Guzmán Rodas: acompaño a mi hijo a asumir la responsabilidad de sus actos

1242

El fundador de Xelapan, Carlos Guzmán Rodas se presentó junto con su hijo Orlando Guzmán a la sede de la Unidad de Bienestar Animal del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA), luego de ser señalado de ser responsable del envenenamiento de tres perros en Quetzaltenango para que este “asuma la responsabilidad de sus actos”.

“Yo soy fundador de Xelapan, empresa donde trabaja mi hijo y vengo solidario con él, aquí a la puerta a acompañarlo, aquí lo dejo en la puerta, aquí lo espero para que él vaya a asumir la responsabilidad de sus actos, actos condenables, de los cuales, él y solo él es la persona que debe de responder”, mencionó el empresario quetzalteco.

De acuerdo a Guzmán Rodas, como padre y como empresa son solidarios y trabajarán para ayudar a que se mejore el problema de los perros callejeros en Xela, para que los quetzaltecos no estén enfrentando problemas, porque a veces no se puede circular, expresó.

ASEGURA QUE LA EMPRESA ES AJENA

En relación a la labor que puedan realizar en torno a los perros callejeros, sostuvo que buscan ayudar, pero que esto no será como empresa, porque la misma es ajena al problema, Guzmán dijo que lo hacía como padre y fundador de la compañía y que dispondrá de los recursos de la compañía para solucionar en lo que “nos digan las autoridades”, haciendo visitas a las asociaciones y así reparar el daño.

“Estamos para servir, para reparar el daño y para que nosotros podamos contribuir a que las cosas sean mejor, aunque el daño ocasionado, la vida que se perdió no se va a reponer”, concretó.

EL CASO

En redes sociales circuló una denuncia en la cual se señaló a los hijos del dueño de Xelapan, Luis y Orlando Guzmán, de ser responsables de envenenar a tres perros en las calles de Xela, como coloquialmente se le conoce a la cabecera departamental de Quetzaltenango.

Tras lo sucedido, la empresa aseguró que no era responsable de las acciones individuales de cualquier persona que labore en el lugar, pues actúan bajo “libertad” y asumen las consecuencias de sus actos.

A su vez, pobladores de Quetzaltenango realizaron una protesta en el Centro Histórico de la ciudad altense, en donde solicitaron que los involucrados en los hechos fueran llevados a la justicia, así como el pago de 12 salarios mínimos y seis meses de cárcel.

 

Durante la manifestación, medios locales reportaron daños a los vidrios del local de Xelapan en el Parque Central de Quetzaltenango, además, en redes sociales circuló un video en el cual una persona agrede a un trabajador de Xelapan, sin embargo, las autoridades no han dado razón sobre estos hechos.