El número de visitantes al país aún se encuentra por debajo de los datos registrados en 2019. Foto: La Hora
Logo categoria


El sector turismo considerado uno de los motores de la economía guatemalteca, aún no supera las secuelas del COVID-19, y aunque al cierre del 2021 tuvo un ligero, pero importante crecimiento en el ingreso de turistas de 12.12%, sin embargo, el número de visitantes aún se encuentra muy por debajo de los registrados en el 2019, según lo confirman datos del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat).

De acuerdo con el Boletín Estadístico de Turismo, reproducido por el Inguat, los resultados obtenidos en el mes de diciembre de 2021, en cuanto a turismo de visitantes no residentes de Guatemala (turismo receptor), ingresaron un total de 159,562 personas, de las cuales el 85% fueron turistas y el 15% excursionistas.

En relación con el mes de diciembre del 2020, hubo un incremento mayor al 100%, ya que en ese momento solamente ingresaron 18,307 visitantes. Según la entidad, dicho incremento es derivado a que del 16 de marzo al 18 de septiembre de 2020 se cerraron las fronteras aéreas, marítimas y terrestres, por ello no se percibió ingreso de turistas internacionales.

En total, desde 2019 el ingreso de turistas y excursionistas cayó de 2 millones 560 mil visitantes a 666 mil en el 2021, equivalente a un decremento del 74%.

 

APERTURA DEL PAÍS

En el 2021, luego de más 6 meses de encontrarse en una situación de incertidumbre y precariedad, el sector turismo obtuvo luz verde hacia la recuperación cuando el Gobierno del presidente Alejandro Giammattei permitió la apertura de las fronteras y de los principales aeropuertos para que los turistas ingresaran con el requisito de presentar una prueba PCR de COVID-19 con resultado negativo y que tenga menos de 72 horas de haber sido procesada.

 

Según el Inguat, la apertura permitió el ingreso paulatinamente de visitantes, las regiones de donde más provienen los turistas es de Centroamérica con un 52%, seguido de Norteamérica con un 36% y Europa con el 6%.

“Cinco de cada diez visitantes provienen de Centroamérica, especialmente de El Salvador, país que representa una cantidad de visitantes significativa que recibe Guatemala, con una participación del 44%”, detalla el boletín; Estados Unidos es el segundo país con mayor número de visitas con una participación del 32%.

 

TURISMO MARÍTIMO

Las actividades de los cruceros turísticos no quedaron exentas de las suspensiones por las restricciones de movilidad durante el 2020; sin embargo, como parte de la reactivación económica, en noviembre del 2021 el sector inició sus operaciones obteniendo un número de 2,595 visitantes excursionistas que desembarcaron, equivalente al 2% del total registrados en diciembre del mismo año.

“Los cruceros estarán activos tanto en el océano Pacífico como en el Atlántico”, se recalca en el documento.

Miles de extranjeros arriban a Guatemala en donde ven una oportunidad de disfrutar y tener nuevas experiencias. Foto: La Hora

VISITANTES RESIDENTES

Sobre el Turismo Emisor, es decir, los visitantes residentes en Guatemala, que vienen de otros países, el Inguat detalla que durante el mes de diciembre de 2021, salieron un total de 66,602 visitantes residentes, de los cuales el 95% fueron turistas y el 5% excursionistas.

En relación con diciembre de 2020, hubo un incremento de salidas a otros países del 78% y en cuanto a la modalidad de salida, el 73% lo hizo por vía aérea y el 27% por terrestre.

Del total de fronteras terrestres, 7 de cada diez visitantes residentes lo hicieron por las fronteras de El Salvador (76%), seguido de la frontera de Honduras (15%) y por último las fronteras con México y Belice con 9% y 0%, respectivamente.

Tikal es uno de los sitios más visitados por turistas. Foto: Inguat

INGRESO DE DIVISAS POR TURISMO Y VIAJES

A pesar del incremento en materia de ingreso de turistas, los datos de la balanza de pago del Banco de Guatemala (Banguat) reflejan un comportamiento diminutivo en el ingreso de divisas por concepto de turismo y viajes.

En comparación con el 2019, cuando ingresaron US$958.9 millones de divisas al país, en el 2021 la cifra disminuyó un 89.3%, ya que únicamente se registraron US$101.7 millones, según las cifras preliminares.

Inclusive en el 2020, el año cúspide de la pandemia, se obtuvieron más divisas (US$213.1 millones) gracias al dinamismo del turismo en el primer trimestre, no obstante, a partir de abril las cifras empezaron a pasar de 4 a 2 dígitos.

 

En su momento la Organización Mundial de Turismo (OMT) estimó que las llegadas internacionales a nivel mundial cayeron un 74%, afectando de forma directa a la contribución del sector al PIB mundial (5.5%).

Además, el Rastreador de Recuperación del Turismo de la OMT, reportó que en la región Centroamericana durante el 2021 el turismo se redujo 56%, cuestión que evidencia una ligera recuperación en comparación del 2020 (72%).

Según las estimaciones del World Travel & Tourism Council (WTTC), en Guatemala la contribución del sector a la economía sufrió una fuerte caída, ubicándose en 2.7% el año pasado.

Foto ilustrativa. Antigua Guatemala uno de los principales destinos turísticos en el mundo. Foto La Hora/AFP

RANKING INTERNACIONAL

De acuerdo con el portal estadístico Statista, Guatemala figura en el puesto 17 en la recepción de turistas internacionales entre algunos países Latinoamérica y el Caribe durante el 2019.

 

REDUCCIÓN DE LAS EMPRESAS

Por su parte, la Asociación de Investigación y Estudios Sociales de Guatemala (ASIES), señala que en los resultados de la Encuesta Empresarial al Sector de Viajes y Turismo publicada en septiembre de 2021 se logra evidenciar el fuerte impacto financiero que tuvieron las empresas del sector.

Según el reporte, en el 2021 el 97% de las empresas turísticas en Guatemala pertenecen a la categoría de mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas). Sin embargo, los ingresos por ventas y el número de empleados se contrajeron, dando como resultado una reducción en el tamaño de las empresas.

El turismo fue uno de los más afectados por la pandemia. Foto La Hora: Cortesia.

“Una empresa grande enfrentó una fuerte contracción de sus ingresos anuales, lo que impactó directamente en la cantidad de empleados que podía mantener, provocando que sea considerada como una mediana, pequeña o incluso, podría haber caído hasta la categoría de microempresa”, explica la autora del informe, Jimena López Lobos.

Tal argumento se concretó por los resultados que reflejaron que las empresas categorizadas como grandes fueron las que más se enfrentaron a tal escenario, ya que la cantidad de estas se redujo en un 77%. En el caso de las empresas medianas y pequeñas, se redujeron en un 30% y 39%, respectivamente.

La reducción del tamaño de las empresas fue un daño colateral ocasionado por la caída en ingresos, lo que implicó en algunos casos, que estos no fueran los suficientes para hacer frente a sus pagos comprometidos.

12.12%

Es el crecimiento que se registró en el cierre de 2021 para el turismo

SITUACIÓN FINANCIERA

El 63% de los encuestados indicó que esto repercutió en la capacidad de solventar sus obligaciones, principalmente, las relacionadas con el pago de salarios, préstamos y proveedores, mientras 66% expresó haberse atrasado en el pago de más de una de sus obligaciones, incurriendo en una situación de impago o mora.

Antes de la pandemia, el 57% de las empresas ya había recurrido a financiamiento proveniente de los bancos del sistema, no obstante, tras la pandemia, el 19 de marzo del 2020 la Junta Monetaria de Guatemala, a través de la Resolución número JM-32-2020, estableció medidas temporales especiales en favor de los deudores, permitiendo que el 64% renegociara las condiciones de sus préstamos.

Dos turistas caminan en Antigua Guatemala uno de los sitios más visitados por turistas extranjeros. Foto La Hora/Johan Ordóñez/AFP

Más del 90% de las compañías que realizaron una renegociación son mipymes. El 93% de las empresas medianas, el 64% de las pequeñas empresas y el 62% de las microempresas recurrieron a tal beneficio con el fin de mejorar sus condiciones crediticias y ser capaces de solventar sus obligaciones.

Sin embargo, a pesar de la fuerte necesidad de liquidez que posee el sector, el 60% de las empresas no se ha acercado a solicitar un crédito, el motivo principal es que no consideran tener la capacidad de solventar tales deudas, derivado de las altas tasas de interés que ofrece actualmente el mercado; la otra causa es que los propietarios no se consideran aptos para acceder a un préstamo.

 

MEDIDAS PARA PROMOVER LA RECUPERACIÓN

Jimena López Lobos, investigadora de ASIES, comentó a La Hora que el sector de turismo previo a la pandemia figuraba como uno de los mayores motores de la economía guatemalteca. Ahora, a pesar de la recuperación, López Lobos recalca que el país aún no está cerca de alcanzar los niveles registrados en años anteriores.

“El grado del impacto negativo que continúe teniendo el sector va a depender de la toma de medidas oportunas que permitan que todos los efectos desfavorables temporales no se vuelvan permanentes”, aseveró la especialista.

El turismo representa una importante oportunidad de ingresos para el país. Foto: La Hora/Inguat.

Sobre las medidas que deben impulsarse para rescatar el turismo en Guatemala, López Lobos plantea tres clasificaciones:

MEDIDAS A CORTO PLAZO

• Priorizar la necesidad de liquidez que tienen las empresas para cubrir sus obligaciones.
• Promocionar el turismo interno, en especial los destinos que han obtenido el sello de bioseguridad contra el COVID-19.
• Incentivar la vacunación en los empleados del sector y se recupere la confianza de los turistas.

 

Según la investigadora, estas medidas deben apuntarse hacia el turista nacional, ya que existen factores como el surgimiento de nuevas cepas que modifiquen las restricciones de movilidad en otros países, afectando el ingreso de turistas extranjeros.

 

MEDIDAS A MEDIANA PLAZO

• Promover a Guatemala como destino seguro en campañas dirigidas al turismo internacional.
• Créditos con finalidades de inversión para buscar mayor competitividad en los servicios turísticos y lograr captar nuevos mercados.
• Fortalecer el sector privado, quienes se han organizado derivado de la crisis económica.
• Trabajar en nuevas políticas públicas de turismo, continuar con la consolidación de la Cuenta Satélite de Turismo, la cual ha quedado rezagada en cuanto a su lanzamiento.
• Reforzar la institucionalidad turística.

 

 

MEDIDAS A LARGO PLAZO

• Dedicar cierta parte del gasto público a mejorar las condiciones de infraestructura a nivel nacional y así mejorar la competitividad y obtener resultados favorables en los rankings de indicadores macroeconómicos.
• Continuar con el proceso de efectuar campañas institucionales de relaciones públicas, planes de mercadeo y todo lo relacionado con el proceso de creación “marca país”.

 

Finalmente, López Lobos destaca la necesidad de continuar con la ruta de trabajo del Plan Maestro de Turismo Sostenible 2015-2025, diseñado por el Inguat en el marco de la Política Nacional para el Desarrollo Turístico Sostenible de Guatemala 2012-2022.

 

Artículo anteriorGiammattei: Guatemala está inmersa en una guerra ideológica entre países
Artículo siguienteSueños frustrados siguen en 2022: Reportan 6,135 retornados en enero