En esta imagen de archivo, varias personas usan mascarillas como precaución por el coronavirus en Estados Unidos. Foto La Hora/AP/Robert F. Bukaty.

En Estados Unidos los sistemas de salud de varios estados, principalmente Florida, Texas, Alabama y Mississippi, luchan para atender a los pacientes con Covid-19, debido al incremento de casos ocasionados por la variante Delta, muchos de estos enfermos llegan a recibir atención en condición crítica.

Mientras que medios de comunicación estadounidenses contrastan la situación con el discurso de algunos gobernadores republicanos que se han opuesto al uso obligatorio de mascarillas.

En Guatemala, la variante Delta también ha avanzado y la incidencia puede observarse en los casos de Covid-19 que han aumentado significativamente, mientras trabajadores de Salud han insistido en un llamado a medidas de contención más fuertes, pero en especial, el uso de mascarilla.




HASTA 20 MIL ESTUDIANTES ENTRARON A CUARENTENA EN MISSISSIPPI

Noticias Telemundo reportó en Mississippi que 20 mil estudiantes (un 5% de la población estudiantil de las escuelas públicas) entraron en cuarentena en la primera semana de clases, además, más de 4 mil alumnos y hasta mil maestros enfermaron.

Asimismo, explican que un poco más del 35% de la población está totalmente vacunada hasta el jueves, mientras que NBC News mencionó que solo siete camas estaban disponibles en la unidad de cuidados intensivos, mientras 96 se mantenían en estado crítico.

Los datos del Departamento de Salud de ese estado, hasta el 18 de agosto, evidencian 401,201 casos y 7,937 muertes desde el inicio de la pandemia.

Dentro de los fallecidos se encontraba una niña de 13 años, que tras contagiarse y ser internada en un hospital murió.

Escuelas en EE. UU. enfrentan retos en educación a distancia, la medida es implementada en varios estados para no exponer a los estudiantes al virus. Foto: La Hora/AP.

NI CERCA DEL PERSONAL QUE NECESITAN

Jim Craig, adjunto principal del Departamento de Salud de Mississippi y director de Protección de la Salud, aseguró a Associated Press que “todavía no estamos ni cerca del personal que necesitamos para las camas que -también- necesitamos».

Mientras que 73 hospitales solicitaron a más de 1,451 miembros del personal para tratar a los pacientes.

POSTURA CONTRA EL USO DE MASCARILLA

En contraste a la emergencia sanitaria, el gobernador de Mississippi, Tate Reeves, minimizó la situación, siguiendo los argumentos de otros gobernadores republicanos como los de Florida y Texas, quienes se han opuesto al mandato obligatorio del uso de mascarillas y han amenazado a quienes quieran imponerlas.

Una persona lleva una mascarilla en la mano mientras camina por una calle de Filadelfia, Estados Unidos. Foto La Hora/AP/Matt Rourke.

ALABAMA FRENTE A UN ESCENARIO “APOCALÍPTICO”

En el caso de Alabama, la situación no es muy diferente, pues hay más enfermos que camas, mientras Jeanne Marrazzo especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Alabama mencionó a CNN que veía un panorama “apocalíptico” para ese lugar.

Don Williamson, presidente de la Asociación de Hospitales de Alabama, explicó que el estado entró en un saldo negativo a partir del miércoles 18 de agosto.

“Solo el 12% de los pacientes que están en el hospital están completamente vacunados, por lo que como han escuchado, esto podría haberse evitado si hubiéramos aumentado las cifras de vacunación”, mencionó Williamson a la cadena local WBRC6 y que cita Telemundo.

En el caso de Alabama, desde el inicio de la pandemia se han confirmado un total de 645,851 casos y 11,872 muertes y se estima que solo un 36% de la población en este estado se encuentra inmunizada.

La gobernadora Kay Ivey aseguró en julio pasado que casi el 100% de las nuevas hospitalizaciones eran de personas no vacunadas y que “ellos son quienes están muriendo. Estas personas están eligiendo un estilo de vida horrible de dolor autoinfligido”.




FLORIDA GOBERNADOR IMPULSA UN CUESTIONADO TRATAMIENTO EN LUGAR DE VACUNAS

En Florida, la situación es alarmante, medios como CNN han compartido escenas de una biblioteca, que usualmente se mantiene en silencios, pero que ahora son espacios para ofrecer tratamientos de anticuerpos monoclonales contra el Covid-19.

El ambiente de una biblioteca dejo de ser el de personas caminando tranquilas entre los libros y cambio por gritos de dolor de personas que llegan en muy mal estado a buscar ayuda con un tratamiento que promueve el gobernador de Florida, Ron DeSantis.

«No espere hasta que necesite ser hospitalizado», dijo DeSantis el miércoles, mientras visitaba una instalación en West Palm Beach.

«Hágalo temprano, ingrese y la gente lo hace bien y, obviamente, manténgase fuera del hospital, pero resuelve los síntomas para muchas personas muy rápidamente hasta donde se sienten mucho mejor y tal vez no estaban en un nivel hospitalario inicialmente, pero sintieron síntomas, esto tiene una gran oportunidad para realmente resolverlo y creo que resolverlo de una buena manera», aseguró DeSantis, según una publicación de CNN.

Imagen ilustrativa. Una persona recibe una vacuna contra el COVID-19, en Estados Unidos. Foto La Hora/AP/Ben Gray.

DeSantis, a la vez, ha sido criticado por oponerse al uso de la mascarilla y a requerir certificados de vacunación, mientras el tratamiento médico que impulsa, según AP, es desarrollado por una empresa vinculada a una comisión política que apoya al republicano.

A diferencia de lo que impulsa el gobernador, los expertos coinciden en que evitar que la gente llegue a los hospitales es una prioridad y las vacunas -no los tratamientos en gente ya enferma- son la mejor forma de lograrlo.

MILES DE CONTAGIOS NUEVOS POR DÍA

Bajo este escenario y el avance de la variante Delta en Estados Unidos, el estado de Florida se ha convertido de nuevo en un punto crítico por la Covid-19.

Según AP, Florida reportó hasta 23,335 casos de coronavirus el martes recién pasado.

Mientras el Departamento de Salud reportó 17.096 hospitalizaciones por Covid-19.

GOBERNADOR DE TEXAS TAMBIÉN RECOMIENDA TRATAMIENTO DE TERAPIA

En Texas, la oficina del gobernador Greg Abbott, informó ayer que su médico le había recetado un “tratamiento de terapia con anticuerpos monoclonales de Regeneron que está disponible sin costo para todos los texanos que obtengan una referencia médica”.

Asimismo, recomiendan a quienes den positivo a Covid-19 buscar “este fármaco terapéutico de anticuerpos debido a su eficacia para ayudar a mantener a las personas fuera de los hospitales”, sin hacer mención de que expertos abogan por las vacunas como la forma más eficaz para mitigar los contagios.

El gobernador anunció la expansión continua de los centros de infusión de anticuerpos Covid-19 en todo Texas, sumado a los más de 140 proveedores que dan tratamiento con anticuerpos en hospitales y clínicas de todo el estado.

En esta fotografía de archivo, el gobernador de Texas, Greg Abbott. Foto La Hora/AP/Eric Gay.

DELTA EN TEXAS: ARRASA EN LA COMUNIDAD NO VACUNADA

Pero mientras el gobernador impulsa esto, medios como el Texas Tribune, señalan que el nuevo incremento de casos Covid-19 en Texas podría ser peor que cualquier situación que se haya visto en el estado hasta ahora.

Un funcionario de salud dijo que un número récord de hospitales de Texas se queda sin camas de cuidados intensivos y advierte que pronto tendrán más pacientes con Covid-19 de los que pueden manejar.

“Más hospitales de Texas están reportando escasez de camas de UCI que en cualquier otro momento desde que la pandemia de Covid-19 golpeó el estado hace 18 meses, solo una señal entre muchas de que la crisis de salud está en camino de alcanzar su fase más peligrosa hasta el momento”, señaló la nota del Texas Tribune.

GOBERNADOR, QUE DIO POSITIVO, NO ESTA DE ACUERDO CON USO OBLIGATORIO DE LA MASCARILLA

Mientras el virus continúa su paso en Texas, el gobernador que también dio positivo al virus, se mantiene reacio al uso obligatorio de la mascarilla.

Sin embargo, el Texas Tribune, mencionó cómo varias ciudades, condados y distritos escolares desafiaron la orden ejecutiva de Abbott que prohíbe los mandatos de mascarillas e hicieron obligatorio el uso de estas en las escuelas públicas en un intento por tratar de evitar que la variante Delta altamente contagiosa, infecte a los niños en edad escolar demasiado pequeños para vacunarse y evitar que los hospitales se llenen de pacientes con Covid-19.

DELTA EN GUATEMALA Y EL AUMENTO DE CONTAGIOS

En comparación a lo que se vive en esos estados, en Guatemala, el número de contagios ha aumentado de manera significativa, a tal grado que el 18 de agosto se registraron 5,826 casos positivos de Covid-19 y el 19 de agosto la cifra fue similar; actualmente hay 49,036 casos activos.

Desde el inicio de la pandemia, el Ministerio de Salud Pública (MSPAS) ha registrado un total de 433,339 casos acumulados y 11,372 fallecidos.

Según el resultado de los estudios, la variante Delta está presente en Guatemala desde el pasado mes de julio. Foto: Dirección de Área de salud Guatemala Central

ESQUEMA COMPLETO SE ACERCA AL 7%

Desde la detección de la variante Delta, Guatemala también ha visto un aumento importante de casos y la situación se ha visto reflejada en las emergencias de los hospitales nacionales abarrotadas con enfermos.

No obstante, tan solo el 6.92% de la población estimada de 10,529,192 guatemaltecos cuentan con la inmunización completa. Además, el 27.61% ha recibido la primera dosis.



 

Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorVademécum Centroamericano: un manual de salud que necesita fondos para concretarse
Artículo siguienteAsturias: Para hacer frente a Delta se debe trabajar como uno solo para vacunar más