Edith González

hedithgonzalezm@gmail.com

Nací a mediados del siglo XX en la capital, me gradué de maestra y licenciada en educación. He trabajado en la docencia y como promotora cultural, por influencia de mi esposo me gradué de periodista. Escribo desde los años ¨90 temas de la vida diaria. Tengo 2 hijos, me gusta conocer, el pepián, la marimba, y las tradiciones de mi país.

post author

Edith González

“Siempre hay un momento en la infancia cuando la puerta se abre y deja entrar al futuro”.

Graham Greene

En momentos de emergencias saltan las deficiencias. En la actualidad el coronavirus está afectando de manera directa a nuestros niños.

El índice de ocupación de camas en el intensivo pediátrico del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) a mediados de julio de este año estaba entre el 80% y el 100%. El doctor Roger Gil, jefe del Servicio de Infectología Pediátrica del Seguro Social, emitió recomendaciones para dar atención oportuna y prevenir los contagios del nuevo coronavirus en los menores ante la alarmante situación que representa el aumento de casos en niños que se han contagiado de la enfermedad, principalmente por las variantes Labda y Delta.

Hasta el 31 de agosto, el Intensivo Pediátrico del IGSS registró el ingreso de dos pacientes por día. En la actualidad en ese hospital hay internados 22 niños, entre 8 días de nacidos y seis años. “Tenemos 8 niños en condición grave con ventilación mecánica invasiva”, informó el profesional y resaltó, que en comparación al año 2020, la situación en niños que se han contagiado ya no es leve sino de gravedad.

El panorama que nos presenta el galeno del IGSS nos muestra con claridad por donde se encuentran los caminos de nuestros niños con relación a la pandemia. Es nuestra responsabilidad de padres, abuelos y adultos en general proteger a nuestros niños. Vigilarlos de cerca las 24 horas del día y tomar decisiones que nos permitan alejarlos de posibles fuentes de contagio.

Por lo general en niños el COVID-19 no se manifiesta de forma grave, la mayor parte tienen una evolución de una enfermedad leve o moderada, pero hay una diferencia con los adultos y es el síndrome inflamatorio multisistémico que puede ocurrir hasta dos semanas después de sufrir la enfermedad, informó el galeno.

Los principales síntomas que presenta un niño que regularmente se contagia por un adulto, son: fiebre, diarrea, dolor de cabeza, inflamación de las conjuntivas, infección cutánea. Presentan cansancio, tos seca y vómitos. Se manifiestan después del contagio, al quinto o sexto día. Los padres que buscan atención médica para los niños con algunos de los síntomas acuden a la Emergencia donde se les realiza la prueba para determinar si tienen COVID-19. En caso sea positivo, se evalúa por el pediatra. Según síntomas o estado del niño se traslada al intensivo pediátrico o se dan otras recomendaciones.

El Seguro Social informó que no se hospitalizan niños en el Hospital General de Enfermedades ni en el Hospital Juan José Arévalo Bermejo. Ahí la capacidad instalada es de 10 cunas para pacientes con cuidado crítico pediátrico. Son atendidos por intensivistas y especialistas en pediatría e infectología pediátrica. Cuando hay más demanda se puede llegar a tener hasta 13 pacientes. Un niño puede estar internado de 10 a 14 días en promedio.

ATENCIÓN PADRES DE FAMILIA: “No hay dinero en el mundo para “comprar” un niño. Nuestros hijos son grandes tesoros.

 

Edith González
Nací a mediados del siglo XX en la capital, me gradué de maestra y licenciada en educación. He trabajado en la docencia y como promotora cultural, por influencia de mi esposo me gradué de periodista. Escribo desde los años ¨90 temas de la vida diaria. Tengo 2 hijos, me gusta conocer, el pepián, la marimba, y las tradiciones de mi país.
Artículo anteriorEn el Bicentenario de la Independencia Patria
Artículo siguienteAnte Dios todos somos iguales, democracia divina