El valor de saber disfrutar de la vida

Sumergirnos constantemente en la rutina puede distraernos de los momentos que nos aportan mayor crecimiento personal y fortalecen nuestras relaciones con la familia y los amigos. La cotidianeidad muchas veces nos hace olvidar de estar presentes para saber disfrutar y valorar cada pequeño detalle de la vida.

Si bien anhelamos el descanso luego de una larga jornada, también es importante tomar en cuenta que el disfrutar la vida requiere de un propósito para vivirla y de enfrentarnos sin miedo a nuevas experiencias más enriquecedoras, tal y como las que ofrece el Instituto de Recreación de los Trabajadores de la Empresa Privada de Guatemala (IRTRA) a través de sus parques y hostales.

 

VIVIR ES GENERAR RECUERDOS 

Gracias a la iniciativa que logró el IRTRA para garantizar la recreación de los trabajadores, desde hace 60 años los guatemaltecos e incluso visitantes extranjeros han encontrado el valor de disfrutar la vida a través del entretenimiento y la adrenalina de los juegos, la magia de los shows y la relajación al aire libre en la naturaleza, todo esto reflejado en recuerdos plasmados en fotografías.

El primer centro recreativo que trajo distracción a los afiliados fue el Parque Recreativo Amatitlán, su ubicación permite disfrutar la vista del Lago de Amatitlán, área de piscinas, picnic y salones; además, una de sus principales atracciones es el paseo en lancha por el lago que circunvala las instalaciones.

Por su parte, el parque Mundo Petapa es como una bocanada de aire fresco en el área metropolitana, pues es un espacio que ha permitido a grandes y pequeños disfrutar la vida con aventuras y diversión con sus juegos electromecánicos como El Rascacielos y la montaña rusa El Relámpago, además cuenta con piscinas, obras de teatro y recorridos por el Valle de los Dinos o el zoológico La Jungla.

IRTRA se ha enfocado en adquirir más juegos nuevos que garanticen las normas de seguridad necesarias. Foto: La Hora.

VIAJAR: UN INGREDIENTE PARA LA VIDA 

El camino a una vida plena conlleva de un proceso con muchos ingredientes para obtener la mejor receta, es aquí donde viajar y conocer nuestros lugares se convierte en el ingrediente principal, pues incentiva la unión familiar al mismo tiempo que nos aporta más conocimiento.

Aun así, no es necesario recorrer miles de kilómetros para ello, ya que a tan solo horas de distancia se encuentra el complejo de IRTRA de Retalhuleu, con tres parques de diversiones temáticos y dos complejos hoteleros de primer nivel en la región centroamericana.

 

RISAS PARA EL BIENESTAR  

Con cada risa que emitimos, en especial aquellas espontáneas, nuestro cuerpo toma más oxígeno estimulando el corazón, los pulmones y los músculos. Las carcajadas también aumentan las endorfinas que se liberan en el cerebro, reduciendo el estrés y produciendo mayor felicidad.

Es justo eso, lo que nos hace sentirnos presentes en la vida y lo que los concurrentes del IRTRA experimentan con cada visita, pues es imposible no disfrutar un día en este centro recreativo que cuenta con variedad de entretenimiento para cada persona, ya que mientras algunos prefieren las actividades extremas, otros se inclinan por los juegos más interactivos.

Estas ramas de la diversión se encuentran distribuidas en el parque Xetulul, donde se pueden encontrar desde juegos electromecánicos como La Avalancha y El Estrugensen, hasta juegos de feria. Por otra parte, Xocomil nos transporta por un mundo acuático con los toboganes de El Caracol y El Regresón, mientras que Xejuyup nos aventura a recorridos por la selva y nos acerca a los animales en La Granja del Peregrino o La Laguna de Coco para pescar.

Estas ramas de la diversión se encuentran distribuidas en el parque Xetulul, donde se pueden encontrar desde juegos electromecánicos como La Avalancha y El Estrugensen, hasta juegos de feria. Foto: La Hora.
UN HOSPEDAJE CON COMODIDAD Y ENTRETENIMIENTO  

IRTRA nos da otro ejemplo de que la vida puede disfrutarse hasta en el más pequeño detalle, pues nos demuestra que el hospedaje puede ir más allá de la comodidad al brindarnos aventuras y entretenimiento.

 

Tanto el complejo hotelero Los Hostales y El Hostal Aldea de la Selva nos reflejan este concepto, debido a que las temáticas de cada hotel: San Martín, Santa Cruz, Palajunoj y La Ranchería, no solo ofrecen descanso sino también shows, servicios de relajación, juegos y platillos de primer nivel e incluso el ingreso al Club Mil Palmeras.

El hostal Aldea de la Selva es otro ejemplo de cómo podemos romper con la barrera de lo cotidiano y adentrarnos a dormir en una casa de árbol o en una cabaña equipada con todas las comodidades.

IRTRA nos da otro ejemplo de que la vida puede disfrutarse hasta en el más pequeño detalle. Foto: La Hora.
CON IRTRA DISFRUTA LA VIDA  

Es así como con su innovación y creatividad, el IRTRA nos enseña como disfrutar de las cosas pequeñas y grandes, así como compartir con nuestros seres más preciados, pues nunca es mal momento para generar momentos que nos hagan entender el valor de saber disfrutar la vida.