Yo defiendo al pueblo, no importa si en el proceso lo perjudico

Juan Antonio Mazariegos

jamazar@alegalis.com

Abogado y Notario por la Universidad Rafael Landívar, posee una Maestría en Administración de Empresas (MBA) por la Pontificia Universidad Católica de Chile y un Postgrado en Derecho Penal por la Universidad del Istmo. Ha sido profesor universitario de la Facultad de Derecho de la Universidad Rafael Landívar en donde ha impartido los cursos de Derecho Procesal Civil y Laboratorio de Derecho Procesal Civil. Ha sido y es fundador, accionista, directo y/o representante de diversas empresas mercantiles, así como Mandatario de diversas compañías nacionales y extranjeras. Es Fundador de la firma de Abogados Alegalis, con oficinas en Guatemala y Hong Kong, columnista del Diario La Hora y Maratonista.

post author

Juan Antonio Mazariegos

El día de ayer en el Diario Oficial fue publicado el Decreto 15 – 2020 del Congreso de la República, mediante el cual este organismo implementó las denominadas “Medidas adicionales de protección para la población de los efectos económicos provocados por la pandemia del COVID – 19”. Las medidas en cuestión, básicamente eliminan la posibilidad de que las empresas que prestan servicios de agua, cable, electricidad, teléfono e internet, ya sean estas públicas o privadas, puedan suspender los servicios de ningún usuario que no puedan hacer los pagos correspondientes a los servicios relacionados. Esto, durante todo el plazo del estado de calamidad que actualmente rige en el país.

Al amparo de generar estas, “medidas adicionales de protección para la población”, el mismo Congreso de la República pone en riesgo a esa población, cuando compromete la subsistencia de las empresas que prestan esos servicios a los cuales confiere el calificativo de básicos, pues será cuestión de tiempo para que las empresas públicas y privadas que son afectadas por esta ley, imposibilitadas de poder cobrar por el servicio que prestan y obligadas a seguirlo prestando, empiecen a reducir costos de operación o mantenimiento, despidan personal, declinen la posibilidad de ofrecer nuevos servicios o simplemente no puedan cubrir sus compromisos financieros y pierdan su patrimonio o quiebren.

En otras palabras, en unos cuantos meses corremos el riesgo de quedarnos sin electricidad, agua, cable, teléfono e internet, por que los señores diputados no tienen ni la más remota idea de lo conlleva el prestar un servicio y todo lo que va implícito en que el usuario pueda recibir el mismo.

De la lectura del decreto en cuestión, se desprende la idea de que a algunos de los padres de patria les sonaron campanas y dijeron van a quebrar las empresas, así que dejaron en el decreto la obligación al Crédito Hipotecario Nacional para que preste dinero, como compensación por la medida, a las empresas de agua y cable bajo ciertos criterios, dejando en el olvido a las empresas que generan electricidad y servicios de telefonía e internet, las cuales tendrán que espantar sus propios demonios, echando mano a sus ahorros, reduciendo sus costos hasta donde puedan o entregando sus empresas a los acreedores financieros que existen, detrás de cada uno de los proyectos de infraestructura que fueron necesarios desarrollar para generar los servicios en cuestión.

No estoy en contra de diferenciadores que favorezcan a las personas que se vean afectadas directamente por la crisis, debemos apoyar a todos aquellos que puedan probar un despido por la situación, los trabajadores de la economía informal que no tienen otro sustento, no es posible que una familia en las actuales circunstancias de cuarentena se quede sin esos servicios. Esos son criterios correctos y posibles de probar, para buscar preservar esos servicios básicos para la población, mediante convenios de pago que no impliquen el corte de servicios o el incremento de cargos moratorios, esa es una necesidad y debe complementarse con medidas económicas que compensen a las empresas que facilitaran esos convenios, de lo contrario el resultado es el mismo, solo que incrementado a toda la población que perderá los servicios. La falta de previsión con la que actuó el Congreso hace evidente que allí lo que importa es la foto de yo defiendo al pueblo, no importa si en el proceso lo perjudico.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorAl alba
Artículo siguienteAl lacayo abyecto se le trata como trapo shuco