El presidente del Congreso, Álvaro Arzú, el día que fue creada la comisión anti Cicig, el 24 de septiembre.

POR HEDY QUINO
hquinp@lahora.com.gt

La creación de la nueva Comisión anti CICIG que hizo el presidente del Congreso, Álvaro Arzú Escobar, bajo un Acuerdo de Presidencia Legislativa 3-2019, el cual no fue sometido a discusión del Pleno de diputados para su aprobación y solo con el aval de la Junta Directiva, demuestra que el jefe de ese Organismo está perdiendo apoyo político, señalaron analistas consultados por La Hora.

Edgar Ortiz, de la Fundación Libertad y Desarrollo, indicó que en la sesión en la que se aprobó la creación de la primera Comisión anti CICIG, se pudo observar algún tipo de envalentonamiento entre los diputados. “Claramente ahora ya no tienen los votos mágicos para echarla a andar”, dijo.

Ortiz agregó que el tipo de mensaje que quieren enviar los diputados que apoyan esta instancia es de tipo mediático. “Ellos lo que quieren hacer es un show mediático”, indicó.

En tanto, Álvaro Montenegro de Justicia Ya, afirmó que con la creación de esta nueva Comisión anti CICIG, lo que reflejan Arzú Escobar y los diputados que lo apoyan, son patadas de ahogado, como coloquialmente se dice.

El entrevistado añadió que la forma en la que se hizo esta nueva instancia Legislativa –sin votos del pleno-, podría considerarse ilegal.

“No están teniendo el apoyo necesario para continuar con este show, por lo que deciden hacerlo de esta forma, de cara a los tres meses que le quede a esta Legislatura, se ve que cada vez están perdiendo más poder”, afirmó Montenegro.

COMISIÓN ILEGAL

Montenegro dijo que la Fiscal General María Consuelo Porras debe hacer valer el amparo que promovió y que le otorgó la Corte de Constitucionalidad (CC), dejando en suspenso todas las actuaciones de la primera comisión anti CICIG.

“Esto puedo ser a través de una debida ejecutoria, en la que se puede considerar que esta comisión tiene los mismos efectos que la anterior, por lo cual podría quedar disuelta. Además se podría decretar la desobediencia de los diputados que la están promoviendo”, explicó Álvaro.

Ortiz también explicó que los diputados podrían caer en desobediencia. “Están violando la resolución de la Corte porque lo que estamos viendo otra vez es el mismo vicio que tenía la comisión anterior, aunque aún peor, porque ni siquiera es una comisión creada por el pleno sino es una comisión de Junta Directiva, que va dar al mismo vicio e ilegalidad que tenía el anterior”, detalló.

“El Congreso insiste en arrogarse funciones que no le competen, pues la Constitución les permite a los diputados crear comisiones para asuntos de administración pública. Ellos pueden montar comisiones para fiscalizar la función Ejecutiva, pero ya meterse a procesos judiciales en curso o sentencias que ya dictaron, eso es invadir las competencias del poder judicial y del propio Ministerio Público, por eso es que el MP tiene un interés en que se respete el ámbito propio de la justicia”, enfatizó Ortiz.

Artículo anteriorArzú E. evita el pleno en nueva Comisión anti CICIG
Artículo siguienteExtorsión: Lectores identifican a capturados y hablan de más casos