerarla una herejía. De esa cuenta, el filósofo fue perseguido y encarcelado, aunque, gracias a la intervención de algunos de sus amigos, pudo quedar en libertad. Luego de trasladarse a Florencia, conoció a Girolamo Savonarola, quien le contagió de un intenso fervor religioso que le llevó a repartir todos sus bienes y entrar a la orden de los dominicos, lo cual no impidió que en 1494 fuera envenenado, según se sospecha, por su propio secretario. Como introducción a su famosa obra, Pico della Mirandola escribió un breve discurso titulado Discurso sobre la dignidad del hombre, (Oratio de hominis dignitate) donde resalta el papel que el ser humano tiene dentro de la creación y la razón por la que es la criatura superior y más noble de todas cuanto existen. Según este célebre humanista, lo que hace que el hombre sea superior a todo lo creado es su dignidad, la cual deriva de su capacidad intelectual. Dado que somos seres racionales y libres, somos dignos. En la actualidad, aunque el contenido de las Conclusiones o 900 Tesis no se ha olvidado, es su introducción, el Discurso sobre la dignidad del hombre, la que sigue llamando la atención y despertando admiración entre los estudiosos gracias a su contenido humanista y la exaltación de todos aquellos valores profundos que hacen del hombre el ser especial que es. Tal admiración acaso también se deba a que sus páginas conservan un alto valor literario, a la vez que son un fiel reflejo del pensamiento humanista del Renacimiento. Dicho humanismo es el mismo que ha servido de inspiración a filósofos y pensadores que a lo largo de la historia han resaltado la importancia del reconocimiento de los derechos humanos como condición a priori para la construcción de una sociedad diga y justa para todos.1 Tanto la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano (Déclaration des droits de l'homme et du citoyen) aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente de 1789, resultado de la Revolución Francesa, como la Declaración universal de los Derechos Humanos que la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó en 1948, después de la Segunda Guerra Mundial, se inspiran de alguna manera, en la obra de muchos pensadores renacentistas y, por supuesto, en la de Pico della Mirandola. Esto demuestra la vigencia de este maravilloso texto no solo por su contenido, sino también por su importancia filosófica, pues se plasma en él lo mejor de aquel humanismo renacentista cuyas raíces se hunden en la más profunda y rica tradición filosófica que ve en el hombre un ser digno. Pico della Mirandola piensa que la dignidad del ser humano deriva no tanto por ser hijo de Dios, sino por su capacidad intelectual. Sigue pues afirmando, como muchos pensadores renacentistas hicieron, de que el ser humano es el centro de la creación, aunque no por su origen divino sino más bien por su naturaleza intelectual. Gracias a esa capacidad intelectual, el hombre es un ser libre que puede discernir entre el bien y el mal lo que le hace superior a cualquier otro ser. Gracias a esa naturaleza intelectual y deductiva, el hombre conoce. La filosofía es el camino que naturaleza cognoscente del hombre utiliza para acercarse a Dios. Pico della Mirandola imagina que Dios creó el universo y todo cuanto existe, como una sucesión donde los ángeles se fueron combinando hasta convertirse en hombres. Por eso la esencia humana está a medio camino entre lo mundano y lo divino. Empero, gracias a su intelecto y a su libertad, el hombre puede elevarse hasta alcanzar a Dios o degradarse hasta compararse con los animales. En este proceso la filosofía se convierte en el instrumento por medio del cual el hombre se libera de esa cadena de creación divina y se convierte en un ser libre. El hombre se hace dueño de su propio destino, asume el control de su existencia y gracias al cultivo de la filosofía alcanza la libertad. En esto reside precisamente su dignidad. Ahora bien, según Pico della Mirandola, dado que el hombre es libre y utiliza su intelecto como mejor le parece, ha ido creando muchas “filosofías” lo que ha provocado diferencias entre los hombres. Así pues, que la tarea que el mismo Pico della Mirandola se impone, es la de encontrar o construir una sola filosofía que reúna, si eso es posible, lo mejor de todas aquellas tradiciones que han buscado hacer del hombre un ser bondadoso y bueno. Tarea por demás ambiciosa e imposible pero que no es obstáculo para un espíritu inquieto e indagador como el de Pico della Mirandola. Hoy las 900 tesis no pasan de ser la curiosidad intelectual de una mente privilegiada como la de su autor. Empero, su introducción, el famoso Discurso sobre la dignidad del hombre, sigue manteniendo su vigencia y aún inspira a aquellos pensadores que defienden la dignidad humana como el fundamento esencial sobre el que se debe construir una sociedad más justa e igualitaria, rechazando todo intento por manipular y denigrar a todos los hombres y mujeres que habitan este planeta. ------------------------------------------------------------ 1 Aunque no es el primer escrito que exalta el papel del ser humano dentro de una posible creación divina, pues muchas culturas poseen textos de esa índole, la importancia de la obra de Pico della Mirandola reside, a mí juicio, no sólo en su calidad literaria, que ya de suyo lo convierte en un modelo a seguir, sino también en el hecho de que refleja fielmente el espíritu humanista del Renacimiento, el mismo que servirá de inspiración a muchas de las escuelas filosóficas occidentales que vendrán después.

La dignidad del hombre

Elena Poniatowska (México, 1933) “A los 20 años de edad me hubiera gustado saber lo que sé ahora, pero desgraciadamente uno aprende con el tiempo, con los trancazos, con los libros y con la edad te vuelves también más vulnerable y más crítico, más autocrítico: cuando eres joven te lanzas como los cachorros, pero a esta edad ya te fijas, analizas los riesgos”. “Siempre pienso que fallé y luego creo que, a lo mejor, no hay que dedicarle tanta pasión a la literatura, pero es como una droga. La literatura y el periodismo son una droga, que te agarran y no te sueltan. Por eso, ahora pienso que lo primero en mi vida son mis hijos y mis nietos. Y después todo lo que es el trabajo, el periodismo y el deseo de que le vaya mejor a mi país”. “Estoy agradecida por ser una mujer afortunada. Percibo el cariño de la gente, tengo tres hijos y 10 nietos, unos seres humanos muy completos y generosos. Vivo rodeada por una iglesia, la de San Sebastián, un limonero, dos jacarandas y muchas flores”. Tomado del sitio digital: https://narrativabreve.com/2013/11/cuento-breve-elena-poniatowska-estado-sitio.html Camino por las grandes avenidas, las anchas superficies negras, las banquetas en las que caben todos y nadie me ve, nadie voltea, nadie me mira, ni uno solo de ellos. Ninguno da la menor señal de reconocimiento. Insisto. Ámenme. Ayúdenme. Sí, todos. Ustedes. Los veo. Trato de imantarlos; nada los retiene, su mirada resbala encima de mí, me borra, soy invisible. Sus ojos evitan detenerse en algo, en cualquier cosa, y yo los miro a todos tan intensamente, los estampo en mi alma, en mi frente; sus rostros me horadan, me acompañan; los pienso, los recreo, los acaricio. Nosotras las mujeres atesoramos los rostros; de hecho, en un momento dado, la vida se convierte en un solo rostro al que podemos tocar con los labios. Ámenme, véanme, aquí estoy. Alerto todas las fuerzas de la vida; quiero traspasar los vidrios de la ventanilla, decir: “Señor, señora, soy yo”, pero nadie, nadie vuelve la cabeza, soy tan lisa como esta pared de enfrente. Debería gritarles: “Su sociedad sin mí sería incompleta, nadie camina como yo, nadie tiene mi risa, mi manera de fruncir la nariz al sonreír, jamás verán a una mujer acodarse en la mesa como lo hago, nadie esconde su rostro dentro de su hombro… señores, señoras, niños, perros, gatos, pobladores del mundo entero, créanme, es la verdad, les hago falta.” Me gustaría pensar que me oyen, pero sé que no es cierto. Nadie me espera. Sin embargo, todos los días tercamente emprendo el camino, salgo a las anchas avenidas, a ese gran desierto íntimo tan parecido al que tengo adentro. Necesito tocarlo, ver con los ojos lo que he perdido, necesito mirar esta negra extensión de chapopote, necesito ver mi muerte.

ESTADO DE SITIO

Harold Soberanis Académico universitario Una de las características más significativas de la filosofía es su sentido crítico, el cual nos es muy útil a la hora de juzgar las acciones, los pensamientos y las relaciones que establecemos a lo largo de nuestra existencia. El mundo externo, natural y social, en el que habitamos, tanto como ese mundo interno, simbólico, que habita en nosotros y que configuramos desde nuestra propia conciencia y experiencia, estimula en nosotros la capacidad de juzgar dicha realidad en su doble carácter (material-inmaterial). En la acción de juzgar, la filosofía, por medio de ese carácter crítico que posee y que es radical, pues va a la raíz de las cosas, nos proporciona las herramientas conceptuales necesarias con las que penetramos y comprendemos esa realidad que nos interpela a cada instante. Así, es evidente que no hay una disciplina más vinculada a la vida misma que la filosofía, en tanto que busca, por su propia naturaleza, ir a la raíz de la realidad con el fin de comprenderla críticamente, es decir, conocerla tal cual es. Y lo más importante: conocerla como totalidad. Lo dicho, vendría a contradecir esa vieja creencia, que todavía muchos aceptan hoy en día como una verdad absoluta, de que la filosofía es una disciplina que nada tiene que ver con la precariedad y las limitaciones del mundo material en el que vivimos. Una especie de saber que está más allá de este mundo imperfecto. Idea por demás errónea si recordamos su origen. Los primeros filósofos griegos vieron en la filosofía la posibilidad más certera de comprender el mundo y la realidad que les rodeaba. Buscaron con ella llegar a la esencia misma de esa realidad. Más adelante, Sócrates buscó lo mismo, solo que ya no preocupándose tanto del mundo externo, sino de esa realidad interna que todos llevamos dentro y que nos define. A primera vista pareciera que afirmar que la filosofía es un saber estrechamente vinculado a la realidad material es una afirmación por demás evidente, tan evidente que sería una perogrullada, pero no es así. Como señalé arriba, aún muchas personas consideran que la filosofía es una especie de saber erudito, misterioso y elevado, accesible solo para iniciados cuya esencia espiritual les hace estar más allá de los límites precarios de la experiencia humana. Un saber sin conexión con el mundo material, pura contemplación. Quienes así piensan ven a la filosofía como una disciplina sin ninguna utilidad práctica, y por lo tanto, no apta para analizar la realidad que nos rodea. Nada más equivocado que esto, pues la filosofía no solo nos puede servir para comprender la realidad, sino también para transformarla, como lo pedía Marx. Si bien la filosofía es una disciplina que requiere cierta disposición y capacidad racional para comprenderla, esto no debe interpretarse como un obstáculo insalvable para acercarse a ella. Con un poco de disciplina y perseverancia, muchas horas de lectura, capacidad analítica y apertura al diálogo honesto, se puede ir penetrando en ella y poco a poco dominar las profundas reflexiones que innumerables filósofos han hecho a lo largo de su historia. Es verdad que la filosofía es esencialmente teórica. Pero también es cierto que su carácter teórico está fuertemente vinculado a situaciones materiales concretas, individuales y sociales, donde el juicio racional tiende a iluminar el camino para alcanzar una posible solución ante los diversos problemas que se nos presentan cotidianamente. Precisamente en esta aplicación racional de la filosofía para comprender y solucionar determinados problemas que surgen a lo largo de nuestra vida, es donde se revela su sentido crítico y su utilidad. Su fin último es comprender la realidad no para contemplarla, sino para transformarla. Y es en este instante donde se muestra su valor e importancia para el ser humano.

La función crítica de la filosofía

Por Fernando Mollinedo En la entrega anterior se habló sobre la conquista española y cómo ésta introdujo usos y hábitos para el intercambio comercial interno y externo en la Guatemala colonial. Ahora se abordará la época posterior a la firma del Acta de Independencia y los cambios suscitados en la historia alrededor de la moneda en el país. Época Independiente La fabricación y/o acuñación de la moneda en Guatemala se produjo en 1821; las de un cuarto de real fueron consideradas de un valor muy alto; fue evidente la necesidad de crear alguna moneda de baja denominación, pues los “vueltos” se escribían en tablas de madera denominadas “tarjas” que los comerciantes después desconocían y evadieron su obligación de reintegrar el dinero faltante (especialmente en los mercados). En Guatemala fue notoria la circulación de moneda mexicana de diferentes denominaciones durante la ocupación del ejército mexicano (1822-1823), pues la anexión a ese país la hizo parte de dicho territorio y sujeta a sus leyes; en el Estado de los Altos (Quetzaltenango) se acuñaron varias monedas circulantes que tuvieron como distintivo el busto de Agustín de Iturbide reconociéndolo como el soberano del Estado y de la capital. Es interesante que la ciudad de Guatemala en el año 1822 haya acuñado una moneda del valor de 1 real, la cual en una de sus caras proclama sumisión a Iturbide, al que declara como su Primer Emperador, y en la otra cara de la moneda está la fecha de la anexión (26 de diciembre de 1822) con la leyenda “2º de la Independencia” lo cual puede considerarse e interpretar como una especie de burla. Igual de interesante resulta conocer que en la fabricación de la moneda de proclamación de la Independencia en Quetzaltenango, aparece por primera vez la figura del legendario quetzal en pleno vuelo, que más tarde se transformó en el ave heráldica de Guatemala. También, de acuerdo al criterio de Kurt Prober, de 1824 a 1847, en la Casa de la Moneda de Guatemala se acuñaron monedas de suma belleza, entre estas “el peso del arbolito”, las cuales tuvieron en su anverso una ceiba pentandra y la significativa leyenda “Libre, crezca fecundo” y en el reverso los cinco volcanes, expresión simbólica de los cinco Estados que integraron la Federación. Con la disolución de la Federación Centroamericana cada uno de los países buscó su identidad plena en todas sus actividades y acuñaron su propia moneda; el 21 de marzo de 1847 Rafael Carrera firmó el Decreto por medio del cual quedó fundada definitivamente la República de Guatemala; dicha fundación fue conmemorada con la emisión de una moneda del valor de 1 real. Con el objeto de paliar la escasez de plata para acuñar el nuevo numerario (hacer monedas) el gobierno fomentó de varias formas la explotación minera y apoyó la producción en las minas de Chiantla, Alotepeque y Baja Verapaz con lo cual, la Casa de la Moneda de Guatemala rehabilitó su prestigio cuyas monedas circularon hasta en Filipinas. Vicente Cerna sucedió a Carrera en la presidencia, durante su gobierno hubo suficiente emisión de numerario; tal el caso de la moneda del valor de 50 centavos de 31 mm de diámetro y 12.5 gramos de peso, se hizo una tentativa de introducir el Sistema Métrico Decimal, con el propósito de adaptarlo a las monedas en circulación; se creó la nueva moneda de bronce del valor de 1 centavo, y en caso de fuera necesario, otra de 2 centavos también de bronce. Por Acuerdo de fecha 21 de septiembre de 1870 se creó el Reglamento de las Acuñaciones donde se fijaron las proporciones en que debían fabricarse las monedas de oro y de plata de cada valor, previa audiencia que se dio al Consejo de Estado. Con el triunfo de la revolución de 1871, el presidente J. Rufino Barrios ordenó que cesara la circulación de la moneda “macuquina” dando un plazo de 3 días para que fuera cambiada en la Casa de la Moneda por vales o moneda acuñada. El sistema monetario siguió basándose en la acuñación de monedas de oro y plata; se tuvo por costumbre poner inscripciones minúsculas y las iniciales de los grabadores en las monedas, signo inconfundible para reconocer las piezas falsas de las falsificadas visibles usualmente con potentes lupas o lentes. Con la creación del Banco Nacional en el año 1874 se emitieron los primeros billetes de Guatemala, los cuales llevaron las efigies de J. Rufino Barrios y José María Samayoa (ministro de Hacienda y Fomento) en la denominación de 1 peso. La circulación de los mismos tuvo una duración de dos años, pues perdieron la garantía del Estado y su poder liberatorio al ser liquidado el Banco En 1923 se estableció el Banco Central de Guatemala como entidad de capital mixto con facultades de emisor; para ese entonces el Ministerio de Hacienda contó con la asesoría del economista guatemalteco Enrique Martínez Sobral quien elaboró varias leyes, entre ellas la Ley Monetaria. Fue el 24 de noviembre de 1924 cuando el general José María Orellana autorizó la reforma monetaria, por medio de la cual se creó el quetzal como nueva unidad monetaria o signo monetario (ligada al patrón oro y en paridad unitaria con el dólar estadounidense), además, se ordenó redimir los billetes de pesos que circulaban, a un cambio de sesenta pesos por un quetzal. En 1927 se emitió papel moneda en las denominaciones de 1, 2, 5, 10 y 20 quetzales; también fueron elaborados billetes de 100 quetzales pero no salieron a circulación. La moneda de plata fue acuñada desde 1925 hasta 1964 con ley de .720 milésimos de plata. Una de las consecuencias de la Revolución de Octubre de 1944 fue impulsar otra reforma monetaria; en el 1946 que incluyó el cierre del Banco Central de Guatemala, la emisión de la Ley de Bancos y la Ley Monetaria, la promulgación de la Ley Orgánica del Banco de Guatemala, que se constituyó como único banco emisor. El centavo de cobre se sustituyó en tamaño y en metal, utilizando aluminio. En 1962 el Banco de Guatemala acuñó la moneda de “alpaca” en sustitución de la de plata y en 1998 conforme a la Ley de Especies Monetarias se acuñó en alpaca dorada la moneda con valor de un quetzal y de cincuenta centavos. Los grabadores de moneda. Fueron las personas encargadas de diseñar los elementos artísticos que de forma conmemorativa representan en el anverso y reverso de las monedas la exaltación de los gobernantes por medio de efigies y/o alegorías a determinadas fechas o acontecimientos importantes en la vida de los pueblos. Fueron y son, artistas que con extraordinaria habilidad plasmaron en el espacio reducido de una moneda, billete o medalla tales acontecimientos. En Guatemala, por aspectos políticos internos y externos, ocurrió la falta de moneda circulante, ante lo cual muchos propietarios de fincas acuñaron sus propias monedas para el pago de sus trabajadores; éstas tuvieron valor exclusivamente dentro de las fincas donde trabajaron los campesinos. Lo que significó, que los patronos obligaran a su personal a permanecer en sus fincas y de esa manera asegurarse la mano de obra por el precio estipulado, además que no podían ser ahorradas. [recuadro]Fernando Mollinedo Castillo (1949) Periodista, excatedrático universitario, estudió Leyes en Usac e Historia en UFM, investigador de Historia de Guatemala y fundador de la página web Guatehistoria.com Publica investigaciones de Historia en “La Hora” desde hace 20 años. [/recuadro] [recuadro] Bibliografía 1.- PROBER, KURT. “Historia numismática de Guatemala” Edición del Banco de Guatemala, 1973. 2.- “HISTORIA DE LA MONEDA EN GUATEMALA” Edición del Banco Industrial. Exposición Numismática. Guatemala, 2001. 3.- SOLÓRZANO FERNÁNDEZ, VALENTÍN Tesis “Historia de la Evolución Económica de Guatemala” S/E México, 1947. 4.- QUINTANA, ROBERTO R. “Apuntes sobre el desarrollo monetario de Guatemala” Publicación editada por el Banco de Guatemala. Unión tipográfica, Guatemala, 1971. [/recuadro]
En Guatemala fue notoria la circulación de moneda mexicana de diferentes denominaciones durante la ocupación del ejército mexicano (1822-1823), pues la anexión a ese país la hizo parte de dicho territorio y sujeta a sus leyes.

Época Independiente: reformas y vicisitudes

“En América Latina estamos definitivamente retrasados en investigación” Roberto Hernández Sampieri no necesita mayor carta de presentación. Desde hace algunas generaciones su libro, “Metodología de la Investigación”, ha sido una especie de vademécum para los novicios de la investigación científica en los centros de estudios superiores. La Hora lo ha entrevistado aprovechando su más reciente visita a Guatemala, para consultarte de temas que pueden interesar a los lectores del Suplemento Cultural. En la entrevista, Hernández Sampieri, acompañado de la responsable del cuidado digital del texto, Paulina Mendoza Torres, habla de sus orígenes como investigador, su vocación intelectual, el estado de la investigación en América Latina y su preocupación sobre la enseñanza de la investigación entre los jóvenes. [gallery link="file" ids="151466,151467,151469"] Comencemos por conocer quién es Roberto Hernández Sampieri. Cuéntenos ¿cómo fue que llegó a la investigación? Es una persona común y corriente, como cualquiera que le interesa la investigación y que continúa hasta hoy siendo su pasión. Los orígenes de ese interés viene de hace muchos años. Primero, en cursos de investigación que, como todo en la vida, te va llevando de un lado hacia otro. Yo cuando estaba estudiando mi licenciatura o pregrado, tuve un buen profesor de investigación quien me pidió que fuera su profesor adjunto. Con el tiempo, tuvo que marcharse a la Universidad de Stanford para estudiar su posgrado y, como resultado, me pidió que me hiciera cargo de la cátedra de metodología de la investigación en la Universidad de Anáhuac, donde estudié mi carrera, la de Ciencias de la Comunicación. Por supuesto, yo acepté el reto. Desde estudiante empecé a dar mis primeros cursos de investigación y a adentrarme en esto a través de consultorías en comunicación. Al graduarme entré en un despacho de investigación y después me fui a vivir a Colombia un par de años en 1982. Estuve trabajando en los primeros censos nacionales y estudios de opinión para la Dirección de Impuestos Nacionales del Ministerio de Hacienda de Colombia. La enseñanza ha sido siempre parte de mi vida desde joven. Cuando yo estudiaba la secundaria, me ofrecí para ser capacitador, alfabetizador en poblaciones indígenas. Y de ahí me surgió el gusto. Poco a poco fui avanzando. Comencé a sistematizar mis notas de profesor de investigación. A mí me llamaba la atención que los libros de metodología, algunos muy buenos, por ejemplo el de un maestro que tuve, Fred Kerlinger, explicaban la investigación, pero ninguno como un proceso: paso uno, paso dos… Y entonces me preguntaba a mí mismo, por qué no ver la investigación como pasos, como hacen en otras áreas. Y entonces fue cuando con las notas empecé a hacer el primer texto de investigación: paso uno, idea, planteamiento del problema… y desarrollar un proceso de investigación. Ya después me quedé publicando varios libros, todos ellos bajo este esquema de proceso de investigación y afortunadamente el libro ha sido exitoso. En parte se debe a esa estructura de proceso de investigación. Y hemos visto que a los jóvenes se les facilita y así me fui metiendo. Paralelamente he hecho otras actividades, locuras las llamaría yo. Por ejemplo, fui director de cinematografía de Gobernación, de la Secretaría de Gobernación en México. Me metí al mundo del cine, con los actores, con los cineastas, para hacer un estudio, siempre enfocado en la investigación. Me tocó crear los criterios para clasificar las películas. Sucede que antes, en México se juntaban funcionarios y decidían, sin ninguna base, la clasificación de las películas. Recuerdo que me tocó decidir sobre una película que fue muy polémica, “El crimen del Padre Amaro”. En esa ocasión algunos opinaban que era clasificación C, para adolescentes. A partir de esa película me llamaron e hicimos una gran investigación de qué criterios se tenían en todo el mundo, qué lo sustentaba, hacer análisis de contenidos, formatos, para evitar polémicas. A raíz de esos se crearon los criterios. Después cualitativamente se consensuaron con toda la comunidad cinematográfica, con directores que ahora son muy famosos porque han ganado el Óscar, con actores… y ahora esos criterios están publicados desde 1992. Por ello no ha habido ni una sola discusión pública. Muy distinto a lo que sucedía antes, pues los medios reclamaban que el ministerio era muy conservador. Como hay un respaldo científico, cuando ya se da una clasificación es porque está bien estructurada. Y así me he metido en el mundo de las consultorías. Por otro lado, mi afición es la colección de música. ¿Cuántas ediciones lleva su famoso libro de investigación? Van seis ediciones. En este momento precisamente estamos trabajando en la séptima edición que va a ser completamente novedosa. Creo que una característica que ha tenido el libro es que cada edición ha sido diferente. La primera edición fue el proceso de investigación cuantitativa. La segunda, metimos algo de cualitativo. La tercera, ya pusimos dos procesos, el cuantitativo y el cualitativo. A partir de la cuarta, empezamos a enfocar el mixto. Y en la quinta, ya fue nuestra propuesta de investigación mixta que es en la que nosotros creemos. La sexta, alguna propuesta de cómo plantar propuestas de investigación. Y ahora la séptima. El libro, y esto es algo que debemos aclarar de esta nueva edición, no es únicamente la parte impresa. Lo impreso es una sexta parte de lo que verdaderamente constituye la obra. En la página web es donde hay mucho más material. La cuarta edición parecía un tabique, un libro muy grande. Una vez vi cómo una muchacha tenía dificultad para cargarlo y meterlo en la mochila, le pesaba mucho. Entonces dijimos, obviamente tenemos que reducirlo de tamaño porque ya ha crecido demasiado. Por ello, cierto material se metió en un CD para la quinta. Para la sexta, entonces, se metió ya en una página web que tiene muchísimo más. Paulina que me acompaña y es la editora de la página web, nos lo puede explicar. “Es un sitio que complementa todo el material del libro. Hemos colocado todas las actualizaciones, como material complementario de los capítulos que ustedes ya conocen en el libro impreso, manuales de investigación en otras disciplinas, la mecánica de trabajo del libro del doctor Roberto, software, manuales para software, manuales de SPSS, de ATLAS.ti… son como esas herramientas que van a apoyar todo lo que hace el docente. Incluyendo trece capítulos adicionales”. Esos capítulos adicionales son importantes. La gente a veces nos dice, “al libro le falta un capítulo de estudio de casos, no enseña sobre cómo hacer un proyecto o protocolo de investigación, ni tampoco tiene nada sobre el tema ético”. Pues mire, en la web tenemos toda esa información que la gente nos ha solicitado. ¿Cuál es el siguiente paso? ¿En qué se encuentran trabajando ahora? Queremos hacer un libro completamente gráfico. Hemos hecho algunas apuestas un poco arriesgadas. Por ejemplo, quitamos las fórmulas en esta edición. No encuentran ninguna ahora. Una fórmula conceptual de medición, pero conceptual. Hemos visto que, sobre todo en ciencias sociales, se alejan de eso, ven fórmulas para calcular la muestra y eso y tenemos un software para calcularla en la página Web. Esta edición es muy gráfica, bajo la noción de ruta, más que enfoque para la investigación. Es decir, tomas tu mochila y te vas a hacer tu investigación cuantitativa, cualitativa o mixta. Nosotros creemos que la investigación es investigación. Nunca hemos estado de acuerdo en esta diferenciación entre investigación cualitativa y cuantitativa. Porque, por ejemplo, un ingeniero para planear no es cierto que nada más haga un estudio cuantitativo de suelos, también consulta a expertos y eso ya es cualitativo. O el ejemplo que siempre ponemos, la investigación de la caída de un avión. Tú no dices, como yo soy cuantitativo, no me importa la comunicación de la cabina de pilotos con la torre de control… no se puede, eso también te sirve. Entonces, creemos que la investigación la determina el planteamiento del problema, el contexto y las necesidades. Hay que estar abiertos. ¿Cuál es el contexto, la situación actual de la investigación en América Latina? En América Latina estamos definitivamente retrasados en investigación. Lo primero es que no generamos investigación. Ningún país, antes era Brasil, estaba arriba del 1% del PIB dedicado a la investigación y al desarrollo tecnológico. ¿Qué es lo que logra esto? Pues que si tú ves, por ejemplo marca de celulares, Apple, Samsung, o lo que sea, cabría preguntarse por qué no hay marca de celulares Quetzal 2, Azteca 4… entonces, seguimos consumiendo. Nos hace falta definitivamente hacer investigación. Si no, seguiremos subiéndonos a automóviles japoneses y no a automóviles guatemaltecos o nicaragüenses, mexicanos o argentinos. La situación es grave. Sin embargo, la situación de la enseñanza es más, porque al joven no le estamos vinculando la investigación con su desarrollo profesional. Esto es algo que trae nuestra próxima edición. Queremos que el joven vea la investigación como una herramienta que va a trabajar día a día. Porque como periodista, psicólogo o médico necesitas la investigación. Nosotros decimos, un médico hace una investigación de cada paciente. ¿Por qué los diagnósticos son tan malos? pues porque no saben de investigación. Nosotros decimos que un joven debe tener un marco teórico permanente, es decir, estar actualizado en su profesión. El ingeniero civil saber de la maquinaria que hay para construcción, de las novedades. La dentista, la odontóloga, saber qué nuevos materiales hay. Los médicos, qué nuevos medicamentos. Es que hay jóvenes que por no saber de investigación, ni siquiera pueden leer un artículo científico. Un médico que quiera ser reumatólogo, a la hora de leer un artículo que le diga “la correlación entre la variable creatinina y el nivel de creatinita. Y el riesgo para este paciente es del .85 significativo…” ya no sabe, se pierde. ¿Qué cualidades debe tener una persona para investigar? Una sola: ganas. Eso es todo. Creo que el conocimiento de técnicas y eso, se da, pero si hay motivación. Pero como no hemos vinculado la investigación con el desarrollo profesional de los estudiantes, no les ven ninguna utilidad. Los milenial no están interesados en trabajar en empresas, sino poner sus negocios, emprender, pero para eso necesitan investigación. Para crear una empresa, abrir un producto, necesitan de la investigación. Entonces, lo que queremos es meter en la investigación al joven, pero que le vean cómo les va a servir en la vida. Porque finalmente si les sirve, ven su utilidad, terminan necesitándola. Por ello, requerimos de fortalecerlos, porque los jóvenes no compran libro de investigación, no leen sobre investigación, no se meten en proyectos de investigación. Luego, los profesores es un castigo dar una clase de investigación. No digo en una universidad particular, ese es el panorama en América Latina. Por ello, necesitamos fortalecer la educación, la enseñanza científica y tecnológica para resolver los grandes problemas que tenemos de inseguridad y de pobreza. Pero también la investigación para resolver los problemas del día a día. ¿Cómo se puede fortalecer la enseñanza de la investigación? Creo que lo primero es una cultura de investigación. Pero real, no en el discurso. Yo he escuchado, por ejemplo, a algunos rectores de universidades decir, “sí, la investigación es una de las funciones más importantes, al nivel de lo más alto de nuestras opciones…”. Y resulta que en los hechos no pasa nada. Entonces, tiene que fortalecerse una cultura, los programas de investigación y la lectura sobre investigación. ¿Qué le recomienda a los jóvenes y a los investigadores, docentes y académicos, gestores que están en la academia para incentivar la investigación? Primero, crear conciencia de que es una herramienta para el joven que vaya a ser científico, investigador, profesionista o emprendedor. Que creemos conciencia de que sí les va a servir la investigación. De que profesionista con un perfil, no que vayan a dedicarse a ser investigadores profesionales, pero que sí van a utilizar la investigación como herramienta en su vida diaria. Segundo, desarrollar sistemas de enseñanzas adecuados, divertidos. La enseñanza de la investigación debe ser divertida. Si se las hacemos divertida, con mejores textos. Que lean, no solo textos de investigación como el nuestro u otros, sino que lean sobre su profesión, que se suscriban a revistas, algunas gratuitas. Y se mantengan a la vanguardia y tengamos perfiles muy distintos y mucho mejores profesionistas, competitivos mundialmente. [recuadro] PRESENTACIÓN La formación científica de los estudiantes se ha convertido en un tema capital en la reflexión filosófica de los sistemas educativos actuales. Los tiempos exigen no solo una mente especulativa y abstracta, sino creativa, capaz de resolver los conflictos presentes en todos los ámbitos de la vida. Por ello, la investigación es parte esencial de la formación desde la más tierna edad escolar. Sin embargo, no siempre el sistema escolar ha estimulado la investigación. Los críticos aluden desde una falta de visión de programas desadaptados a las necesidades de hoy, pasando por la limitada inversión, hasta la deficiente preparación del profesorado. Esos escollos hacen que los estudiantes en general carezcan de la imaginación creativa requerida para visualizar un mundo alternativo y distinto. La Hora, desde su Suplemento Cultural, quiere contribuir con el debate y la generación de ideas, a través de la entrevista realizada al reconocido intelectual, Roberto Hernández Sampieri. El profesor enfatiza la importancia de la investigación no solo en las universidades, sino en la cotidianidad misma. Por ello insiste en vincularla con la vida, los problemas ordinarios, las prácticas de emprendimiento y, por supuesto, en la propia profesión. Esta edición cuenta además con un artículo que explica la actividad de “La otra banqueta”. Roberto Samayoa, su director, se refiere tanto a las a las diferentes iniciativas de la organización como sus intenciones, encaminadas al diálogo y discusión de ideas en beneficio de la convivencia social. Asimismo, el Suplemento cuenta con una reseña literaria y cinematográfica, en esta ocasión a cargo de Carlos René García Escobar y Eduardo Blandón. Un espacio de expresión poética a cargo de Giovany Emanuel Coxolcá Tohom, recientemente galardonado por la Editorial Universitaria de la Universidad de San Carlos. Y, por último, un examen crítico de la realidad hospitalaria nacional a partir del trabajo fotográfico Luis Felipe Milián, realizado por Miguel Flores. Deseamos para usted una feliz lectura y un merecido descanso. Hasta la próxima. [/recuadro]

Roberto Hernández Sampieri:

Me gusta La Hora

#LHLoMásReciente

TWITTER LH

Edictos y publicaciones legales

La Hora 3-12-2021