CONTRAVÍA

VIERNES DE DOLORES CON PANDEMIA.

Factor Méndez

fmendez21@gmail.com

Defensor Derechos Humanos. Catedrático. Periodista/Escritor. Estudió Derecho, Derechos Humanos y Trabajo Social en Guatemala, Honduras y Costa Rica. Catedrático San Carlos y Rafael Landívar. Fundador Centro de Investigación, Estudios y Promoción de Derechos Humanos CIEPRODH. Autor de ensayos y artículos sobre temas sociales, políticos, memoria histórica y Derechos Humanos.

post author

Factor Méndez Doninelli

Hoy es viernes de Dolores y hace 122 años (1898) en el mismo día, los estudiantes de las Facultades de Derecho y Medicina de la Tricentenaria Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) salieron a las calles en un desfile bufo de protesta con carrozas, comparsas, parodias y sátiras sobre el acontecer político, económico, social y cultural de la vida nacional, con fuertes denuncias y críticas a los personajes políticos del momento y cargados con un ingenio inédito, mofándose del Gobierno de turno presidido por el dictador Manuel Estrada Cabrera, de los milicos (chafas) represivos, de las élites oligarcas, de los cachurecos, cucuruchos y curas conservadores, desde entonces el viernes de Dolores se convirtió en la mayor fiesta popular universitaria que cada año convoca a miles de personas para presenciar el desfile bufo, actividad que culmina la celebración universitaria conocida como Huelga de Dolores, una tradición estudiantil centenaria declarada Patrimonio Cultural Intangible de la Nación.

Esta tradición huelguera funciona como una estructura compartimentada, compuesta por La Santa Hermandad, el Honorable Comité de Huelga y los sub comités de huelga en cada unidad académica, por cierto, en la mayoría de veces han actuado en la semi clandestinidad para protegerse de las olas represivas que desataron las dictaduras militares y civiles en distintos momentos históricos del país desde el Siglo XIX hasta el presente. Por la represión contra los universitarios las actividades de la huelga y sobretodo el desfile han sido suspendidos en varias ocasiones, este año vuelve a ocurrir lo mismo, esta vez atendiendo disposiciones e instrucciones dictadas por las autoridades nacionales por la Covid-19 que nos tiene en cuarentena, bajo estado de calamidad, con toque de queda confinados en los hogares y guardando distanciamiento social.

Paridos por la chispa estudiantil también forman parte de este Patrimonio Cultural, el himno de batalla “LA CHALANA”, el ícono, símbolo o emblema que encabeza todas las actividades, la sagrada CHABELA, el periódico anual más leído en el país “NO NOS TIENTES”, la elección del Rey Feo, la velada artística política cultural que desde los años 70 premia las tres mejores obras teatrales con la “CHABELA DE ORO”, parodia al premio de la academia de artes estadounidense “EL OSCAR”. Sin faltar semanalmente durante la cuaresma, los boletines del Honorable que antaño se leían con altavoces en el parque central de ciudad Guatemala, escuchados por millares de personas congregadas todos los viernes a las seis de la tarde en punto para escuchar esta especie de testamento de Judas. Y como ha sido siempre, los contenidos críticos dirigidos contra altos funcionarios del Gobierno y del Estado, molestaba a más de alguno, que no le quedaba otra que aguantar, hacerse de la vista gorda por ser personaje público por tanto, sujeto al escrutinio social, como todos. Lo que les ha molestado es la crítica mordaz, las denuncias objetivas y el reconocimiento social ganado por los universitarios.
A lo largo de estos 122 años de tradición universitaria de Dolores, han pasado por la USAC muchas generaciones, en todas han destacado estudiantes y profesionales huelgueros protagonistas de luchas y resistencias históricas contra la intolerancia y abusos de las dictaduras, el racismo y discriminación de las élites, la abusiva injerencia extranjera y el carácter periférico del Estado dependiente de la presidencia imperial.

Este viernes se transmitirá por las redes material huelguero. ¡VIVA LA HUELGA DE DOLORES!

Ánimo…Fuerza…Optimismo. ¡Resistiremos!

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorCIJ pide a Giammattei atender a pueblos indígenas
Artículo siguienteNo lloriquiemos mañana