La reelección de Consuelo Porras no sólo propicio la fuerte crítica y sanción de Estados Unidos, así como la Unión Europea, a la que se suma Inglaterra. Foto La Hora

La reelección de María Consuelo Porras Argueta no solo propició la fuerte crítica y sanción de Estados Unidos, así como de la Unión Europea (UE), a la que se suma Inglaterra, a través de la ministra para América Latina Vicky Ford, quien externó su preocupación ante el nuevo mandato de la Fiscal General, al asegurar que la cooperación internacional continuará para favorecer la consolidación del Estado de derecho en Guatemala.

DUDAS SOBRE LA IDONEIDAD DE PORRAS

La Ministra británica advirtió que la Fiscal General posee una designación del Departamento de Estado de Estados Unidos por su implicación en actos de corrupción y socavamiento de la democracia.

“La señora Porras está sancionada en la Lista Engel de los EE. UU. de funcionarios antidemocráticos y corruptos, y existen otras razones serias para dudar de su idoneidad para este importante papel”, recordó Ford.

 

La funcionaria aseguró que el Reino Unido continuará trabajando en estrecha colaboración con otros socios internacionales para alentar al Gobierno de Guatemala a fortalecer el Estado de derecho, apoyar y respetar la independencia judicial.

“El respeto por el Estado de derecho y la independencia judicial son condiciones esenciales para que Guatemala impulse la prosperidad, atraiga inversión extranjera, proteja los derechos humanos, mantenga una democracia sana y gane la lucha contra la corrupción”, aseguró la Ministra.

UE CUESTIONA COMPROMISO DE GUATEMALA CONTRA LA CORRUPCIÓN

Por su parte, el portavoz de Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, Pedro Stano, cuestionó la viabilidad de la designación de Porras como Fiscal General en un país que enfrenta la corrupción es uno de los principales flagelos.

“La decisión del presidente Giammattei de volver a nombrar a la actual fiscal general Consuelo Porras genera inquietudes sobre el compromiso de las autoridades guatemaltecas para combatir la corrupción y salvaguardar la independencia del Poder Judicial”, dijo Stano.

 

Lo anterior, justificó el vocero, se debe a que bajo la supervisión de Porras, el MP emprendió acciones legales contra varios jueces, abogados y fiscales independientes involucrados en la investigación de casos de corrupción de alto nivel, resultando en sus arrestos y la pérdida de su inmunidad judicial de algunos funcionarios.

Asimismo, la UE resaltó que el papel de la Fiscal General debe ejercerse con “integridad, imparcialidad y con pleno respeto al orden constitucional, y evitando actuaciones que tengan por efecto lesionar la independencia judicial”.

EE. UU.: NOMBRAMIENTO IMPLICA RETROCESOS

En su comunicación más reciente, el Departamento de Estado, a través del portavoz Ned Price, no solo recordó la segunda designación de Porras y la de su esposo Gilberto de Jesús Porres, sino que puntualizó los posibles retrocesos que su nuevo período pueda implicar para Guatemala.

 

De acuerdo con el departamento, el patrón de obstrucción de la Fiscal General abarca desde órdenes a los fiscales de ignorar los casos, basándose en consideraciones personales o políticas y despidos injustificados de los fiscales que han investigado casos de corrupción significativa.

“(Es) un retroceso que perjudicará al pueblo de Guatemala”, advirtió Price, indicando que los mayores percances colaterales serán la debilitación en la capacidad del Gobierno de Guatemala para reducir la violencia y detener el narcotráfico, así como el desinterés por parte de inversionistas extranjeros y un retroceso en la economía.

“También ralentiza el crecimiento económico, espanta las inversiones, priva a los guatemaltecos de oportunidades de empleo, todo lo cual es un factor primordial para la migración”, sostuvo.

Al igual que la ministra de Inglaterra, el Departamento de Estado solicitó al Gobierno de Guatemala rectificar la lucha contra la corrupción e impunidad, pero agregó que en el momento pertinente podrían anunciarse más consecuencias para la relación de ambos países en el marco de la reelección de Porras.

“Tendremos más anuncios sobre las consecuencias para la relación bilateral de esta decisión en el momento adecuado y continuaremos usando nuestras herramientas contra la corrupción en el futuro”, anunció el portavoz del Departamento de Estado.

Artículo anteriorOPS informa 33 casos de hepatitis infantil de origen desconocido en América
Artículo siguienteOJ efectuará análisis de riesgo por petición de protección del juez Gálvez