En varios países de Europa se ha imperado la vacunación completa como requisito para ingresar a ciertos lugares; en Guatemala esta es una disposición que todavía no se aplica. Foto: La Hora.

Medios internacionales han resaltado una nueva e inevitable ola de contagios de COVID-19, en contraste en algunas zonas de Europa se habla de una cuarta ola, mientras que en otras ya es discutible una quinta etapa.

Por eso es de destacar que muchos de los países en el viejo continente cuentan con la mayor parte de la población vacunada, contrariamente, en Guatemala más del 50% aún carece de la primera dosis.

Se suponía que esta era la Navidad en Europa donde familiares y amigos alguna vez pudieron abrazar nuevamente las festividades navideñas y los unos a los otros. En cambio, el continente es el epicentro mundial de la pandemia de COVID-19 a medida que los casos se disparan a niveles récord en muchos países. (Foto AP / Vadim Ghirda, archivo)

EL CONTEXTO DE EUROPA FRENTE AL DE GUATEMALA

Durante las últimas semanas, cadenas como la BBC y CNN han reportado el rebrote de los casos de coronavirus en Europa.

Cabe destacar que, aunque la región posee índices positivos de vacunación, el virus continúa prevaleciendo aunque con menores niveles de mortalidad; por ejemplo, en Irlanda se reporta un 87% de la población inoculada, no obstante, esta semana el gobierno introdujo un toque de queda en los servicios de hostelerías.

El pináculo de casos ha sido más evidente en países como Austria, Alemania, Rumania y Países Bajos, obligando a los gobiernos a tomar medidas restrictivas de movilidad y obligar a la población a obtener la inmunización completa.

87%

De la población de Irlanda ha sido inoculada

“La quinta ola de COVID19 en Europa está generando violencia en todo el continente, ya que algunas personas preferirían combatir a la policía, en lugar de someterse a la vacunación obligatoria o cierres patronales”, dijo la periodista Laurie Garrett en referencia a las sublevaciones en Rotterdam, Países Bajos.

En Europa los gobiernos han imperado la vacunación completa como requisito para ingresar a ciertos lugares; en Guatemala esta es una disposición que todavía no se aplica.

 

UNA SEMANA SIN PACIENTES DE COVID EN EL SAN JUAN

Desde el 15 de noviembre las entidades de salud han vigilado meticulosamente el comportamiento de la pandemia, pues, según las predicciones de la Universidad de Washington, Estados Unidos, luego de esa fecha surgiría un rebrote. Este escenario aún no ha sido presentado, según mencionó el epidemiólogo Erwin Calgua.

“Los casos activos no superan los 2,500; en un hospital como el Hospital General San Juan de Dios, hasta ayer se dio el primer caso ingresado en emergencia después de una semana en la cual no tuvimos ningún caso en el área de COVID-19. Básicamente no habían casos”

Erwin Calgua, epidemiólogo del Hospital General San Juan de Dios

PRÓXIMA PODRÍA SURGIR ENTRE DICIEMBRE 2021 Y MARZO 2022

Calgua distinguió que este caso ingresado probablemente conlleve un leve rebrote, pero no tan significativo desde la perspectiva epidemiológica. La experiencia científica de la pandemia en Guatemala refleja que, entonces, la próxima ola de contagios podría aplazarse entre diciembre y los próximos meses del 2022.

“Lo que esperamos, basado en la experiencia es que, si no se remonta ahorita en diciembre, lo vamos a ver el próximo año porque a veces son cuatro meses de atraso que se comienza a ver el alza de casos en el hospital; así nos pasó en diciembre del año pasado”, recordó.

 

EL PROBLEMA NO ES CUÁNDO SINO CÓMO INGRESARÁ LA OLA

El coordinador del centro de investigaciones biomédicas de la USAC, agregó que probablemente la cuarta ola continuará aumentando en Europa y luego llegará a Guatemala.

El epidemiólogo enfatizó que lo más importante será cuán preparada esté la población cuando ingrese la ola al país, es decir, cuán alto sea el porcentaje de inmunización y la rigurosidad en las medidas de bioseguridad.

Actualmente la variante Delta es la predominante en el país. Foto: La Hora/Archivo.

“Definitivamente el tema es si nos agarran con una población sin vacunar o si se descuida en cuestión de viajar hacia el extranjero, porque tenemos gente que viaja hacia Europa y de pronto se trae alguna variante. Está la Delta plus, la cual podría esparcirse fácilmente entre la población no vacunada”, puntualizó.

En ese sentido, agregó que, aunque los datos aparenten una reducción, no se descarta un rebrote en las próximas semanas, sobre todo con el aligeramiento de las medidas de contención. “Ayer y antier eso sucedió con Antigua Guatemala. En dos semanas tendríamos que ver qué impacto se tendrá”, declaró.

LOS FACTORES QUE RALENTIZAN LA VACUNACIÓN

Para Calgua la mejor preparación ante la próxima ola sería la vacunación de la mayoría de la población; no obstante, hasta el 20 de noviembre solo ha sido inmunizada el 45.11% de la población apta a la vacuna ha adquirido la primera dosis; un 30.08% posee el esquema completo de inmunización.

“Eso ha sido de lo más difícil en Europa, más con los niños. No hablemos de una tercera dosis, lo importante ahorita es que la población alcance las dos dosis”

Erwin Calgua, epidemiólogo del Hospital General San Juan de Dios

Aunque este punto sea vital ante la crisis, existe un principal factor que evita la afluencia de la gente en los centros de vacunación.

“El problema más evidente que he visto es que de Sputnik hay disponibilidad de vacunas, pero la gente no se la quiere poner porque quiere viajar a Estados Unidos, pero Sputnik aún no tiene el aval de la OMS”, razonó Calgua.

La mayor compra directa del Gobierno de Guatemala ha sido la Sputnik V (8 millones de dosis), pero esta aún no ha sido reconocida como vacuna de emergencia en la lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Mientras ello no ocurra, es un disuasorio que he visto en el día a día y ese sí es un factor para que otras personas busquen otra vacuna”, analizó.

Pese a algunas dificultades, los guatemaltecos continúan acercándose a los centros de vacunación. Foto: La Hora/José Orozco.

En ese sentido el epidemiólogo planteó dos vías: primero, gestionar las próximas compras de vacunas con marcas avaladas para su uso de emergencia; segundo, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex) elevar una carta con el representante de la OMS y solicitar un dictamen sobre la vacuna del kremlin.

“Para quienes aún no se vacunan con Sputnik, mi sugerencia para el gobierno es que con su equipo de consultores y técnicos evalúen la búsqueda de vacunas aprobadas por la OMS. En ese sentido tendría que responder a las necesidades del público, porque está aunado al comercio; mucha gente viaja por comercio”, concretó.

F. COMA REITERA SEGURIDAD DE LA VACUNA SPUTNIK

El Ministro de Salud, Francisco Coma aseguró conocer la polémica en torno a la vacunación con Sputnik V; no obstante, reiteró que la vacuna es segura para su uso. “Yo sé lo que la vacuna Sputnik generó por no aparecer en el listado de vacunas para viajar a Estados Unidos; sin embargo, Sputnik es una gran vacuna, es de una excelente calidad y tenemos todo tipo de vacunas que pueden ayudarnos a sacar este proceso de vacunaciones”, dijo.

Aunado a ello, el epidemiólogo Calgua sugirió a la población que ya ha sido vacunada con Sputnik esperar un poco mientras es aprobada por la OMS. Además, consideró contraproducente viajar hacia otros países para adquirir otra vacuna, pues ello afecta los registros y estadísticas nacionales sobre la vacunación.

 

Artículo anteriorPrograma de Inmunizaciones de Salud iniciará con registro para terceras dosis COVID-19
Artículo siguienteConsultor explica proyecto de la Cámara Baja de EE. UU. que beneficiaría a migrantes