Fundación Amor: Trasplante de Riñón y la segunda oportunidad de vida a enfermos renales

832


Annelisa Castillo tiene un trasplante de riñón desde hace 24 años: “Estuve conectada a una máquina por cuatro horas, tres veces por semana… y después del trasplante sentí que había vuelto a nacer”. Desde ese entonces el deseo de Castillo es que otras personas experimenten el milagro de un trasplante, por lo que creó junto con Ana Cristina Ramírez y David Leiva la Fundación de Asistencia Médica y Ocupacional para la Recuperación del enfermo renal (AMOR).

La Hora tuvo la oportunidad de conversar con la fundadora quien explicó que la organización fue creada para atender a pacientes de escasos recursos que padecen de insuficiencia renal crónica terminal.

LA HISTORIA DE AMOR

Debido a la escasa atención de tratamientos renales en Guatemala en el año 1998 Castillo decide crear la institución para que personas con esta condición no tuvieran que sufrir como ella.

De esta manera reciben atención médica especializada, apoyo integral para restablecer la salud del cuerpo, fortalecer su bienestar emocional y mejorar su calidad de vida.

“Yo tuve la ventaja de ser atendida en el extranjero, y desde la creación de la fundación hasta el día de hoy quiero que los pacientes tengan el mismo trato que yo tuve cuando tenía insuficiencia renal crónica. Esa es la naturaleza de la fundación, traer a Guatemala todo lo que yo tuve cuando estuve enferma para los pacientes que no tienen las posibilidades económicas que yo tuve”, explicó Castillo.

 

SOBRE LA INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA TERMINAL

La Sociedad Internacional de Nefrología menciona que el 10% del total de la población mundial padece insuficiencia renal crónica terminal, al ser una enfermedad sin cura, alrededor de 2 millones de pacientes en todo el mundo se someten a diálisis y trasplante para vivir.

Los riñones son los órganos encargados de filtrar sangre y eliminar el exceso de líquido del cuerpo, regular la presión arterial, producir glóbulos rojos y ayudar al organismo a asimilar el calcio y vitamina D.

Cuando dejan de funcionar se produce un desbalance en el cuerpo, si no se llega a tratar, puede causar hasta la muerte.

Como lo dice su nombre, la Fundación atiende con amor a quienes padecen dificultades. Foto La Hora/José Orozco

TRATAMIENTOS

Las personas diagnosticadas con insuficiencia renal deben someterse a varias cirugías antes de iniciar los tratamientos.

Una de esas intervenciones es para la diálisis peritoneal y hemodiálisis, cirugía que permite colocar un catéter o crear fístula arteriovenosa.

El trasplante renal consiste en retirar el riñón saludable de una persona donante para trasplantarlo en el cuerpo del paciente enfermo; y una cirugía de implante renal para colocar el riñón sano dentro del cuerpo receptor, para que este cumpla las funciones de los riñones enfermos.

 

Luego del trasplante renal se hace un retiro de catéteres y cierre de fístulas.

En Guatemala la gran mayoría de los pacientes no cuentan con un seguro social o medios económicos para pagar por dichos tratamientos, por ello FUNDACIÓN DE AMOR trabaja en las tres distintas áreas para combatir la insuficiencia renal:

• Diálisis peritoneal

• Hemodiálisis

• Trasplante

Su fundadora informó que realizan trasplantes todos los jueves de cada semana.

PROGRAMA DE CIRUGÍA INTEGRAL DE LA FUNDACIÓN DE AMOR

Para que las personas más necesitadas tengan la posibilidad de atenderse en un hospital privado con equipo moderno, altos estándares de seguridad y limpieza, así como equipo de médicos especializados sin costo para el paciente, desde el 2006 el Estado otorga un aporte presupuestario a la Fundación de AMOR.

La Fundación explica que para un trasplante renal exitoso es necesario realizar un protocolo previo a la intervención, el cual consiste en:

• Hacer un estudio socioeconómico del paciente para determinar si es necesarios realizar modificaciones en su vivienda que garanticen la higiene y limpieza necesarias para evitar contagio de enfermedades y evitar que el órgano trasplantado sea rechazado.

• Realizar exámenes de laboratorio clínico: Rayos X e imágenes.

• Consultas con médicos especialistas.

• Examen de histocompatibilidad entre el donador y receptor del trasplante.

La atención a los pacientes renales es especializada. Foto La Hora/José Orozco

Luego del trasplante el receptor deberá realizarse seguimiento médico y exámenes de laboratorio cada mes, así como tomar medicamentos de inmunosupresión por el resto de su vida (mientras funcione el trasplante).

MÁS DE 300 TRASPLANTES CON AMOR

“Hasta la fecha tenemos alrededor de 319 pacientes ya trasplantados, con buenas condiciones y reincorporados a la vida socio-económica activa”, informa la fundadora de AMOR.

La fundación atiende tanto a niños como adultos, quienes han pasado por los procesos de protocolo pre-trasplante, cirugía de trasplante, entrega de medicamentos durante un año posterior a la operación y a los menores de edad hasta cumplir los 18 años, cirugías para colocar catéteres y crear fístulas y operaciones de retiro de catéteres peritoneales y subclavios en hospitales privados del país.

 

EL EQUIPO

Castillo menciona que en Fundación de AMOR laboran más de 25 médicos, incluyendo al equipo de trasplante, médicos internistas, nefrólogos, intensivistas, cirujanos, anestesiólogos, gastroenterólogos, pulmonólogos, entre otros.

“En cuanto a tecnología tenemos equipo de punta, todos los días estamos innovando y nuestra misión a mediano plazo es ir creciendo conforme va creciendo el mercado de tecnología alrededor del mundo”, finaliza la fundadora de AMOR.

Contenido de La Hora de las Propuestas, un contenido de soluciones y propuestas para mejorar Guatemala