Los precios de los combustibles han tenido un aumento considerable en los últimos meses. Foto La Hora/José Orozco
Logo categoria

Desde el pasado 23 marzo el Gobierno de Guatemala buscó apoyar el bolsillo de la población por medio de la Ley de Apoyo Social Temporal al Diésel y Gasolina Regular. Hasta a la fecha el subsidio se mantiene en Q5 en el galón de diésel y Q2.5 en la gasolina regular, pero a partir del 31 de mayo se incrementará a Q7 en el diésel y Q5 en la regular, extensivo a la superior.

A pesar de contar con el subsidio inicial, el país presenta los precios más altos de Centroamérica, de acuerdo con la información estatal recabada por La Hora. Para la semana del 16 al 22 de mayo los precios de la gasolina en Guatemala superaron a los otros países de la región de la siguiente manera:

Con la ampliación del nuevo subsidio, aprobado el 18 de mayo por el Congreso de la República, los precios por galón se reducirán a Q38.46 para la gasolina superior; Q37.86 la regular; y Q33.08 el diésel.

CIEN: TEMPORALIDAD Y MEDIDAS LOCALES ENTRE LOS FACTORES

Para Hugo Maul, economista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), es complicado responder puntualmente por qué –al menos esta semana– Guatemala reportaba los precios más altos en la región.

 

Según el analista, estas variaciones pudieron verse influidas por la fluctuación de los precios en determinados períodos y por las diferencias en que los países han calculado subsidios o la reducción de los impuestos de los combustibles.

“Para principiar, los precios dependen del momento cuando se compraron y en dónde se compraron los combustibles; luego de la estructura de impuestos y, ahora, de los subsidios. Luego del tipo y calidad de combustibles”, comentó.

“El momento del tiempo en el que se hace la comparación también es importante”, agregó el economista, pues los precios comparados esta semana podrían variar en los próximos días. Por ejemplo, el Ministerio de Economía de El Salvador informó que los precios de combustible vigentes del 17 al 30 de mayo experimentarán alzas para la presente quincena, debido a dos factores:

• La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó mantener leves incrementos de producción de petróleo hasta el mes de junio.
• Continuas caídas en las reservas de gasolinas y diésel en Estados Unidos, reportadas por la Agencia Internacional de Energía (AIE) para la primera quincena de mayo.

 

De esta forma, el país vecino aumentará el precio de la gasolina superior en US$0.42 por galón; el de la regular de US$0.33 a US$0.34 por galón; y el del diésel bajo en azufre entre US$0.26 y US$0.27.

ICEFI: FALTA DE REGULACIÓN DEL ESTADO ES EL PROBLEMA

Como refirió Maul, los precios de la gasolina no son estáticos, prueba de ello es que del 8 al 14 de mayo Guatemala solo presentaba el mayor precio en la gasolina superior; Costa Rica tenía el más elevado en la regular; y Panamá en el diésel. Del mismo modo, entre el 1 y 7 de mayo Costa Rica mantenía los costos más altos en los tres tipos de combustible.

Además, según la comparación del precio de hidrocarburos del Ministerio de Economía de Guatemala, desde 2016, generalmente los más altos en los combustibles los ha mantenido Costa Rica, seguido de Nicaragua y Honduras.

 

Abelardo Medina, economista senior del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), refirió que la región centroamericana obtiene el combustible esencialmente de los mismos proveedores y también reconoció que hasta hace poco Guatemala tenía los precios más bajos de los combustibles, con impuestos incluidos.

“Eso quiere decir que como los impuestos no han cambiado, la razón del incremento de los precios no pueden ser los impuestos, entonces tiene que ser otra causa y no queda otra más que el hecho de que se están enriqueciendo adicionalmente los empresarios”, comentó.

Agregó que desde el gobierno de Álvaro Arzú (1996-2000) el país aprobó una estrategia de libertad absoluta de precios, con lo cual hasta la actualidad, los oferentes establecen los costos que consideren oportunos, sin que haya una regulación interna por parte del Estado.

“La libertad de precios, en el sentido estricto, no es mala, pero cuando el mercado no funciona bien, es necesaria la regulación de precios para evitar que el empresario abuse. Entonces, ¿por qué Guatemala tiene los precios más altos? Simple: porque no hay ningún tipo de regulación para los costos de este grupo empresarial; entonces ellos simplemente ponen el precio que ellos quieren”, sostuvo.

DILEMA ENTRE SUBSIDIO Y REDUCCIÓN DE IMPUESTOS

A pesar de que el impacto de los precios ha sido percibido directa o indirectamente por los guatemaltecos, ambos economistas cuestionaron los beneficios del subsidio para los consumidores y la reducción de impuestos al combustible.

Según Maul aunque El Salvador presenta los menores precios, gracias a la reducción de impuestos y subsidios en los costos de referencia que ascienden hasta un equivalente de casi Q11, “el problema que tienen es que se están endeudando para mantener eso”.

 

En relación a que tan beneficioso sería para Guatemala establecer precios de referencia más bajos con en el mismo modelo que El Salvador, el analista consideró que el “meollo” de la situación es de dónde se obtendrán los recursos para pagar el diferencial de precios entre el costo de importación y el precio en bomba.

“Si querés subsidiar más, tenés que decir también a qué rubro de gasto le vas a quitar. Lo que está pasando acá es que no reducen los gastos innecesarios y se aumenta el gasto al subsidio y de entrada no te alcanza el dinero que tenías producto de los impuestos”, comentó.

Por tanto, concluyó que ni el subsidio ni la reducción de impuestos son opciones factibles a mediano y largo plazo, pues ambas implicarían endeudamiento para el país.

Sumado a lo anterior, Medina destacó que esencialmente eliminar los impuestos y otorgar un subsidio equivalente da el mismo resultado.

Varias gasolineras registran otros precios este viernes. Foto La Hora/José Orozco

“Sin embargo, no es equivalente necesariamente dado que por las faltas de control, el subsidio hace que el empresario le suba más al precio que tenía, simplemente absorbe el subsidio y el consumidor no recibe el beneficio”.

Además, destacó que eliminar impuestos a la gasolina, desde el punto de vista tributario, ocasionaría una distorsión adicional en el sistema, mientras elevar la tasa de interés líder del Banco de Guatemala o controlar el dinero de circulación “sería un terrible error” porque el alza de los precios corresponde a dinámicas internacionales.

“No puedo componer algo de afuera tratando de componer algo de adentro”, sostuvo.

PIMENTEL: NO PODEMOS ESTRANGULAR A LOS EMPRESARIOS

En línea de la misma, el diputado Samuel Pérez cuestionó esta semana en una citación al ministro de Energía y Minas, Alberto Pimentel si sería posible establecer precios de referencia más bajos del combustible en Guatemala:

“No me pida, por favor, estrangular a los empresarios. El papel del Gobierno es reflejar las condiciones o reducir las inequidades o reflejar las condiciones del mercado. No hacer quebrar empresas”, respondió el funcionario.

Para Medina precisamente por este punto los países deberían establecer controles internos sobre los precios del combustible, pues debido a la coyuntura internacional estimó que continuarán en aumento, pero “debieran estar subiendo en una dimensión apropiada”.

“No se trata de ahorcar al empresario y no dejar que tenga ganancias, se trata de que tengan ganancias justas, que no le estén encareciendo los precios a la gente porque la gente también tiene necesidad”, sostuvo.

Artículo anteriorBioklar, el alcohol y gel antibacterial para usar más allá de la pandemia
Artículo siguienteTras rebasar Q40, gasolinas y diésel bajan 50 centavos