Scoops Hope St materializa el sueño del migrante Erick Medina

323

En Stamford Connecticut, la tienda Scoops Hope St se ha convertido en una atracción para las personas del lugar por la variedad de helados y smoothies que se pueden encontrar. El proyecto materializa el sueño del migrante guatemalteco, Erick Medina, originario de Cobán, Alta Verapaz y que destaca entre muchos de los emprendedores que con esfuerzo logran salir adelante desde Estados Unidos.

En videollamada, el connacional conversó con La Hora Voz del Migrante y contó que llegó a ese país hace 25 años, cuando tenía 17 años y salió de Guatemala buscando mejores oportunidades y siempre pensando en cómo ayudar a su familia.

“Yo estudiaba y trabajaba en un restaurante de mesero en Guatemala, salí en búsqueda de un mejor futuro, yo sentía que tenía más posibilidades en otro lugar y al presentarse la posibilidad la aproveché y me vine”, recordó.

El camino a EE. UU., para el connacional fue difícil, pero lo logró y se estableció en Stamford Connecticut en donde estaba un primo, aunque al final él se mudó a Nueva York, así que Erick decidió quedarse.

 

EMPEZÓ CON TRES TRABAJOS

Cuando recién llegó contó que varias personas lo ayudaron incluso quienes le alquilaron un apartamento.

“Mi primer trabajo fue el de cortar grama en jardines, trabajé varios años haciendo eso, trabajaba de lunes a viernes de 7:00 de la mañana a las 4:00 y de las 5:00 en adelante limpiaba en oficinas y los fines de semana lavaba platos en un restaurante de comida japonesa, así que tenía tres trabajos”, mencionó.

La idea de Erick era ahorrar dinero, trabajar y volver a Guatemala, aunque tenía eso en mente su jefe lo instó a seguir adelante y a aprender el idioma inglés, “mi jefe me dio el sueldo que yo ganaba limpiando oficinas para que yo me fuera a estudiar inglés y así fue como empecé la secundaria aquí, me gustó y estudié incluso una carrera, pero como no me podían dar mi título porque no tenía documentos”.

 

ADQUIRIÓ UNA HELADERÍA Y HA SIDO TODO UN ÉXITO

El entrevistado quería trabajar en restaurantes, “aprendí un montón y la ventaja era que hablaba inglés, me contrataron en el 2014 y en esa fecha conseguí documentos y entonces fue que me gustó más los restaurantes y así aprendí mucho más”, agregó.

Erick decidió abrir su primer restaurante al que llamó como “Casa Bonita” y dado que le fue muy bien adquirió una parte de otro restaurante, pero con la llegada de la pandemia esto hizo que concluyera su emprendimiento.

Como quería seguir cosechando su esfuerzo, cuenta que empezó con su tienda de helados y smoothies, “ya me había acostumbrado a trabajar por mi cuenta y compré una heladería en el área a cinco minutos de dónde vivo y hasta hoy nos ha ido muy bien y con esto nos levantamos y la meta es seguir creciendo”.

 

HAY HELADOS, LICUADOS Y CREPAS

Su idea entonces era enfocarse en la heladería y ofrecer licuados, así como crepas, que precisamente son las preferidas de los comensales, “los niños vienen por helados y dulces”.

Uno de los aspectos que hace muy feliz al guatemalteco es que puede proporcionar empleos.

 

En la tienda se puede encontrar helados de vainilla, chocolate y claro otros sabores que se pueden combinar.

En el lugar Erick dice que hay una gran cantidad de guatemaltecos y muchos de ellos llegan a su local, incluyendo a Leonel Arenas un connacional que con frecuencia comparte historias con La Hora Voz del Migrante.

“Me dedico solo a la tienda, pienso que si Dios nos da permiso eventualmente me gustaría abrir otra sucursal, pero esto sería a futuro”, indicó.

SU FAMILIA LO APOYA

El connacional dice que nunca pensó que tendría su propia tienda y con el éxito que ha alcanzado con los años, pero siempre tiene presente que las personas son lo más importante. Su familia ha sido una pieza clave en su vida y ellos le han expresado mucho apoyo en sus ideas.

Cuando queda algún tiempo libre, Erick cuenta que va al gimnasio y trata de apoyar a las asociaciones del lugar y así se mantienen en movimiento, “cuando tengo chance ayudamos, siempre incursionamos en cosas nuevas”.

Aunque lejos de su lugar de origen, el connacional refiere que siempre mantiene sus recuerdos y pensamientos en Cobán en dónde todavía vive parte de su familia, “el reto es ser mejores personas y de apoyar a la familia”.

 

INSTA A LUCHAR POR LOS SUEÑOS

Su mensaje a los guatemaltecos es para que luchen por lo que desean, “uno tiene que ganar y lograr lo que le gusta, el inglés no tiene que ser una barrera. Aquí se tienen oportunidades y también en Guatemala, yo los animo a que sigan luchando y eso es lo más importante”.

Por último, cuenta que cuando viaja a Guatemala trata de ir a conocer lugares y por supuesto la comida es una de las cosas que más extraña.

 

¿EN DÓNDE ESTÁ LA TIENDA?

Si desea degustar un helado, smoothie o crepa, visite Scoops Hope St en 926 Hope Street de Stamford en Connecticut y de paso tendrá la oportunidad de conocer a Erick y su emprendimiento.