EN TEGUCIGALPA

Varios estudiantes heridos por la intervención de la Policía Militar en sede de la UNAH

Los incidentes violentos se dieron en el marco de las protestas en contra del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. Foto La Hora: AP

MADRID,
Agencia dpa

Varios estudiantes resultaron heridos ayer por la intervención de la Policía Militar hondureña para dispersar una protesta en el campus de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en el marco de las manifestaciones que se vienen sucediendo contra el presidente del país, Juan Orlando Hernández.

Según el diario El Heraldo, al menos cuatro estudiantes, con edades comprendidas entre los 21 y 22 años, han resultado heridos de bala en piernas, glúteos y otras partes del cuerpo y han sido trasladados al Hospital Escuela de la capital. De acuerdo con El Tiempo, los heridos son tres mujeres, que no revisten gravedad, y un hombre, que tiene alojada una bala en el abdomen.

El excandidato presidencial Salvador Nasralla ha cifrado en 20 los estudiantes heridos, además de “algunos desaparecidos”. Nasralla ha compartido en su Twitter las imágenes del “momento exacto en el que los militares invaden disparando armas de fuego la Universidad Nacional Autónoma de Honduras”. “Nos preguntan si esto pasa en Nicaragua, Venezuela o Irán”, ha añadido.

Por su parte, el rector de la UNAH, Francisco José Herrera Alvarado, ha expresado su condena enérgica por “las acciones irresponsables realizadas por la Policía Militar al ingresar al campus y haber disparado contra nuestros estudiantes universitarios”.

“En ningún momento autorizamos el ingreso de las fuerzas de seguridad pública a Ciudad Universitaria”, ha asegurado el rector. “Es algo que no podemos tolerar y vamos a tener que tomar las decisiones radicales ante una situación como esta”, ha añadido, asegurando que está pendiente de los estudiantes heridos.

En declaraciones recogidas por el diario El Tiempo, ha denunciado que los agentes entraron en el complejo universitario disparando “a bala viva” a los estudiantes que estaban desarmados y ha indicado que ya han interpuesto una denuncia ante el Ministerio Público (MP) para que investigue lo ocurrido.

VERSIÓN OFICIAL

Por su parte, la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA), de la que depende la Policía Militar, ha justificado la intervención de los agentes porque algunos encapuchados en el interior del recinto universitario han procedido a atacar con “bombas molotov modificadas para hacerlas más letales”, piedras y otros objetos a los agentes apostados en el exterior, poniendo en peligro “la integridad física y la vida de los uniformados” así como la de estudiantes y transeúntes.

Por este motivo, ha explicado FUSINA en su comunicado, “se procedió a hacer uso proporcional de la fuerza como método persuasivo y para repeler el ataque”. A continuación, los agentes entraron en el campus universitario después de que uno de los uniformados “con violencia e intimidación fue sometido e ingresado abruptamente por parte de encapuchados al interior” de la UNAH.

En este sentido, ha confirmado que cuatro estudiantes han resultado heridos “producto de supuestas armas de fuego”, mientras que dos soldados presentan “quemaduras de explosión de las bombas Molotov”.

“Los entes del Estado ya iniciaron las investigaciones del caso para esclarecer los hechos”, ha asegurado el organismo de seguridad, eque reafirmado su “compromiso permanente cumplir y hacer cumplir la ley”.

PROTESTAS CONTRA HERNÁNDEZ

Desde hace casi dos meses, los gremios de maestros y médicos se encuentran en pie de lucha contra la privatización de los servicios de educación y salud. Además, exigen la renuncia de Hernández, al que acusan de “usurpador” y de haberse sido reelegido en 2017 violentando la Constitución.

Ambos gremios han suspendido las labores en las escuelas públicas y los servicios de consulta externa en los hospitales, mientras otros se han unido con quemas de neumáticos y bloqueos de carreteras en el país.

Las manifestaciones antigubernamentales comenzaron en mayo contra dos decretos ejecutivos, conocidos como PCM-026 y PCM-027, que fueron interpretados como el primer paso para privatizar la sanidad y la educación de la nación centroamericana.

Hernández dio marcha atrás ante la creciente contestación popular, pero las protestas en las calles han continuado y han ido en aumento hasta reclamar directamente la dimisión de Hernández.