la postura de Giammattei solo promueve la confrontación con el país norteamericano. Foto: La Hora/Presidencia

Pese a ser invitado, el presidente Alejandro Giammattei no asistió a la Cumbre de las Américas que se realizó del 6 al 10 de junio en Los Ángeles, Estados Unidos, en ese sentido varios fueron los argumentos que dio el Ejecutivo justificando su ausencia. Días antes de la actividad, el mandatario aseguró que no acudiría.

El 6 de junio, el Secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Kevin López, comunicó que el jefe de Estado no participaría por cuestiones de agenda. Posteriormente se informó que el canciller Mario Búcaro asistiría en representación del presidente, pero recientemente se revelaron las causas reales.

En una entrevista para The Global Liberty Alliance, el gobernante afirmó que envió una carta a su homólogo de EE. UU., Joe Biden, indicando las razones por las que no asistió a la Cumbre, entre estas mencionó la forma en que “han sido tratados” por funcionarios del Departamento de Estado.

Otro de los motivos fue la presión ejercida en el marco de la designación de fiscal general y por último la “desestabilización de Guatemala” que promueven ciertas personas del gobierno de Biden, según dijo Giammattei.

Ante este escenario, analistas consultadas por La Hora dieron su punto de vista.

LUIS LINARES: “LA POSTURA AUMENTA LA CONFRONTACIÓN”

El analista independiente Luis Linares, explicó que la postura de Giammattei solo promueve la confrontación con el país norteamericano.

“Los argumentos del presidente son discutibles, creo que la desestabilización la promueve el comportamiento del gobierno, en lugar de reducir la confrontación con Estados Unidos esta postura viene a incrementarla”

El entrevistado detalló que las sanciones contra Porras ponen de manifiesto el descontento del gobierno de Biden por no existir compromiso en la lucha contra la corrupción y la impunidad en Guatemala.

 

“Las sanciones contra Consuelo Porras es parte del malestar de Estados Unidos por la falta de compromiso en la lucha contra la corrupción, EE. UU. ve la corrupción como un obstáculo en Guatemala para que haya gobiernos eficientes que generen condiciones de bienestar para la sociedad y reducir el flujo migratorio”.

El analista aseguró que de parte del presidente hay una “especie de empecinamiento” por la actitud del gobierno de Estados Unidos, misma que se deriva del malestar de ese país con los problemas de corrupción en Guatemala.

El analista independiente Luis Linares. Foto La Hora

GABRIEL ORELLANA: “EN ESTE PUNTO HAY UN EMPATE”

El excanciller Gabriel Orellana dijo que ambos gobiernos han puesto de manifiesto su malestar con la actuación de ciertos funcionarios, tanto de Guatemala como de Estados Unidos.

“Creo que diplomáticamente el presidente se encajonó por su propia voluntad, él está tratando de proyectarle al gobierno de Estados Unidos su inconformidad con determinados funcionarios, al igual que EE. UU., le manifestó su inconformidad por el nombramiento de determinadas personas, entonces podríamos decir que en este punto hay un empate”.

 

En este caso, Orellana mencionó que las justificaciones dadas por Giammattei por su ausencia en la Cumbre son hasta cierto punto tolerables en el contexto diplomático.

“El presidente pone objeciones que hasta cierto punto son tolerables, hasta cierto punto de la política internacional, sin embargo, antepone su postura personal a la dignidad del cargo presidencial, ese es el problema desde la perspectiva diplomática”.

Por último, resaltó que hace falta una reflexión del presidente porque su posición puede ser justificable y entendible, pero hay formas y modos de hacerlo conforme a la diplomacia.

El excanciller Gabriel Orellana. Foto La Hora

EDIE CUX: “UNA REACCIÓN CAPRICHOSA”

Edie Cux, analista de la organización Acción Ciudadana, indicó que el presidente tuvo una reacción apresurada cuando dijo que no asistiría a la Cumbre, y la calificó como un capricho.

“El presidente reaccionó de una manera apresurada diciendo que no iba a ir, pensando que no lo iban a invitar y no va, pero manda a sus representantes, es como una reacción caprichosa”.

Agregó que parte del descontente del mandatario es por las sanciones a personas de su círculo cercano que estarían implicados en actos de corrupción.

 

“La reacción del presidente Giammattei es porque se ha intensificado las sanciones por parte de Estados Unidos en contra de personas vinculadas con actos corruptos en Guatemala, que de alguna manera forman parte de su círculo cercano, es una forma en la que él ha encontrado una catarsis de reaccionar a ese tipo de sanciones”.

El entrevistado consideró que es desafortunada la manera como están llevando la política exterior y aseguró que se están cerrando las oportunidades a nivel diplomático.

Edie Cux, analista de la organización Acción Ciudadana,. Foto: La Hora.
Artículo anteriorMP investiga partidos políticos del 2015; se limita a dar más información
Artículo siguienteQatar 2022: Costa Rica ultima detalles para enfrentar a Nueva Zelanda