8M. Día de la Mujer: 8 historias que ejemplifican su rol fundamental

3607
Logo categoria


CONTENIDO

  1. Raquel Zelaya, presidenta directiva ASIES
  2. Laysa Palomo, relacionista pública
  3. Marta Cuá, comerciante y ama de casa
  4. María del Rosario, integrante Asociación Miriam
  5. Isabela Carranza, directora Comunicación Mineco
  6. Maritza Velásquez, Trabajadora Social
  7. Carmen Aida Ibarra, Directora Movimiento Projusticia
  8. Luisa García, Comunicadora Social

 

En el marco del Día Internacional de la Mujer, Nosotras LH contactó a ocho mujeres que nos comparten desde su perspectiva, visiones, pensamientos y vivencias lo que representa para ellas el ser mujer, el empoderamiento femenino y el ocho de marzo.

 

 

RAQUEL ZELAYA

Diseño Roberto Altán/La Hora

La presidenta directiva de ASIES, Raquel Zelaya, reconoce que su proceso de empoderamiento como mujer empezó en su hogar, donde siempre le fomentaron tener metas altas y gracias a ello tuvo muchas oportunidades en una generación en la que era difícil acceder a ellas, sobre todo como mujer.

En su caso participó en el Consejo de Estado del año 82, estuvo en las Negociaciones de Paz, en Naciones Unidas en el Fondo de Consolidación de la Paz y actualmente en el Foro de Guatemala; “me empodero con un deseo de traslado, porque nosotras que hemos sido pioneras de una generación debemos abrir condiciones y espacios para las generaciones que vienen”.

Desde su espacio con ASIES logra empoderar a más mujeres por medio de proyectos en conjunto con otras entidades para apoyar en educación, fondos y becas. También al convivir y trabajar con mujeres que han destacado en ámbitos profesionales tanto nacional como internacional y en donde ASIES ha sido una puerta para ello.

Zelaya expone que se le da poca importancia al verdadero origen del ocho de marzo, el cual comenzó por una lucha de las mujeres para lograr trabajar al menos 10 horas diarias y tener igualdad de salario con los hombres y que incluso la misma les costó la vida a muchas de ellas.

“Yo creo que en algunos lugares y países estas luchas están vigentes, si resiento que a ese origen no se le dé la importancia que tiene”, destacó.

Regresar a la lista de contenido

 

LAYSA PALOMO

Diseño Roberto Altán/La Hora

Para Palomo empoderarse como mujer representa conectarse con una misma, con lo que nos hace feliz y en donde sentimos gozo al hacer las cosas. “Te empoderas conectando contigo misma y reconociendo qué es lo que quieres hacer para tomar tus decisiones, cualquier decisión que una mujer tome conscientemente es el empoderamiento”.

Por eso, desde su espacio busca empoderar a las mujeres con el ejemplo, al tratar de ser una buena influencia a los lugares a los que va; “yo no la he tenido súper difícil, pero tampoco fácil, creo que mi testimonio puede llegar a inspirar a mujeres a ser valientes, salir adelante para luchar por ellas mismas y alcanzar otras cosas”.

Sumado a esto, hablar las cosas con transparencia es otra acción que Palomo realiza para fortalecer a su género, con temas diversos que van desde la importancia de optar por ser una mujer emprendedora, de la importancia de estudiar, de hablar sobre cómo relacionarse con los hombres de manera sana y discutir cosas “incómodas”, porque recalca en la importancia de que exponer el testimonio que cada una de las mujeres ha tenido es vital.

En cuanto a lo que significa para ella el Día Internacional de la Mujer explica que es un reconocimiento por esas luchas diarias que tienen las mujeres y que varían de acuerdo con el contexto y situación de cada país, unos más conservadores que otros, pero que cada mujer vive y hace una lucha por trazar un mejor camino.

“Es importante reconocer como esas pequeñas luchas del día a día han hecho a estas mujeres lo grandes que son y lo que pasa es que no tienes que ser la presidenta de un país para estar empoderada, en tu día a día recibiendo un pago, teniendo control sobre decisiones, acercarte a otras mujeres para contar tu historia, salir de una relación abusiva, ser mamá y enseñar a una nueva generación a ser más empática. Ese es el reconocimiento que debemos tener día a día en donde esas pequeñas victorias están haciendo que las sociedades sean más abiertas y tengamos muchas más posibilidades”, aseguró.

Regresar a la lista de contenido
 

MARTA CUÁ

Diseño Roberto Altán/La Hora

El ser mujer para Cuá representa ser un apoyo incondicional para quienes la rodean, especialmente para sus hijos y su pareja, por eso el amor de sus hijos, quienes son su mayor fortaleza, para seguir luchando en la vida y el amor de Dios son los factores principales con los que se empodera.

“El Día de la Mujer no es solo el ocho de marzo, sino que el día para cada una de nosotras debería ser una lucha constante”, en su caso se basa primordialmente en sacar adelante a sus hijos, de esta forma ser un ejemplo de vida para ellos y para quienes la rodean.

Regresar a la lista de contenido
 

MARÍA DEL ROSARIO

Diseño Roberto Altán/La Hora

 

Del Rosario manifiesta que para ella el Día Internacional de la Mujer es “recordar a nuestras compañeras indígenas y mestizas, visibilizar sus aportes y no dejarlas en el olvido, porque nosotras estamos aquí por las luchas de ellas y debemos seguir contribuyendo a estas luchas emancipadoras y reivindicativas”; con las cuales puedan optar a mejores oportunidades, y un país en mejores condiciones en las que se encuentra actualmente.

Por eso, la integrante de la Asociación Miriam puntualiza que la educación gratuita de calidad es un aspecto vital para el empoderamiento de las mujeres, ya que con ella podrán acceder a más oportunidades laborales y contribuir tanto a comunidades como al país.

“El Estado debe garantizar servicios básicos, pero también acceso a la justicia, porque el fortalecimiento a esos espacios en donde podemos denunciar la violencia contra las mujeres nos fortalecerá como mujeres y mujeres indígenas, y que hacerlo desde una visión de los pueblos para que podamos tener esa atención”, añade.

Desde su espacio del Rosario explica que busca empoderar a otras mujeres con el acceso a los derechos básicos ya que ayudan al fortalecimiento como sociedad y desde allí empoderar a mujeres niñas, adolescentes, jóvenes y adultas hace que se pueda contribuir a un país más justo, equitativo y donde se visibilice la diversidad del país.

Regresar a la lista de contenido
 

ISABELA CARRANZA

Diseño Roberto Altán/La Hora

Para Carranza el ser mujer es un privilegio ya que naturalmente se nace con cualidades que pueden contribuir en espacios familiares, plano comunidad, empresa, y que las mujeres tienen la sensibilidad de anteponer el bien común antes que el individual.

“Me empodero como mujer al permitirme hablar y decir lo que pienso, al ser yo, y he tenido la oportunidad de crecer profesionalmente lo cual me ha ayudado a conseguir independencia económica e ir tomando las decisiones de lo que deseo y me conviene en la vida”, manifiesta.

No obstante, recalca que es consciente que no es algo que todas las mujeres en el país puedan hacer porque lastimosamente no han tenido estos privilegios y es una estructura de lo que la mayoría de las mujeres en el país vive, el tener que atenerse a que el hombre decida por ella. Por eso para Carranza el aspecto económico es crucial para el empoderamiento de la mujer ya que le da oportunidad de ser sostenibles.

Sus modelos para seguir siempre fueron mujeres a las que califica como “extraordinarias”: maestras o jefas a las que veía interactuar y liderar espacios que usualmente se atribuyen a hombres, pero que la impulsaron a saber que podía ser parte dé. Carranza ve el avance que su generación ha tenido para estar en espacios donde anteriormente no se podía concebir a una mujer, sin embargo, recalca que todavía falta mucho.

“Ya hay mujeres en espacios de tomas de decisiones y liderazgo, pero todavía no es la norma, es un privilegio, a medida que más mujeres puedan ir rompiendo esa brecha, espero que llegue a ser una norma que mujeres estén en estos espacios”.

De acuerdo con la profesional, el ocho de marzo representa el poder visibilizar que todavía existen brechas en los derechos que tienen las mujeres con respecto a los hombres en donde las brechas salariales, de analfabetismo y educación siguen estando presentes y desfavorecen a las mujeres. Por lo que finaliza diciendo que este día es una causa social, no un día comercial, es un momento para aprovechar el espacio y decir que las sociedades aún tienen mucho por avanzar hacia una igualdad.

Regresar a la lista de contenido
 

MARITZA VELÁSQUEZ

Diseño Roberto Altán/La Hora

“Ser mujer para mí ha representado ser una persona que tiene que esforzarse más, que ha tenido que soportar discriminación e intimidación, pero también es tener una mirada y análisis que no tiene el sexo masculino”, manifiesta Velásquez.

El conocimiento diario, algo que nunca se termina de adquirir es un punto fundamental con el que se empodera, pero también al ejercerlo, vencer los temores a lo desconocido, arriesgarse a emprender y luchar son acciones claves que resalta.

Por ello Velásquez desde los 18 años comenzó a trabajar en favor de las mujeres, lo que le ha representado una satisfacción muy grande, ver como con el tiempo las mismas se van empoderando más y más, “no solo es ayudar de forma material y humanitaria, sino que, con el fortalecimiento, empoderamiento y enseñanza, pues es lo mejor, enseñarles a defenderse y luchar, me satisface haberlo hecho y seguir haciéndolo”.

Regresar a la lista de contenido
 

CARMEN AÍDA IBARRA

Diseño Roberto Altán/La Hora

 

A pesar de que Ibarra no celebra el Día Internacional de la Mujer, explica que es consciente que existen fechas que la sociedad del mundo conmemora; “la lucha por reclamar los derechos de las mujeres tiene que ser de todos los días, no solo de un día en específico”.

Por lo que desde su espacio busca apoyar a las mujeres en el ejercicio de la profesión y en todos los ámbitos, no solo encasillar a la mujer a que se dedique al hogar y crianza de hijos, sino con el eventual desarrollo profesional y a plenitud para que de esta manera también pueda aportar el mejoramiento de la comunidad en la que se desenvuelve.

“Me fortalezco como persona, más allá de la identidad de género, tengo espiritualidad, en el sentido de reflexionar en el día a día sobre el trabajo, el entorno social, la vida, y sobre todo renovar la voluntad de hacer lo mejor y de conocer este mundo en el que vivimos”, añade.

Regresar a la lista de contenido


LUISA GARCÍA

Diseño Roberto Altán/La Hora

Para García ser una mujer en Guatemala representa un reto, al salir todos los días y estar expuesta a cumplir con ciertas normas sociales o estereotipos impuestos por la sociedad y que vive en todos los ámbitos de su día a día, agrega que también es salir a probar y demostrar al mundo que las mujeres somos capaces.

“En pleno siglo veintiuno no debería salir a mostrar nada, y es duro saber que a lo largo de la historia hubo mujeres que tuvieron que dar su vida por eso, pero también ser mujer es sentir poder, liderazgo, seguridad y libertad, hasta cierto punto estoy segura de que la mujer es el motor de todo”, puntualiza.

Por tanto, se empodera como mujer al tener claro lo que es capaz de hacer, al no quedarse callada y al informarse ya que eso le ha aportado para dar sus puntos de vista y no tener miedo de hablar.

García expresa que desde su espacio busca empoderar a los demás al ir educando para cambiar conductas y pensamientos machistas, reconocer los logros de las mujeres, ser empática y no pelear con mujeres por problemas banales o hablar con prejuicios hacía ellas.

“Desde mi espacio empoderar a las mujeres es ya no verlas como rivales, así poco a poco nos vamos sumando mujeres a espacios en los que nos sentimos aliadas y amigas”, finaliza.

Regresar a la lista de contenido

 

RECONOCIMIENTO

Desde Nosotras LH queremos reconocer a estas ocho mujeres por ser agentes de cambio dentro de sus entornos, hacer visibles las luchas y logros de las mujeres y por compartir con nosotras sus pensamientos en este Día Internacional de la Mujer. Pero también, queremos reconocer a todas y cada una de las mujeres en el país por la contribución que estamos seguras hacen día con día en búsqueda de una sociedad más equitativa y ser un ejemplo para quienes las rodean.

 

“Reconocer los derechos de las mujeres es esencial para el desarrollo inclusivo y sostenible y es una lucha que debe prevalecer más allá de una fecha en específico”,

Alicia Bárcena