Valencia fulmina al Barcelona y gana la Copa del Rey

Los jugadores del Valencia festejan luego de vencer en la final de la Copa del Rey al Barcelona. Foto La Hora: AP/Miguel

SEVILLA, España

AP

El Valencia conquistó su octava Copa del Rey al fulminar el sábado 2-1 al Barcelona, otro duro golpe para Lionel Messi y los azulgranas en un aciago cierre de temporada.

Los delanteros Kevin Gameiro y Rodrigo Moreno anotaron los goles del Valencia, ambos tras capitalizar fallos defensivos del Barcelona en un primer tiempo de incontestable dominio del conjunto che.

Aparte del oficio de Gerard Piqué en la zaga, el Barcelona fue un equipo indolente y carente de ideas durante largos pasajes.

No fue hasta que el técnico Ernesto Valverde hizo dos cambios tras el descanso en el que los catalanes salieron de su letargo en el estadio Benito Villamarín de Sevilla.

Messi trató de cargar al Barcelona sobre sus hombros en la segunda mitad y el goleador histórico del club estrelló un remate en los palos antes de descontar a los 73 tras un rebote dejado por el arquero valencianista Jaume Doménech.

Pero todo el empeño del astro argentino fue insuficiente y el Barcelona se quedó con las ganas de proclamarse campeón de la Copa del Rey por quinto año sucesivo.

El Barça afrontó la recta final de la temporada en busca de un triplete. Logró repetir como campeón de la Liga española, pero hace dos semanas se derrumbó en el partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones al caer 4-0 en la cancha del Liverpool.

Y ahora no pudo incrementar su cifra récord de 30 títulos en la Copa del Rey.

Los azulgranas se alzaron con el título de la competición en cada una desde que cayeron ante el Real Madrid en la final de 2014.

Messi debió conformarse con el trofeo del segundo lugar entregado por el Rey Felipe VI en las tribunas.

“Felicitar al Valencia, es merecedor de la Copa. Es un año bueno porque ganamos la Liga pero las expectativas eran para hacer un mucho mejor año y nos vamos con el sabor agridulce de que podía ser mejor”, dijo el central azulgrana Gerard Piqué.

El Valencia ganó su primer título de la Copa del Rey desde 2008.

La consagración del Valencia corona de la mejor forma el centenario de su fundación. Tras arrancar la temporada a los tumbos, el equipo del técnico Marcelino García Toral cerró con una racha récord del club al hilvanar 17 partidos sin partidos. Ello le permitió subir al cuarto puesto de la Liga, asegurando su pase a la próxima Liga de Campeones.

También alcanzaron las semifinales de la Liga Europa, instancia en la que perdieron ante el Arsenal.

“Si no lo dijera mentiría. Es mi primer título y estoy muy feliz”, dijo Marcelino.

Igual de contento se expresó el volante Daniel Parejo, clave para dictar el compás del partido hasta que tuvo que ser reemplazado por una lesión en la pierna derecha.

“Llevo ocho años en el club y me tocó pasar por momentos de dificultad”, afirmó Parejo. “Este equipo se merece todo. Es un momento mágico levantar la Copa, increíble. Siento mucha alegría porque una afición así se merece esto y mucho más después de todo el año”.

Con Luis Suárez y Ousmane Dembélé descartados por lesiones, Valverde insertó a Sergi Roberto, usualmente un lateral derecho, como escudero de Messi y a un inoperante Philippe Coutinho.

El resultado fue un equipo poco incisivo y que dependió únicamente de Messi para generar peligro.

“Somos el Barça y eso nunca puede significar una excusa”, afirmó Piqué al referirse a las ausencias.

La nueva caída supone abrir más dudas sobre si Valverde seguirá en el banquillo azulgrana.

En la previa de la final de la Copa del Rey, Messi abogó por la continuidad del técnico y otro tanto hizo Piqué tras la derrota.

“No nos preocupa ahora mismo. Hay que hacer un análisis individual de lo que podemos mejorar cada uno”, sostuvo Piqué. “Nos gustaría que el entrenador continuara porque ha hecho un gran trabajo pero es algo que no depende de nosotros”.