El ministro de Comunicaciones, Javier Maldonado, presentó una recusación contra el diputado Armando Castillo, quien es parte de la comisión pesquisidora que analiza el antejuicio en su contra. Foto: Joel Maldonado

Durante la audiencia de la Comisión Pesquisidora del Congreso, este 27 de noviembre, el ministro de Comunicaciones, Infraestructuras y Vivienda (CIV), Javier Maldonado, se presentó para recusar al integrante de esa comisión, Armando Castillo.

Según Maldonado, Castillo no puede ser parte de la Pesquisidora que conoce la denuncia en su contra para que se le retire su inmunidad, porque el diputado fue parte de la Unidad Ejecutora de Conservación Vial (Covial) y conoce de su caso, por lo que tendría conflicto de interés. Además, el funcionario no presentó pruebas de descargo.

El presidente de la Pesquisidora, Walter Félix, le informó al ministro de Comunicaciones, Javier Maldonado, que será el pleno que debe conocer dicha recusación.

PEDIRÁN AL PLENO QUE DECIDA

Mientras que el diputado Armando Castillo indicó que renunció como director de Covial, donde laboró por menos de un año.

Castillo le dijo al ministro de Comunicaciones que él no llegaba a esa Comisión a dar órdenes. Además, el diputado señaló que la recusación del ministro es dilatoria y de mala fe. Asimismo, pidió que no se acepte el recurso.

El legislador aseguró que no aceptaba los argumentos del ministro; sin embargo, presentó ante los demás comisionados una excusa donde expuso que no tiene ningún objetivo personal contra Maldonado y solicitó que su caso fuera conocido en el pleno, la misma fue aceptada por la Pesquisidora, con lo que se concluyó la sesión.

SOBRE EL ANTEJUICIO CONTRA MALDONADO

El 30 de octubre último, el Congreso recibió el antejuicio número 93-2022 en contra de Maldonado, quien fue denunciado por una constructora por incumplir un pago y se le acusa de incumplimiento de deberes y desobediencia.

***Con información de Joel Maldonado 

 

Artículo anteriorBlinken se reunirá con cancilleres de la OTAN
Artículo siguienteXavi considera crucial el enfrentamiento ante el Porto como punto de quiebre para el Barcelona