• Domingo, 16 de Mayo 2021
  • 21.3 C
    Guatemala
  • Secciones
×
Conecta con La Hora
Inicio Luis Fernandez Molina

Luis Fernandez Molina

Es casi seguro que los padres de Mariano hayan vivido en La Antigua y realizado el éxodo a la Nueva Guatemala de la Asunción en 1776 tras los terremotos de Santa Marta. No se sabe la fecha de su nacimiento, se estima que en 1793, como tampoco de sus padres biológicos. Por razones ignotas tomaron la deplorable decisión de dejar al crío abandonado en el portal de una vivienda. Se murmuraba que era hijo de un alto eclesiástico pero nunca se supo. En todo caso el apellido Gálvez lo debe a la bondadosa doña Gertrudis de Gálvez, dama acomodada y de sociedad que lo acogió como propio.Fue educado por religiosos en el Colegio San José de los Infantes y todo indica que era alumno aventajado. Es de suponer que sus primeras correrías era a través de las casas que se levantaban y para ver los avances en la construcción de la colosal Catedral Metropolitana en el lado poniente de la gran Plaza de Armas. Sus primeros amigos habrán sido jovencitos del círculo social más importante de la capital del reino de Guatemala.El adolescente Mariano vivió en una época muy agitada. Las primeras noticias que habrá escuchado -acaso sin entender- daban cuenta de las tropelías que se estaban cometiendo en Francia, donde habían tenido la osadía de decapitar al rey y la reina y si ello no fuera suficiente habían constituido la que llamaban República Francesa. ¡Increíble! ¿Hasta dónde iban a llegar esos monstruos enemigos de la civilización? Con las limitaciones de entonces pudo seguir los avances de un pequeño general francés que estaba conquistando a los demás reinos europeos. Hasta España, la madre España, había sido invadida.Para ese entonces tenía unos 18 años y era un joven muy despierto e inteligente, muy al pendiente de las noticias políticas. Guatemala era entonces una parte, un apéndice, del gran imperio de las Españas que tenía su sede en el Madrid donde reinaba la agitación por los cambios constantes en la geo-política europea y también de Las Indias. En 1810 se conoció la noticia del levantamiento en todo el territorio mexicano. El país del norte estaba en guerra pues los españoles mandaron contingentes para reprimir los intentos independentistas. Muy parecidas las crónicas que llegaban del Perú, Colombia, Chile, la Argentina. En fin, toda la América Hispana era un caldero en ebullición, era un mundo en transformación en el que Mariano quería ser protagonista.Fascinado por los avatares políticos tan candentes e inclinado por el derecho y las letras Mariano se inscribió en la facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de San Carlos, a pocas cuadras de distancia de su casa. Aunque hijo adoptivo era de familia de clase alta por ello es fácil es de suponer que los intereses políticos de Mariano se decantaban por los de los sectores de la sociedad con quienes se codeaba. Su apariencia igualmente era “muy europea”, la de un caballero bien vestido como puede apreciarse en las reproducciones que aparecen en los billetes de veinte quetzales, con sus tupidas patillas y el elegante rizo sobre la frente. Bajo esa divisa conservadora destacó por su diligencia e lucidez. Sus primeras actividades públicas las realizó como síndico del ayuntamiento y profesor universitario.A pesar de ser “patojo” estuvo en el Palacio de Gobierno ese memorable 15 de diciembre de 1821; acudió en representación, nada menos que, del Claustro de Doctores y extendió su voto en favor de la independencia y de que se levantara el acta que habría de documentar tan magna ocasión. A sus 25 o 26 años tenía apenas un par de años de haberse graduado como doctor en Leyes y gozaba de mucho reconocimiento, especialmente en el círculo conservador. Poco después de la independencia sobrevino otro gran debate: la decisión de mantenerse independientes o bien anexarse a México. El primer gobernante de las provincias independientes, Gabino Gaínza, designó a Gálvez como secretario de la Junta Consultiva que debía resolver respecto de la “invitación” que hiciera Agustín de Iturbide. Los conservadores apostaban por un gobierno federal fuerte y querían ampliar sus mercados por medio de una gran unidad económica; los liberales desconfiaban de los poderes centrales y querían implementar sus políticas sin interferencias de una nueva metrópoli (lo que significaría un mero cambio de Madrid a México). La mayoría de votos, entre ellas la de Gálvez, fue por la incorporación al imperio mexicano y de esta forma apenas gozamos de plena independencia menos de un año.Perp el Imperio de Iturbide -como gigante con pies de barro- se estaba derrumbando. Como consecuencia, las provincias de Centroamérica debían tomar nuevamente otra decisión trascendental. ¿Qué forma de gobierno se adoptaría? Se convino en el formato federal para mantener unidos a los cinco estados. Mariano Gálvez fue de los principales y más influyentes en la confección de la Constitución de la República Federal de Centroamérica, en 1823.En los días de la independencia hubo algunas manifestaciones a favor (pocas realmente), pero no se registra ninguna en contra de tamaña deslealtad contra su majestad (ni siquiera del representante del Rey). Era claro que todos querían la separación aunque por distintas razonees: los conservadores querían tomarel control de los asuntos políticos y, sobre todo, económicos y los liberales querían sacudir el lastre de 300 años de vida colonial. Estos últimos estaban más motivados y ganaron los primeros rounds. Destacaron los hermanoos Barrundia y Cepeda, Manuel Arce, Marino Gálvez y por supuesto, Francisco Morazán. Algunos cambios eran positivos, como abolir la esclavitud, el tributo indígena; repartos de tierra. Le birlaron la primera presidencia federal al conservador Cecilio del Valle y procedieron con los cambios: muchos y muy rápido. En el estado de Guatemala colocaron a Mariano Gálvez, quien había dado un giro de 180 grados en su ideología, fenómeno que también se ha dado en muchos personajes históricos. Los liberales trataron de modernizar la federación pero sus reformas fueron muy bruscas (divorcio civil, juicio de jurados, reducción de latifundios, educación laica, entre otros). La reacción de los conservadores no se hizo esperar. Atacaron a Gálvez por todos los frentes, incluyendo la propaganda negra, “fake news”* (propagar el cólera morbus) y provocaron una división entre los liberales* al punto que José Barrundia, connotado liberal, confabuló con el mismísimo demonio, de apellido Carrera,* para botar al presidente. Finalmente renunció el 31 de enero de 1838. La estafeta cambió de manos. ** Nihil novum sub sole.

Presidente liberal del Estado Federal de Guatemala (5)

Luis Fernández MolinaEra inmenso el ropero de mi abuela y más grande lo veía desde mis ojos de niño. Era de tres cuerpos, así les decían, pero nunca pude comprender cuántas cosas podían caber en ese espacio por muy amplio que fuera. Tenía, en consecuencia, tres puertas: en una el apartado de colgar, en otro el de entrepaños y un último de gavetas. Siempre desprendía aromas de roble, madera noble de la que estaba hecho; como todas las cosas de antes que las hacían despacio y para que duraran más que las personas. Era también común el olor de naftalina.En la puerta del medio tenía un espejo que se extendía por la hoja entera. Un espejo generoso que siempre, sin rechistar, devolvía la imagen que enfrente posaba. Acaso tenía muchas capas de memoria por las tantas cosas que le tocó reflejar. A mi abuela le devolvía la imagen de una adolescente con vestido de esa época, faldas de cuadros por debajo de la rodilla y calcetas que le cuestionaba si su sonrisa era cautivadora. Después aparecía la figura de una jovencita vestida de blanco preparando los últimos toques para lucir como la princesa que era el día de sus nupcias. Apareció después la imagen de la bella esposa al lado de un señor bigotudo y sonriente que para verse se quitó el sombrero blanco que siempre usaba.Todas esas visiones las iba grabando el espejo en alguna especie de “disco duro”. Pocos años después reflejaba a una madre radiante de emoción que insistía que su tierna, en brazos, se reconociera en el espejo luciendo su largo mantón del bautizo. Y la niña sin saber quién era la infanta que de repente le pusieron enfrente.El espejo fue testigo de como iba dejando surcos el pesado tránsito de la vida en el bello rostro de la abuela a pesar de las cremas de marca y los más humildes, pero no menos eficientes emplastos de pepino y bolsas de té. Surcos que fueron testigos de las abundantes risas y de algunos llantos. Pero de vez en cuando se examinaba y mirando por la espalda quería asegurarse que sus líneas mantuvieran aún los secretos de la seducción.Largas horas pasaba la abuela en el taburete, de tapa, alisando la cabellera que acumulaba escarcha y rocío de muchas madrugadas de tantos amaneceres; peinaba copos de nieve.Si hubiese podido hablar habría preguntado el espejo por aquel mismo caballero que se recortaba el bigote y que constantemente medía cuánto había aumentado su sabiduría y crecido la lucidez de su frente. El mismo que se ajustaba las corbatas de las modas en vigencia, ahora estrafalarias, asegurando siempre que su conjunto fuera convincente.No se apagó el espejo ni se rajó el vidrio cuando la abuela dejó de consultarle. Murió a pocos pasos de donde estaba y se convirtió en un mueble antiguo y nadie lo quería. Pasó a ser, literalmente, “un ropero viejo”. Decían que era muy voluminoso, muy vasto, que ya no iba con la eficiencia moderna, con las decoraciones dinámicas; con los closets. Lo depositaron en un cuarto que hace de bodega y allí ha quedado y solo se reanima cuando yo bajo a rescatar algunas de las muchas imágenes que empezó a registrar desde que la abuela de mi abuela lo recibió de sus padres como regalo de bodas.Aunque un día tarde mis mejores deseos a todas las Madres (así, con mayúscula) especialmente a doña Fanny y Mariaré.

El ropero de la abuela

Luis Fernández MolinaEl personaje de hoy casi trabajaba tipo “home office” porque las tres cuadras que separaban su oficina de su residencia las pudo hacer a pie. En efecto, son escasos los pasos desde la esquina de la décima calle y quinta avenida (actuales), sede del Liceo Francés, hasta el Palacio de la Audiencia, donde está la Concha Acústica. Acaso por su avanzada edad algún carruaje del gobierno le hacía el traslado. Don Gabino Gaínza nació en la región norte de España, en Viscaya, País Vasco; se estima que fue cerca de 1753. Se tiene noticia de que en 1783, o sea a los 20 años de edad, combatió una rebelión indígena en el Perú encabezada por el mítico Túpac Amaru. Luego accedió a diferentes cargos en el mismo Perú y en Ecuador donde contrajo matrimonio. Iba escalando en su carrera militar hasta llegar al rango de Brigadier (equivalente a General de Brigada).Posteriormente fue comisionado más al sur, a Chile, donde se estaba desarrollando una abierta guerra independentista por parte de patriotas chilenos. Bernardo O´Higgins y Juan Mackenna fueron comandantes militares contra los que los que lucharon los ejércitos leales al rey de España. Hubo combates en Talca y Concepción, entre otras ciudades. Firmaron el Tratado de Lircay (cerca de Talca) en 1814, que pareció ser una concesión y casi rendición de los patriotas. Sin embargo no fue más que una tregua en la guerra y un respiro para los rebeldes; el virrey Abascal cuestionó acremente la actitud de Gaínza. ¡Traición al rey! Por lo mismo fue sometido a proceso en Lima acusado de extralimitarse en cuanto a sus órdenes y de haber sido benévolo o tener simpatías con la causa independentista (ojo). Gaínza fue sometido a un penoso proceso militar (corte marcial); aunque fue absuelto y tuvo que ser transferido al Virreinato de Nueva Granada (básicamente Colombia y Venezuela) y poco después al Virreinato de Nueva España (México).Cerca de 1815 el asunto independencista era incontenible y se estaba decantando en favor de los ejércitos americanos y España iba en retirada. En forma casi simultánea hubo movimientos en México (grito de Dolores), Colombia y Perú (Bolívar), Argentina (San Martín), Chile (O´Higgins). En el Reino de Guatemala hubo alzamientos en León, Granada, San Salvador, Guatemala (Conjuración de Belén) pero las autoridades españolas consideraron que con un gobierno fuerte lo podían contener. Por eso mandaron de Presidente a don José de Bustamante y Guerra quien hizo honor a su segundo apellido. Militar recio, intransigente, disciplinado que impuso mano dura contra cualquier intento independentista. Pero, en marzo de 1818 fue sustituído por el Carlos de Urrutia y Montoya, hombre mayor y enfermo quien a su vez fue sustituido por el también entrado en años Gabino Gaínza.Muchos expresaron sorpresa y descontento contra ese nombramiento: su edad, su proceso en Perú, su carácter vacilante y las sospechas de sus simpatías con los rebeldes. Asumió el poder en marzo de 1821, rondando los 67 años. Pero apenas a los 6 meses de gobierno, él, Gabino Gaínza, quien representaba a su majestad el rey de España, fue quien convocó a cabildo del 15 de septiembre de 1821. Lo demás es historia. Tras la disputa de los realistas contra los independentistas vino la de los que proclamaban independencia total frente a los que querían anexionarse a México. En el Acta de Independencia de Centroamérica se convocaba a un congreso el 1 de marzo del año siguiente (6 meses después) en el que “había de decidirse la independencia así como la nueva forma de gobierno.” En dicha Acta aparece, en primer lugar, la firma del representante real, Gabino Gaínza quien, conforme la misma Acta permanecía “jefe” solo que en bando diferente.El congreso convocado para el 1 de marzo de 1822 nunca se realizó porque en enero de ese año, o sea que a menos de 4 meses de ser independientes, Agustín de Iturbide “invitó” a Gaínza a que Centroamérica formara parte del vasto Primer Imperio Mexicano (que abarcaba desde Oregón hasta Panamá). Al parecer parlamentaron y le ofreció a Gaínza el gobierno de una provincia, promesa que Iturbide nunca cumplió. El Emperador envió como su delegado al italiano Vicente Filísola para que instara a los centroamericanos que se anexaran. Para facilitar el “convencimiento” se hizo acompañar de un pequeño ejército. Filísola relevó al anciano Gaínza, hasta que se derrumbó el propio Imperio Mexicano pocos meses después. En julio de 1823 se forman las Provincias Unidas del Centro de América y después vendría la República Federal de Centro América.Desde entonces desapareció el rastro de Gaínza. Se cree que murió en México en 1829, arropado por la total pobreza y envuelto por el manto del anonimato. Un dato revelador de la personalidad de Gaínza es que en su estadía en Sur América firmaba como “Gabino” y en Centroamérica como “Gavino”. Curioso.

Nuestro primer gobernante

Luis Fernández MolinaPROMESAS ELECTORALES. Orondo y ufano, sin hacer esfuerzo alguno por ocultar su rebosante satisfacción, el Presidente actual del Congreso afirma que con la reciente aprobación de la modificación de la Ley de Contrataciones del Estado (LCE), se cumple “una promesa electoral.” Ahora bien ¿Cuál promesa? Yo no la tengo presente; la habrán anunciado en la campaña, tal vez, pero no era de las promesas que repetían en los estribillos y cancioncitas de propaganda. ¿Ofrecieron subir los montos de las compras estatales?En su caso dicha publicidad y promesa habrá ido dirigida a un “grupo objetivo” (un “target” dirían los mercadólogos). Tal destinatario serían los alcaldes, aliados imprescindibles en la gestión de votos en sus respectivas comunidades. Ahí si encaja la idea. Para que los alcaldes motiven a “sus bases” dichos alcaldes deben a su vez estar motivados: tendrán mayor libertad de celebrar contratos.Y hablando de promesas de campaña recuerdo otras: erradicar la corrupción; transparencia en la gestión pública; publicidad actos administrativos; combate a la desnutrición (¡que es tan urgente!); ampliación de carreteras y mejoras de infraestructuras; reformas a la Ley de Servicio Civil; etc. También recuerdo promesas sobre una cruzada moralista, que empezaba por el cierre de bares, al menos de un tal “Bar Lacén” y de los prostíbulos, como que iba a ver menos hijos de p… o, por lo menos, no iba a haber uno más; algo así entendí.Por otro lado no es claro si la promesa en cuestión era del Legislativo (candidatos a diputados) o del ejecutivo siendo que por mandato constitucional no debe hacer interferencia entre ellos. Si la promesa era del ejecutivo ¿por qué la honra el legislativo?Algunos diputados y alcaldes defienden la reforma aduciendo que los alcaldes (y otras autoridades) se deben regir por el mandato legal y ser honestos en su gestión. Si pues. Totalmente de acuerdo, pero nadie más que ellos conocen la realidad nacional. Conseguir dos o tres cotizaciones “independientes” es el truco del viejo tahúr. Aducen que son temas de conciencia y que cada alcalde debe ceñirse por su conciencia. Cierto. Pero la realidad nos da una lectura diferente y el pueblo es quien paga los platos rotos.PASO A DESNIVEL. El paso de San Lucas es una radiografía que retrata nuestra triste realidad. Por un lado lo precario de todo nuestro sistema vial. Paupérrimo. Luego resalta la falta de coordinación entre las diferentes entidades: alcaldías de San Lucas, Mixco, Micivi. La obra excede los intereses sanluqueños, es un asunto de interés nacional. También desnuda la falta de visión urbanística de nuestras comunas: otorgan licencias a troche y moche sin ninguna planificación, especialmente con proyectos que están frente a carreteras internacionales. Denuncia también la falta de comunicación y transparencia: ¿Por qué no han publicado los planos de dicha obra? Tuve ocasión, con el entonces alcalde Plaza, de ver unos planos que me parecieron muy alambicados y enredados; un camino auxiliar de medio kilómetro. Ignoro si tales son los que están por ejecutarse. En principio sería más simple un paso elevado, como el de Santa Rosalía, C. a El Salvador; ello permitiría el cruce de ambos lados de la población. Parte del problema es que no hay espacio para los entronques adicionales pero debe empalmar en alguna parte. La figura de la expropiación está en la Constitución y creo que con buen criterio y justifica debe tomarse en cuenta. Valga agregar que el camino por Mixco, Jabón la Luz, sería un vericueto estrecho y sinuoso que a diario provocaría muchos atascos.

Cuadros cotidianos

Luis Fernández MolinaLos terremotos de 1773 fracturaron los muros de todas las construcciones. Pero también fracturaron la moral de los pobladores para quienes el duro golpe alteró radicalmente su forma de vida. Quienes habrán resentido más los cambios fueron los niños. No comprendían por qué las yacían en el suelo las protectoras paredes y por qué la familia entera pernoctaba en la calle. No captaban por qué había tanto lamento de los vecinos y tanta preocupación por los alimentos.Entre esos menores había uno de 5 años que era muy sensible, observador y reservado. Contemplaba ese universo que en unos pocos días se había desmoronado como los ladrillos que yacían a la par de las tejas quebradas, las maderas rotas y trozos de repello. Solo escuchaban las discusiones que subían de tono entre “terronistas” y “traslacionistas.” ¿Cómo podían dejar desocupadas las casas? ¿Desmantelarían la casa grande que acogía a los padres y nueve hijos de la familia Larrazábal y Arrivillaga situada muy cerca de la Plaza de Armas? Las iglesias ¿las iban a abandonar? ¿Qué iba a pasar con las fuentes de los parques y los edificios públicos? ¿Y qué sería de los conventos tan hermosos que tenía la ciudad? Y sobre todo ¿a dónde marcharían?Aumentaba la confusión cuando, siguiendo las inapelables ordenanzas de don Martín de Mayorga que obligaba al abondono de la ciudad. Hasta amenazó con la demolición de los edificios públicos que se mantenían erguidos. Finalmente se organizaró el éxodo; las caravanas hacían trayecto al nuevo sitio subiendo por Las Cañas, pasando por Milpas Altas, San Lucas, Mixco. Largas colas de gente, caballos y mulas. Las carretas cargaron con todas las propiedades muebles de los habitantes y con cuanto material de construcción podían llevar. Hasta intentaron cargar con las columnas del edificio del Ayuntamiento, un señorial edificio que había sido inaugurado apenas en 1743, solo 30 años antes. Afortunadamente desistieron por el peligro y lo trabajoso.En la nueva ciudad le asignaron a don Simón de Larrazábal, rico comerciante de añil de origen vasco, un solar situado a dos cuadras de la parte trasera del sitio destinado para la nueva Catedral. Empezó allí la construcción de la nueva residencia familiar de los Larrazábal. El pequeño Antonio crecía al ritmo con que se iba levantando la ciudad. Desde pequeño fue buen estudiante y clara su disposición por los estudios y su vocación por la vida religiosa. A los 20 años se graduó de bachiller en Teología y fue nombrado subdiácono. A los 23 años obtuvo su graduación en Sagrados Cánones en la Real y Pontificia Universidad de San Carlos Borromeo.Para el cambio de siglo Larrazábal, de 32 años, ya destacaba; era doctor en Teología y Derecho Pontificio, Rector del Sagrario de la Catedral, secretario de Cámara del Arzobispado. Le tocó al joven intelectual desenvolverse en una época turbulenta; pocos momentos históricos de tan corta duración, han sido tan convulsionados y decisivos como esas dos primeras décadas del siglo XIX. Para entender sus logros es menester asomarnos a lo que se estaba desarrollando en el escenario mundial, especialmente en Europa.La resistencia española nunca aceptó la Constitución de Bayona impuesta por Napoleón. El Consejo de la Regencia de España, en nombre del depuesto y abdicado rey Fernando VII, convocó a representantes de todas las Españas para reunirse en la sureña ciudad de Cádiz –hasta entonces único territorio libre del dominio napoleónico—. La Audiencia de Guatemala nombró a sus delegados quienes hicieron largo viaje, aunque llegaron casi al cierre de los debates. Por Guatemala se eligió --por sorteo--, a don Antonio Larrazábal quien llegó a ser nombrado Presidente de esas Cortes. Sí, Presidente. Hubo también representantes por Costa Rica, Nicaragua, San Salvador, Honduras y Chiapas. Las batallas en la Península continuaban decantándose en favor de las armas españolas pero ello no impedía que los diputados continuaran los debates. La nueva constitución que fue emitida el día 19 de marzo de 1812, día de san José, por ello se le conocía como “la Chepa”--de allí el grito de ¡Viva la Chepa!--. El pueblo la acogió con mucho júbilo. Era una constitución “moderna”, de avanzada, que establecía una monarquía constitucional frente al absolutismo real, consolidaba la representación popular de las Cortes. Por esa razón cuando se expulsaron definitivamente a los invasores franceses Fernando VII –el rey Felón—reasumió plenos poderes y lo primero que hizo fue repudiar esta constitución de Cádiz. Fernando, rey mal querido, quiso restaurar el absolutismo y se ensañó contra los diputados que habían osado intentar limitar su divinos poderes; entre ellos don Antonio. Por tamaño delito fue condenado, en 1814, a 6 años de prisión, los primeros en Cádiz y luego en el convento de Belén en Guatemala. Salió libre un año antes de la independencia, en 1820. Al recobrar su libertad fue elegido, nuevamente, Rector de la USAC y un año después figuraría como uno de los próceres de la independencia. Con la anexión a México fue nombrado representante por Guatemala. Igualmente fue nombrado delegado centroamericano ante el congreso Bolivariano de Panamá de 1826.

Serie Bicentenario (3)

Luis Fernández MolinaEs común que reclamemos “nuestros derechos”. Esos derechos emanan de un orden que nosotros mismos hemos diseñado en el marco de una convivencia social que se procura sea lo más armoniosa posible. Son la cara complementaria de un sistema de contrapesos en la ecuación: derechos versus obligaciones. De esa cuenta exigimos “derechos individuales” (intrínsecos según algunas escuelas jurídicas) como nuestro derecho a la vida, a la libre expresión y locomoción, de industria y negocio, nuestro derecho de propiedad, etc. y otros “derechos sociales”, algunos que son imprecisos: a la cultura, a la salud, al trabajo, a la tierra, al medio ambiente sano, etc.Estos derechos son meras construcciones humanas y por ende temporales, los hacemos valer frente a la autoridad o ante los jueces cuando se presenta una situación inesperada. En tales casos es fácil detectar en qué consiste la violación de esos derechos y por ende nuestra exigencia de enmienda. ¡Vía amparo si fuere menester! Nos sentimos sólidos porque existe un derecho previo y una autoridad preestablecida. Para eso estamos los abogados, para abogar por esos derechos, para consolidarlos o enmendar entuertos.Pero en un escenario mucho más amplio y trascendente, cuando se presenta un suceso que excede nuestras limitaciones humanas. ¿Qué derecho reclamamos? Como simples mortales ¿qué carta o constitución podemos invocar para retornar a nuestro confort? Quedamos solos, “chiflando en la loma.” ¿Qué podemos reclamar frente a una enfermedad? ¿Qué derecho invocamos ante la muerte de un ser querido? ¿Qué derecho reclamamos ante una calamidad como la presente pandemia? Y lo más importante: ¿Ante quién hacemos esos reclamos? Es claro que incursionamos en el terreno de lo espiritual, lo metafísico, de lo teleológico. Para algunos es el destino, otros el karma, y otros la religión.Surge el escenario de la fe en que los seres humanos, todos, se dividen en cuatro grupos: a) los que no creen en la existencia de dioses (ateos); b) los que admiten que puede o no haber un dios pero que no hay comunicación directa (agnósticos); c) los que sí creen que hay un Dios pero no reconocen una revelación en particular y no pertenecen a confesión alguna (deístas); d) los que creen y profesan determinada doctrina o religión (devotos).En mi caso agradezco la instrucción que desde infante recibí en la misma fe que reconfortó a mis ancestros. Una fe en esa Iglesia cristiana que fundó Jesucristo al nombrar a Simeón, Pedro, como la piedra fundamental y lo confirmó “apacienta mis ovejas.” Con ese sello apostólico que se fundamenta en que “lo que ataren en la tierra queda atado en el cielo” y que por la faz de la tierra fueron compartiendo la buena nueva que ha servido de alivio y consuelo a generaciones en este paso por la vida, a veces pradera feliz y a veces como valle tenebroso.Una Iglesia que ha sido atacada y criticada a lo largo de dos mil años desde que el Fundador se elevó por las nubes. De haber querido perfección en su Iglesia, posiblemente se hubiera quedado en esa pequeña loma cercana a Jerusalén, pero ascendió a los cielos. Por lo mismo, algunos ministros, falibles como seres humanos, habrán cometido hechos muy lamentables, que negarlos sería una defensa oficiosa y necia, que ofendería a las víctimas. Pero eso si ellos se torcieron en el camino (y en grande), les llegará el día de su juicio al igual que todos; son ellos los que fallan, no la Iglesia. Quitando a esos “judas” el resto de la Iglesia persiste y se fortalece. Crece y celebra el cercano día de la Ascensión.

Reflexiones Pascuales II

Luis Fernández MolinaEl protagonista de hoy no debería aparecer en esta serie. No era guatemalteco, era francés, más bien era corso. Pero sus acciones tuvieron tanta influencia en todos los guatemaltecos que bien merece un espacio en este recorrido histórico.La independencia de América Latina se debió a una combinación de factores (como casi todos los hechos trascendentales). Estuvo, claro está, la valentía de los guerreros que en el campo de batalla desafiaron a las huestes reales en Nuevo México, la gran Colombia, en La Plata, en los Andes, etc. Pero otros elementos deben tomarse en cuenta en esa ecuación: hemos sido injustos con un pequeño general -tal vez por eso- cuya acción fue decisiva para que cortáramos la dependencia de una España que estaba en grandes apuros.Sin Napoleón la independencia se hubiera dado pero quizá unos 30 o 50 años después. El dominio colonial duró 300 años y el concepto de pertenencia de las colonias se fue consolidando. Por eso el eterno enfrentamiento entre “la audiencia” y “el ayuntamiento”, esto es, el poder del rey y el poder del pueblo (valga la vista de la Plaza de La Antigua en donde están frente a frente). Los criollos, descendientes de los conquistadores creían que esta tierra la obtuvieron gracias al arrojo de sus antepasados y por lo tanto poco debían al rey; por el contrario, era el monarca quien debía estar agradecido a los conquistadores que con su espada extendieran el dominio real y de la cristiandad. Además siendo que Madrid estaba muy lejos la administración de las provincias se complicaba; no se podía administrar en base a “cédulas reales”que redactaban funcionarios reales que no tenían idea de Las Indias y que tardaban meses, años, en llegar. Por eso se fortalecía “la Patria del criollo” quienes veían mal a los arrogantes peninsulares que llegaban a la Audiencia: “Gachupín con criollo, gavilán con pollo.”A finales del siglo XVIII el escenario estaba a punto de caramelo para la emancipación, pero no todos querían luchar en el combate que seguramente iba a oponer el ejército del Rey. Iba a haber guerra, sin duda alguna y entran aquí las estrategias de guerra. Y es aquí cuando vibran las trompetas para dar ingreso nuestro personaje: Napoleón.La historia empieza apenas unos 20 años antes con la Revolución Francesa. No tanto por la difusión de las nuevas ideas igualitarias sino que por la anarquía en que degeneró (el Terror y el Gran Terror), los franceses reclamaban orden, esto es, “mano dura” y aprovechó un ascendente militar. Impuso el orden y se quedó en el poder; no como cónsul ni director ni nada de eso.Pero Francia le quedó chiquita al Emperador de los franceses y quiso extender su imperio en toda Europa. Acaso el único obstáculo real era Inglaterra a la que combatió por mar (con idea de invadirla). En la decisiva batalla de Trafalgar (cerca de Cádiz) fue derrotada la flota franco-española; para contrarrestar a los ingleses, Francia decidió bloquear todos los puertos del continente para asfixiar el comercio británico.Portugal, aliada de los ingleses, se opuso; entonces Napoleón la invadió, para cuyo efecto sus ejércitos debieron atravesar España, su aliada. Pero se sintieron a gusto con “su aliada” y el Emperador decidió consolidar la situación colocando a su hermano José Bonaparte (Pepe Botella) como “Rey de España e Indias” (1808). Finalmente, y en medio de una gran crisis económica, los españoles se rebelaron; su ejército estaba tan debilitado que tuvieron que resistir por medio de las famosas partidas de “guerrilla” (se cree que ese término aquí se acuñó). Para colmo, el estandarte de los españoles, esto es, su rey, era un indeseable, un absolutista de difícil trato: Fernando VII (el Rey Felón). Con todo en 1812 se logró redactar la Constitución de Cádiz en la que tuvo destacada participación Antonio de Larrazábal y que fue la constitución que a la que dimos golpe de estado en 1821.Irónicamente, mientras España libraba su “Guerra de Independencia” (1808-1814), los países latinoamericanos -que, como “españoles” expresaron su plena adhesión al cautivo Fernando VII-, empezaron con sus propias guerras de independencia de España. Era obvio que se aprovechaba las debilidades del contrincante, además el orden institucional hispano estaba totalmente fraccionado; no había autoridad. España apenas podía combatir y expulsar a los franceses (que finalmente lo logró después de que Napoleón se debilitó con la invasión rusa y tras Waterloo).Por ello no es casual que los primeros gritos de separación y declaraciones de independencia se dieron en medio de esa coyuntura; el primero que se registra el de Ecuador en 1809; en 1810: la revolución de mayo en Argentina, el grito de Dolores en México, la independencia de Chile; en 1811 Paraguay, Venezuela y Cundinamarca (Colombia). En nuestro caso no fue menester desenvainar la espada: “nuestros padres lucharon un día, encendidos en patrio ardimiento” pero afortunadamente lograron la independencia “sin choque sangriento.”

El prócer que no figura en los cuadros (2)

Luis Fernández MolinaNOTA. Inicio la presente serie “Bicentenario: Personajes de Guatemala”, con un canto de alabanza a la belleza de nuestra patria. Difícilmente hubiera podido encontrar mejor pieza como esta por la riqueza del poema y las circunstancias de su creación. Los demás personajes irán apareciendo los días sábado gracias al espacio que La Hora proporciona.Si algún laboratorista quisiera extraer algunos gramos de tristeza y melancolía en su forma pura, bastaría con que exprimiera el poema A los Cuchumatanes. Sus versos son flores exquisitas, extraordinarias, pero amargas; lucen en las ramas de un árbol que profundiza sus raíces arraigándose por el mucho amor a esta tierra. La tierra del autor: Juan Diéguez Olaverri.Los guatemaltecos debemos estar agradecidos de alguien que haya compuesto tan hermosa elegía a nuestra patria y los amantes de la poesía igualmente deben aplaudir la lírica del poeta.“¡Oh cielo de mi Patria!/¡Oh caros horizontes!/¡Oh azules, altos montes;/oídme desde allí!/ La alma mía os saluda,/cumbres de la alta Sierra,/murallas de esa tierra/donde la luz yo vi!” Juan Diéguez Olaverri no era poeta ni escritor de tiempo completo. Era abogado, tenía su oficina jurídica y también ejerció como Juez de Primera Instancia en la capital y en La Antigua. También fue activista político que heredó las ideas liberales de su padre quien, como Secretario de la Diputación Provincial de su natal Huehuetenango, suscribió el Acta de Independencia en 1821; para ese entonces Juan tenía 8 años. Desde esa temprana edad los oídos de Juan venían escuchando exaltadas proclamas de libertad y de cambios.Con el paso de los años fue consolidándose su ideología liberal. Con las ilusiones propias de la juventud a sus 18 años idealizó reformas para sacudir el lastre dejado por tres siglos de la Colonia. En 1831 el liberal y revolucionario (por cuanto innovador), Mariano Gálvez tomó posesión como Presidente del Estado Federal de Guatemala. Para los liberales empezaba un amanecer y se abría un horizonte de muchas esperanzas para dar forma al Estado y a la estructura de la Federación (que con Morazán se decantaba por el liberalismo). Empezaron a implementar muchas transformaciones pero iban muy rápido y cometieron muchas tropelías, especialmente contra las órdenes religiosas y, claro está, hicieron piñata con los bienes de los conventos. Por lo mismo generó mucha resistencia de los conservadores temerosos de la inclinación laica -léase atea- de los liberales. Tanto movimiento.Grande habrá sido la frustración de Diéguez cuando en enero de 1838 los conservadores derrocaron a Gálvez. Llegaron al poder los “cachurecos”, los burgueses, la élite, encabezados por “el Indio” Rafael Carrera. Diéguez Olaverri se oponía al despotismo del nuevo gobierno y confabuló en una conspiración que pretendía acabar con el régimen conservador dándole muerte a Carrera. El plan se planificó meticulosamente. Atacarían con armas cortas en la Catedral con ocasión de los funerales del arzobispo Ramón Casaus (quien había sido expulsado por Mariano Gálvez) el 26 de junio de 1846. Pero hubo unas filtraciones y se develó la conjura. Juan y su hermano Manuel, también conspirador, salieron huyendo pero los esbirros de Carrera los encontraron en Salamá. De regreso en la capital los confinaron en el Castillo de San José (centro cívico) en espera de su ejecución. Sin embargo, en uno de aquellos giros extraños e inexplicables de toda historia el “caudillo adorado de los pueblos” les conmutó la pena capital por el destierro.El poema, como pieza de poesía, es bello pero se ilumina cuando ubicamos las circunstancias en que se escribió: un patriota que sale al destierro por el camino del norte, por Huehuetenango -tierra de sus antepasados-, donde contempló los majestuosos Cuchumatanes, pensando que acaso por vez postrera. Juan pensó que nunca iba a regresar –triste- tenía entonces 35 años.“En tanto que la sombra/ no embargue el firmamento,/ hasta el postrer momento/en vos me extasiaré;/ que así como esta tarde,/ de brumas despejados,/tan limpios y azulados/ jamás os contemplé.” Se radicó en Chiapas y casó con una dama chiapaneca y regresó a Guatemala en 1860 casi solo a morir, 3 años después, en La Antigua (de 50 años). Carrera murió en 1865 (a los 51 años) pero el régimen conservador continuó hasta la llamada “Revolución Liberal” encabezada por Rufino Barrios en 1871 (aunque una acepción diferente del liberalismo anterior).En alguno de los registros públicos debe haber una sentencia dictada por el Juez Diéguez Olaverri o un memorial auxiliado por él como abogado. Qué lujo sería tener en las manos un documento signado por la misma pluma que escribió uno de los más intensos cantos de amor que alguien haya dedicado a su tierra. El amor, en su sentido amplio (no solo limitado al de pareja) toca las fibras más sensibles del alma y hace brotar los versos más profundos empero nos muestra sus dos caras, la alegría y regocijo cuando es correspondido, y la profunda melancolía e incontenible tristeza cuando apartado del ser amado.Una plaza conmemorativa se construyó hace varios años, casi al terminar el ascenso. Allí colocaron en sendas columnas las estrofas de este poema inmortal. Se convierte en una parada obligatoria, una peregrinación para tributo del poeta que sacrificó mucho en aras de sus ideales y para contemplar desde allí, como él lo hizo, el portentoso paisaje que ante los ojos se despliega.

El Cantor de las Cumbres

Luis Fernández MolinaLa actual iniciativa del “combate a la corrupción” me trae a la mente la limpieza del lago de Amatitlán. De poco servirían químicos especiales o mágicos, mientras no se detengan las corrientes de aguas negras y desechos industriales que bajan por los declives. Traducción: serán poco efectivas las acciones aisladas de combate a la corrupción mientras no se ataque el generador central de la fuente principal de la contaminación: el sistema electoral. Cambios verdaderos, estructurales, solo se irán apareciendo cuando la población rescate su derecho a una elección más directa, menos manipulada.Y nos urge un cambio para generar un país diferente. En un Estado de Derecho, con certeza jurídica se respirará un aire más oxigenado; así la productividad va a incrementarse y por ende los empleos y salarios. Serán menores los incentivos (o necesidades) para migrar. Traducción: promovamos la iniciativa de los empleadores, desde los más pequeños hasta los grandes.Otra imagen me viene a la mente: el negocio de un amigo transportista; es consciente que debe renovar sus 5 camiones, pero sabe que no es momento oportuno para tan gran inversión. Por eso mejor gasta en hacer reparaciones (chapuces) que le sostengan unos 5 años. Traducción: Los cambios mayores requieren reformas constitucionales y de otras leyes mayores, por lo mismo adaptémonos mientras tanto a cambios menores que están a la mano. A guisa de telegrama, se necesitan reformas en:Laboral. Mejorar el sistema de indemnización que la propia CPRG contempla: ej. legalizar formalmente que la indemnización se pueda “actualizar”, de forma voluntaria, cada 5 o 7 años. Legalizar igualmente el contrato a tiempo parcial, así como los salarios diferenciados que la CC anuló bajo premisa de que atentaban contra la igualdad. ¡Argumento falaz! Hoy día existen salarios diferentes, para empezar en el propio acuerdo que establece salarios mínimos y en el propio Código de Trabajo está el salario menor de los aprendices. Es claro que habrá complejidades y resistencias.Fiscal. Que el IUSI, que sea parejo un 3 x millar en todos los inmuebles. Actualizar la normativa catastral de manera que los valores sean más realistas. Paralelamente reducir el IVA en operaciones de primera compraventa de inmuebles. Facilitar el cobro de impuestos y analizar la posibilidad de dar valor a todas las facturas para que así la población siempre las exija. Todo inversionista es “competidor” con los otros que se dedican al negocio y no es justo que el otro evada descaradamente impuestos.Mercantil-Administrativo. Para evitar tanta empresa de cartón que afecta el cobro fiscal y la transparencia en licitaciones públicas, que los representantes legales tengan y reporten un salario que sea acorde a sus funciones y al monto de las operaciones y de las licitaciones. Nos quitaríamos tantos testaferros y cartulinas. Que en las escrituras constitutivas se indique cuál es el “objeto principal” de la sociedad porque hoy día, igual puede una empresa dedicarse a construir caminos que proveer shampoo, fabricar comida, producir medicinas, etc. El objetivo principal de una organización, asociación mercantil, es un giro específico que debe resaltarse.Penal. Adecuar la prisión preventiva al mandato constitucional (artículos 13 y 14), como una excepción. Implementar los brazaletes a costa del procesado. Invertir en más juzgados penales para agilizar los procesos penales y de esa forma garantizar el debido proceso y la certeza de condena. Evitar la penalización del derecho civil y el terrorismo fiscal: En un ambiente de miedo y poca certeza los empresarios se cohíben.Administrativo. Aprobar la ley que facilite los trámites administrativos (declaración jurada en muchos casos, tal como está en Costa Rica y otros países).

Reformas para mejorar la productividad

Luis Fernández MolinaAprovechando el impulso fervoroso de la Pascua Florida me tomo la licencia para extenderme con temas relacionados. Como cristiano que soy, he rechazado siempre la figura de Poncio Pilatos por su papel en la Pasión; pero algo más, como abogado y aficionado a la filosofía política también recrimino que nos haya privado de conocer “la verdad” de primera mano. En efecto, el evangelista Juan nos relata que Jesús contestó a Pilatos: “Yo para eso he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.” Intrigado el Prefecto le preguntó: “¿Qué cosa es la verdad?” Y es aquí donde todas las generaciones nos quedamos esperando porque Pilatos, lejos de esperar la respuesta “salió otra vez a los judíos y les dijo: yo no hallo en Él ningún crimen.” ¿Por qué no esperó unos segundos para que Jesús respondiera? En todo caso ¿Por qué preguntó sobre la verdad? Sabríamos de palabras del mismísimo Maestro, del único que podría saber, lo que es la verdad. ¡Cuánto nos ha costado la impaciencia de Pilatos! Nos habríamos ahorrado muchas disputas y muchos debates acerca de la verdad.En otra reflexión, cada uno de los cuatro evangelistas debía cumplir una sagrada misión y lo hicieron a cabalidad. Pero no eran reporteros, no eran periodistas porque de serlo habrían ampliado la información desde un enfoque humano. Me explico: el mismo san Juan (que seguramente estuvo allí) nos relata que ese día en Betania: “corrieron la piedra a un lado. Entonces Jesús miró al cielo y dijo “Padre, gracias por haberme oído. Tú siempre me oyes, pero lo dije en voz alta por el bien de toda esta gente que está aquí para que crean que tú me enviste. Entonces Jesús gritó: ¡Lázaro, sal de ahí! Y el muerto salió de la tumba con las manos y los pies envueltos con vendas de entierro y la cabeza enrollada en un lienzo. Jesús les dijo: ¡Quítenle las vendas y déjenlo ir!” En ese preciso momento alguien debió preguntarle (al estilo de algunos impertinentes periodistas con el micrófono en ristre): “Lázaro. ¿qué sentiste en estos cuatro días?” “¿Qué nos puedes compartir de ese sueño profundo que tuviste?”Pero no fue así, el contenido de los santos Evangelios es un justo balance entre información y fe; lo que debemos saber y lo que debemos creer. Brinda el suficiente conocimiento para reconocer el rumbo que se debe andar motivado por una firme convicción. Jesucristo, autor de toda la verdad, quiere que nosotros la vayamos descubriendo. Nos indica el camino para que cada alma avance con la iluminación de su propia fe, se refuerce con la esperanza de llegar a la meta y se apoye en la herramienta infalible de la caridad.Item más. La Pascua es una fiesta solemne pero no por ello debe enclaustrarse en los gruesos muros de las iglesias y los conventos. No. Es un regocijo que debe manifestarse todos los días en la casa, la calle, la oficina, etc. Por eso muy atinada la procesión que el padre Orlando y colaboradores, hicieron en el templo La Merced en su acostumbrada misa dominical. En contraste con el pausado paso fúnebre de las procesiones (que así debe ser), los cargadores del Cristo Resucitado hicieron todo el recorrido bailando (bueno, al menos lo intentaron) y al son de la Sandunga y otras melodías tapatías recorrieron los corredores del templo. Es la expresión de una alegría sincera, que no proviene de afuera (dinero, fama, comodidades, guaro, etc.) sino que surge del interior.

Reflexiones Pascuales

Más noticias

Por Jeanelly Vásquez jvasquez@lahora.com.gtLa Defensoría de Personas Privadas de Libertad de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) visitó el centro carcelario ubicado en Mariscal Zavala para verificar la situación de Gustavo Alejos e informó que el reo estaba aislado en el área de Covid-19. Mientras que la Dirección General del Sistema Penitenciario aseguró que Alejos siempre ha estado apartado, pero no en el área de enfermos.El motivo de la visita de la PDH al centro Mariscal Zavala fue para verificar el estado de Gustavo Alejos Cámbara ante las amenazas que denunció el ministro de Gobernación, Gendri Reyes, de enviarlo a las Bartolinas.Por medio de un oficio, el privado de libertad informó al Juzgado de Mayor Riesgo D que el Ministro de Gobernación lo había presionado con llevarlo a otra área de Mariscal Zavala; Reyes dijo ayer desconocer el tema.“Defensor de personas privadas de libertad verificó situación de Gustavo Alejos ante amenazas del ministro de Gobernación de trasladarlo a las Bartolinas, al momento de la verificación se encontró en área de aislamiento por Covid-19 en Centro de Detención ubicado en Mariscal Zavala”, publicó la PDH en su cuenta oficial de Twitter.[embed]https://twitter.com/lahoragt/status/1393231156343103489[/embed]Se consultó con la Secretaría de Comunicación del Sistema Penitenciario sobre estos hallazgos y respondió que el procesado por el caso Comisiones Paralelas 2020 no fue removido de su área. “En relación con que si fue cambiado de sector es negativo, él sigue en el mismo sector. Donde él está se llama “Aislados”, pero siempre ha estado allí”, aseguraron.Por su parte, el SP detalló que esta cárcel no cuenta con área de bartolina y destacó la posibilidad de que Alejos sea alojado allí.

PDH INFORMA CONSTRUCCIÓN DE TRES BARTOLINAS EN MARISCAL ZAVALARelacionado a la visitita de la defensoría, la PDH comunicó en redes sociales que en la Brigada Militar Mariscal Zavala se construyeron con autorización del Ministerio de Gobernación tres bartolinas mínimamente ventiladas.En su visita al centro de detención la Defensoría de las Personas Privadas de Libertad también verificó esa denuncia.“Se constató la construcción y culminación de tres bartolinas con mínima ventilación, pegadas al sector de aislamiento del centro penal, construidas por autorización del Ministerio de Gobernación. A Juicio de la población privada de libertad, dichas bartolinas no corresponden al perfil criminológico que habita ese centro penal. Al momento de la verificación las bartolinas estaban vacías”, pronunció la Procuraduría.

PDH: Alejos está aislado en área de Covid-19; SP dice que...

Por Ana Lucía González agonzalez@lahora.com.gtLa escuela rural del caserío La Llorona, en el municipio de La Libertad, Petén, es el único edificio escolar en esta alejada comunidad del país. Desde hace más de un año, las aulas están vacías a causa de la pandemia del Covid-19. Los escritorios empolvados fueron arrinconados al fondo de las clases y los uniformes guardados, sin embargo, la educación no se detuvo, debido al esfuerzo de la directora y profesora, Irma Oscal.El 2020 representó un cambio drástico para los 110 estudiantes de nivel primario que dejaron de asistir a las clases presenciales en ese lugar por la emergencia sanitaria.Esta aldea, originalmente un campamento de chicleros, está ubicada a tres horas en bus de la cabecera de Santa Elena. La mayoría de sus habitantes viven en la pobreza, por lo que ningún grupo familiar dispone de una computadora en casa, como tampoco tienen un celular. Los más privilegiados disponen de Internet en sus móviles, los cuales recargan con saldo de Q5 para asuntos puntuales.[caption id="attachment_409794" align="aligncenter" width="774"] Edificio de la escuela rural del caserío La Llorona, en el municipio de La Libertad, Petén. Foto: Irma Yaneth Oscal/Cortesía.[/caption]Este era el escenario al que se enfrentaba su directora, Irma Yaneth Oscal, junto a las tres maestras de grado para continuar con las clases a distancia luego del 13 de marzo de 2020, cuando se anunció el primer contagio de coronavirus en el país y las medidas para proteger la salud de los alumnos, entre estas, la suspensión de clases.Lo primero fue no desfallecer. Se comunicó con los padres de familia de la comunidad para organizar una base de datos.Esto le permitió identificar qué familias contaban con celular, números de teléfono y recursos para comprar tiempo de Internet. Así se formaron grupos de WhatsApp entre los distintos grados de primaria. Luego organizó los periodos de clase por las tardes. Esto porque durante las mañanas, los niños apoyaban a sus padres en las tareas domésticas y de campo. Así que se organizaron por grupos y horas. “Mi objetivo era no dejar a los niños rezagados”, cuenta la directora.DEL WHATSAPP A LAS GUÍAS DE TRABAJO[caption id="attachment_409795" align="aligncenter" width="755"] Las guías de trabajo ahora forman parte importante en la dinámica educativa. Foto: Irma Yaneth Oscal/Cortesía.[/caption]La comunicación con los hogares de los estudiantes le sirvió al plantel de la escuela para darse cuenta de que solo el 40% tenía Internet en su celular y que las recargas habituales eran el saldo mínimo.La directora está a cargo de los niveles de 4to, 5to y 6to primaria. Así que integró un grupo con los alumnos de 4to y 5to, y otro con los de 6to. Les enviaba audios con instrucciones. El apoyo de material didáctico del Ministerio de Educación era nulo en estos niveles.Semanas después se dio cuenta que el método no le funcionaba y menos del 50% de los niños lograron dar seguimiento a las clases impartidas por esta vía. La falta de recursos de tiempo de aire, mala señal de Internet, así como la escasa disponibilidad de los padres de acompañar impedía continuar con el proceso educativo.Entonces, Irma Oscal decidió elaborar unas guías de trabajo por cada grado. Junto a las maestras viajaban a la comunidad cada tres semanas para distribuirlas a los padres y éstos a los niños. Al llegar nuevamente a la comunidad, recogía las tareas asignadas y entregaba otras guías. Así se incrementó un poco más del 50% la participación de los niños en el proceso de aprendizaje.“Sentí que trabajaron un poco más. Los grados pequeños –1º a 3o primaria– trabajaron mejor gracias al apoyo de los libros de texto. Los de 4to grado en adelante, solo con hojas de trabajo”, explica. En esta etapa, la directora aclara que sí tuvo más apoyo de asesores del Mineduc.EL ESFUERZO DE IRMA OSCAL[caption id="attachment_410788" align="aligncenter" width="758"] Estudiantes entregan las guías de trabajo y tareas asignadas. Foto: Irma Yaneth Oscal/Cortesía.[/caption]Irma Oscal tiene 31 años y un pénsum cerrado en pedagogía. Su rutina antes de la pandemia requería viajar tres horas en bus los domingos por la tarde y regresar los viernes por la tarde a su hogar. Ahora asiste a la escuela un promedio de dos veces por semana.Necesita una computadora para trabajar a distancia, por lo que se ingenia la manera de obtenerla.Confiesa que al principio se sintió molesta para enfrentarse a una problemática tan adversa. Sin embargo, tiene claro que enfrenta una responsabilidad grande con los padres de familia a los que no puede dejar solos, incluso supervisar que llegue la bolsa de alimentos y que no falte la entrega de las tareas.Resalta también que el esfuerzo no es solo de ella, sino también de sus compañeras, con quienes trata de mantener el ánimo, un ambiente de confianza y compañerismo cuando se encuentran.A esto se añadió el escaso apoyo del Ministerio de Educación en cuanto a metodologías adaptadas a estas circunstancias. Más bien, solo proveyó un par de entregas de alimentos a las familias. En este momento, la escuela necesita pintura y escritorios nuevos, reclama. “Hace falta apoyo del Mineduc”, expresa.LECCIONES APRENDIDAS[caption id="attachment_409798" align="aligncenter" width="765"] Uno de los estudiantes de primaria realiza las tareas asignadas por las docentes. Foto: Irma Yaneth Oscal/Cortesía.[/caption]La dinámica escolar ha cambiado. Ahora los niños trabajan al aire libre en pequeños escritorios, atentos a sus recortes y dibujos; los padres de familia reciben y entregan guías de trabajo, según las fotos enviadas por la misma directora.Las maestras y directora de la escuela La Llorona lograron que un buen grupo de sus niños fueran aprobados en el grado que cursaban y aprendieran los contenidos al final del ciclo 2020. “Ganaron el grado por el esfuerzo de padres y docentes, aunque bajó el rendimiento”, admite.[caption id="attachment_409797" align="aligncenter" width="770"] Algunos estudiantes muestran el trabajo didáctico realizado durante la jornada escolar. Foto: Irma Yaneth Oscal/Cortesía[/caption]Este año, con 105 alumnos en el nivel primario, comenta que se ha ganado experiencia, a pesar de las precariedades en la enseñanza. Se han adaptado y han atendido a los niños por grupos, según el color del semáforo. En este momento, en color anaranjado en el municipio de La Libertad.“Esta pandemia nos hace reflexionar para concientizar a los papás, que apoyen más a sus hijos. Y para los docentes, contar con estrategias innovadoras para adaptarnos como los niños lo merecen. De trabajar en conjunto padres y maestros, en un contexto realista de la comunidad”, comenta.Cuentan que el caserío La Llorona se llama así por la famosa leyenda guatemalteca, cuando los antiguos chicleros oían a una mujer plañir por sus hijos. Por ironía o coincidencia, esta comunidad mantiene el mismo llanto. Solo que ahora desde la voz de cientos de niños que demandan por una educación que les permita alcanzar sus sueños y por el cual Irma Oscal y sus compañeras luchan.

Irma Oscal, junto a tres maestras, sacó adelante al alumnado de...

Por María España mespana@lahora.com.gtEl Ministerio de Relaciones Exteriores informó que, durante la noche del 11 de mayo, tres migrantes guatemaltecos murieron en un accidente automovilístico en el tramo carretero La Trinitaria-Chamic en Chiapas, México; siete más resultaron heridos. Entre los fallecidos se menciona una adolescente de 16 años.De acuerdo con Cancillería, los 10 guatemaltecos eran transportados por un supuesto traficante de personas de origen mexicano, quien perdió el control del vehículo y resultó lesionado. El hecho ocurrió a las 23:30 horas aproximadamente, cerca de la comunidad Flor de Mayo.Los fallecidos fueron identificados como Astrid Carolina García Juárez, originaria de Guastatoya; Yuselfi Adanci Quiej Gámez, de 16 años, proveniente de la Ciudad Capital; y Rodín Asael Cifuentes Tello, de 22 años. De este último, el Consulado de Guatemala en Comitán de Domínguez aún realiza las gestiones correspondientes para determinar su origen y contactar a su familia.[embed]https://twitter.com/lahoragt/status/1393197640066686978[/embed]En cuanto a los sobrevivientes, estos son 3 hombres y 4 mujeres con edades entre 19 y 42 años, originarios de los departamentos de El Progreso, Jalapa y Chimaltenango. Seis de ellos se encuentran estables.Asimismo, el Minex señaló que, al ser informado, la Misión Consular en Chiapas acudió al Hospital en Comitán de Domínguez para verificar el estado de salud de los migrantes. Además, informó sobre esto a los familiares en Guatemala, y trabaja en conjunto con la Dirección General de Asuntos Consulares y Migratorios para repatriar a los fallecidos.SUEÑO TRUNCADOLa tía de Yuselfi Adanci, una de las fallecidas en el percance, relató al medio “Ipala Noticias” que la adolescente cursaba tercero básico, y su deseo era encontrar un trabajo en los Estados Unidos, para seguir estudiando, apoyar a sus dos hermanas y posteriormente construir una vivienda para su familia.Agregan que la familia está a la espera de la repatriación de Yuselfi, sin embargo, al ser de escasos recursos, necesitan apoyo para los gastos fúnebres y por ello, pusieron a disposición la cuenta monetaria del Banco Industrial: 230001845-7 a nombre de Grecia Gámez.

Tres migrantes guatemaltecos fallecen en Chiapas, entre ellos una adolescente

TWITTER LH

La Hora 15-05-2021

LA HORA VOZ DEL MIGRANTE

Cargando...

MULTIMEDIA

video
Por Grecia Ortíz gortiz@lahora.com.gtCon las notas de Luna de Xelajú la familia del reconocido migrante don Luis Mejía, propietario del restaurante Luna de Xelajú en Jamaica Queens, New York, realizó un homenaje luego de su fallecimiento a finales de abril recién pasado.Don Luis, característico por su cercanía con la comunidad migrante guatemalteca en Nueva York, siempre estuvo presente cuando se le necesitaba y durante su funeral todo esto fue recordado.El connacional falleció el martes 27 de abril luego de sufrir quebrantos de salud, informó Juan Carlos Pocasangre, quien lo describió como una persona que siempre buscó involucrarse en causas a favor de otros.En diferentes entrevistas mencionó que las bases de su éxito las forjó en su primer trabajo como lavaplatos y haciendo limpieza. Fue después que obtuvo otros empleos y finalmente decidió abrirse espacio por su propia cuenta, aunque esto implicó largas jornadas de trabajo.“Siempre estuvo ahí para la comunidad, no solo guatemalteca, sino en muchas ocasiones… siempre apoyaba, incluso económicamente, dando alimentos o sea comida en eventos”, mencionó Pocasangre.
ES RECORDADO Don Luis era miembro de Guatemaltecos en New York, Inc., y le gustaba declamar poemas, falleció en Guatemala tras sufrir quebrantos de salud y contraer Covid-19.El guatemalteco en los últimos meses había sufrido quebrantos de salud, estaba en Guatemala y tras contraer Covid-19, falleció.

Despiden a don Luis Mejía con las notas de “Luna de...

Únete a nuestras Suscripciones