María espera formar una carrera deportiva que aporte a nuevas generaciones. Foto: La Hora/Cortesía.
Logo categoria

Con tan solo 20 años la futbolista María Tarrago ya piensa en lo que quiere realizar a futuro, una carrera deportiva que aporte a nuevas generaciones y desempeñar su profesión hasta el punto de emprender. La joven conversó con LH Nosotras para compartir cómo ha sido su recorrido dentro del deporte y cuáles son sus metas por cumplir.

Después de incursionar en varias ramas, María se dio cuenta que el fubtol era lo que más disfrutaba. Foto: La Hora/Cortesía.

FUTBOL EN LA SANGRE

María empezó en el mundo de los deportes desde muy pequeña, en su colegio comenzó jugando básquetbol, voleibol, bádminton y futbol, a pesar de incursionar en varias ramas lo que más disfrutaba era este último y por ello sus padres la inscribieron en una academia para que pudiera seguir mejorando y haciendo lo que más le gusta.

 

“Por otro lado creo que el futbol lo llevo en la sangre, ya que mi abuelo, Carlos Enrique (Ronco) Wellman, era jugador de fútbol profesional y estuvo en varios equipos de Liga Nacional como Aurora y Comunicaciones, en la Selección Nacional e incluso se convirtió en entrenador”, relata María.

A pesar de que la jugadora nunca conoció a su abuelo, su abuela y mamá siempre le contaban historias sobre él y así despertó su admiración y las ganas de querer ser una futbolista, para sentirse cerca de él.

María podrá representar a Guatemala en torneos internacionales. Foto: La Hora/Cortesía.

EL RECORRIDO DE MARÍA

A los ocho años ingresó a una academia llamada Zancudo Estrada en donde jugaba con niños y niñas de su edad, estuvo alrededor de tres años; luego de eso abandonó el futbol por cuatro años y se adentró al mundo del bádminton.

A pesar de ello no podría estar tanto tiempo alejada del balompié, pues cuando comenzó a jugar este deporte en su colegio una compañera le habló sobre Asociación Pares (un grupo no lucrativo que tiene como primer objetivo el desarrollo del futbol femenino en Guatemala), María ha recorrido todas las categorías: comenzó en el grupo juvenil, Semillas; luego en el segundo equipo llamado Pares y finalmente desde hace cuatro años pertenece al equipo mayor Unifut Rosal con el que ha ganado tres ligas nacionales.

María también ha sido convocada a la Selección Nacional Sub-20 y así representar a Guatemala en torneos internacionales, actualmente estudia y juega en una universidad de Texas en Estados Unidos.

Desde hace cuatro años, María pertenece al equipo mayor Unifut Rosal. Foto: La Hora/Cortesía.

EL FUTURO

La joven menciona que en su futuro espera convertirse en una profesional, ya que actualmente estudia Ingeniería Química, por lo que quisiera abrir su propia empresa y así poder incursionar y desempeñar su profesión, así que su primera meta es graduarse.

Además, quiere continuar su carrera deportiva en el futbol en Guatemala o algún otro país que le abra las puertas.

 

A pesar de que la pelota no rodará entre sus pies para toda su vida no piensa alejarse de este mundo que la enamoró desde pequeña, pues también quiere apoyar de alguna manera el deporte guatemalteco, especialmente el futbol femenino.

“Tiene mucho potencial y lamentablemente a veces carece de apoyo, por lo que quiere seguir creciendo como jugadora, destacar profesionalmente y así dejar una huella positiva en el futbol nacional”, explica.

Con esto María busca dejar una marca en la historia y cuando tenga que colgar las botas ser una referente y apoyar a las futuras generaciones.

María empezó en el mundo de los deportes desde muy pequeña. Foto: La Hora/Cortesía.

ENSEÑANZAS

Una de las enseñanzas que más le ha dejado su carrera tanto deportiva como educativa es aprender a balancear su tiempo entre ambas, lo cual resalta que no es fácil cuando se quiere llegar a ser profesional en ambas ramas, pero que sin duda le han inculcado la responsabilidad.

“Por otro lado, he tenido que aprender a sobrellevar algunas lesiones, el año pasado tuve una en la rodilla, tuve que ser operada y pasé varios meses fuera de la cancha, eso me enseñó a ser paciente y valorar cada momento de la vida”, agrega.

María resalta que ha aprendido mucho durante su recorrido hasta cumplir uno de sus mayores sueños como lo es jugar en la Selección Nacional, por ello quiere seguir trabajando para que todos esos sueños que no solo involucran a la pelota sino también en el ámbito educativo-profesional se puedan cumplir, y lograr ser una Ingeniera Química con una familia.

¿Quieres ser parte de Nosotras LH y contarnos tu historia? Escríbenos al WhatsApp

Artículo anteriorGuatemala ya tiene rival para los cuartos de final del Premundial Sub20
Artículo siguienteEl Batman de Christian Bale volvería bajo una condición