Verstappen gana GP de Brasil; los Ferrari se autodestruyen

El piloto de Red Bull Max Verstappen celebra tras ganar el Gran Premio de Fórmula 1 de Brasil en el circuito de Interlagos, Sao Paulo. FOTO LA HORA: AP/NELSON ANTOINE

SAO PAULO
AP

Max Verstappen ganó ayer el Gran Premio de Brasil, el octavo triunfo de su trayectoria en la Fórmula 1, en una jornada que deparó un pésimo final para los dos autos de Ferrari.

La carrera tampoco terminó bien para Lewis Hamilton, quien conquistó recién su sexto campeonato mundial de pilotos. El Mercedes del británico causó que el Red Bull de Alexander Albon hiciera un giro cerca del final, privándolo de lo que hubiera sido su primera visita al podio.

Tras la carrera, Hamilton fue sancionado con cinco segundos, y cayó del tercero al séptimo sitio.

Verstappen, el otro piloto de Red Bull, logró su tercera victoria en la temporada, luego de imponerse en Alemania y Austria. Largó desde el puesto de honor en Sao Paulo _la segunda pole position en su carrera.

“Lewis fue muy rápido, así que tuve que seguir presionando… Hicimos dos buenos movimientos con él, y de ahí en adelante pude controlar la carrera”, indicó Verstappen. “Siempre es bueno competir contra el campeón mundial”.

El resultado colocó al piloto de 22 años tercero en el campeonato de pilotos, conquistado ya por Hamilton. Verstappen se ubica 11 puntos por encima de Charles Leclerc, de Ferarri.

En la temporada, resta sólo un Gran Premio, el de Emiratos Árabes Unidos, que se correrá el 1 de diciembre.

La victoria en Brasil da algo de alivio a Verstappen, quien en 2018 tuvo la ventaja durante buena parte de la carrera y finalizó segundo, tras un contacto con el bólido del francés Esteban Ocon. El holandés protagonizó después un altercado con Ocon, y Hamilton ganó la carrera.

Este año fue distinto. Verstappen lució casi imparable durante todo el fin de semana.

Los Ferrari, en contraste, causaron su propia derrota. Una colisión en la 66ta vuelta de Interlagos entre el tetracampeón Sebastian Vettel y Leclerc se presentó cuando disputaban la cuarta posición. Ninguno concluyó la carrera.

Mediante la comunicación por radio con su escudería, Vettel culpó a Leclerc por un pinchazo que le obligó a parar. El monegasco quedó fuera poco después.

El ligero contacto desinfló un neumático del bólido de Vettel, mientras que Leclerc abandonó por una avería en la suspensión.

Tras la carrera, los dos pilotos se dijeron “decepcionados”, pero se negaron a explicar detalladamente lo ocurrido.

Pierre Gasly, de Toro Rosso, arribó en el segundo sitio, para trepar al podio de la F1 por primera vez. Logró una ventaja de apenas 62 milésimas de segundo sobre Hamilton, luego de la sanción.

Gasly fue relegado de Red Bull al comienzo de la temporada, pero regresó con Toro Rosso, la filial. Albon fue ascendido en su lugar.

Así, el francés Gasly se reivindicó, y gritó emocionado tras cruzar la meta.

En una carrera observada por más de 70 mil personas, Hamilton y Albon habían peleado por el segundo sitio, cuando restaban sólo dos vueltas. El castigo contra el británico dio el tercer puesto al español Carlos Sáinz, de McLaren.

Sáinz había arrancado desde la vigésima posición. Al igual que Gasly, logró su primer podio en la F1.

Hamilton dijo que Verstapen fue “simplemente más rápido en las rectas”.

“No hubo nada que pudiéramos hacer”, añadió el británico, rebasado dos veces por las buenas maniobras del holandés, en las pocas veces que tuvo la punta.

Hamilton se disculpó prontamente con Albon por la colisión.

“Acepto totalmente la culpa”, dijo. “Ahora que lo analizo, pude haber esperado”.

Albon, de 23 años, finalizó en el 14to puesto. El mexicano Sergio Pérez, quedó en el noveno sitio.