Stu Velasco

[email protected]

Comisario General (PNC) en buen uso de su retiro. Experto en seguridad ciudadana, servir a Guatemala es mi ¡mayor pasión! Criminólogo y Criminalista (UMG). Magíster Artium en Estudios Estratégicos por la Universidad Rafael Landívar. M.A. en Seguridad Pública por la Universidad Galileo. Consultor en análisis estratégico,  procesos de inteligencia, gerencia de crisis y administración de riesgos. Constructor de una mejor sociedad para nuestras futuras generaciones.

post author

Stu Velasco
[email protected]

Hoy en Guatemala se conmemora el día de nuestras niñas y niños, el cual fue concebido para reconocer y recordar los derechos de la niñez, los cuales surgen tras las crueles consecuencias de la Primera Guerra Mundial, en donde millones de niñas y niños fueron víctimas inocentes de las guerras libradas durante 1914 -1918. De ahí se remonta la celebración e impulso a nivel mundial para destinar una fecha y día para dedicarlo a la niñez, en pro de pregonar y recordar a los Estados la prioridad y responsabilidad que deben dar a todo derecho y oportunidad de desarrollo de sus infantes.

Hoy numerosas familias celebrarán el día y darán un trato especial, además del que todos los días procuran para sus hijas e hijos, brindándoles lo necesario para que puedan desarrollarse en condiciones que les permitan desarrollar sus facultades psíquicas y físicas necesarias para su crecimiento integral, como brindar también educación, salud, seguridad, alimentación y todo derecho al que una niña y niño poseen.

Sin embargo, existe una terrible realidad en nuestro país, sí, una grave desatención e incumplimiento por parte del Estado a nuestra niñez, y es que celebrar el día de nuestra niñez en Guatemala sin mencionar cuáles son los padecimientos de ellos, sería burlarnos e ignorar a cientos de miles de niñas y niños que en su mundo feliz y su bella sonrisa, ignoran que están muriendo lentamente a causa de no contar con una alimentación adecuada, con una cobertura de salud básica, con educación como base de desarrollo, también aquellas y aquellos que continúan desaparecidos, o que son abusadas o abusados sexualmente, o nuestras niñas embarazadas producto de violaciones, y muchos otros ejemplos que están presentes en nuestro país.

Si en Guatemala la cifra de DESNUTRICIÓN CRÓNICA INFANTIL EN NIÑAS Y NIÑOS MENORES DE CINCO AÑOS ES DEL 46.5 por ciento, (Oacnudh) es decir alrededor del 50% de nuestra niñez está siendo condenada a que su cerebro no se desarrolle y que sus capacidades intelectuales jamás sean las adecuadas para los procesos de formación y aprendizaje, como padecimientos de insuficiencia renal, baja inmunidad, infecciones pulmonares, insuficiencias cardíacas, debilidad muscular y muchos otros sensibles padecimientos que pueden causarle la muerte.

De enero a julio del presente año se registraron un mil trescientos nacimientos en niñas de diez a catorce años: entre ellas cinco niñas de diez años, nueve niñas de once años, cincuenta y nueve niñas de doce años, doscientas treinta y siete de trece años y mil diecisiete de catorce años (Osar Guatemala). Esta también es una realidad de nuestra niñez, sin mencionar qué hay detrás de cada caso, y qué tipo de cuidado y atención tienen estas niñas-madres y sus bebés por parte del Estado.

Del año 2016 a abril de 2018, en México fueron detenidos 68 mil 409 niños de los cuales el 91% fueron deportados Centroamérica, (Unicef Informe Desarraigados en Centroamérica). Del año 2010 al 2018, en Guatemala continúan desaparecidos 9 mil 339 niñas y niños (Unidad Operativa del Sistema Alba-Keneth).

Esta es nuestra realidad frente a nuestra niñez guatemalteca, y es ahí en donde el Estado y nuestros gobernantes debiesen demostrar su ímpetu para atender estas tragedias y porque no decirlo ahí es cuando quisiéramos observar con tal frenesí a nuestros diputados-legisladores aprobar como en otras ocasiones “exprés” leyes que beneficien y frenen estas descomunales realidades.

Es por ello que todo aquel funcionario que roba a las arcas del Estado, aquel que encaletó más de Q200 millones, aquella y aquel pillo que negoció granos básicos de alimentación, son asesinos de nuestra niñez.

¡Nuestra niñez clama por ayuda!

Artículo anteriorImportancia de realizar una revisión preliminar del ISR corporativo
Artículo siguienteEl ciudadano y la prostitución de la política