Verano

Giuseppe Arcimboldo
1527-1593

El pintor milanés Giuseppe Arcimboldo fue contratado como retratista en la corte de los emperadores de Habsburgo, en Praga, si bien alcanzó una gran popularidad gracias a sus “caprichos”, una original frivolidad muy demandada en la época. Este tipo de pinturas parece que contienen cabezas y figuras si se miran desde cierta distancia; no obstante, al mirarlas de cerca, el observador se da cuenta de que están compuestas de frutas, verduras u otros objetos. Arcimboldo creó una imagen de la Agricultura a partir de palas, arados, guadañas y otros útiles de campo; de igual modo, la representación del Verano que pintó en 1573 está formada por los productos de la estación. Esta imagen doble que transforma una cosa en otra inspiró al pintor surrealista Salvador Dalí.

Con información del libro de:

Sarah Carr-Gomm. Historia del arte. El lenguaje secreto de los símbolos y las figuras de la pintura universal. Ed. Blume. Barcelona, 2009. 218 pp.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorPOESÍA SELECTA
Artículo siguienteFÁBULA DE NAVIDAD