Ana María Moreno Portillo de Guatemala cuida a su hija luego de que fueran deportadas de Estados Unidos, en el Complejo Deportivo Kiki Romero en Ciudad Juárez, México. Foto La Hora/AP

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (UNICEF por sus siglas en inglés), desde el inicio de 2021 el número de niños migrantes detenidos reportados en México ha aumentado drásticamente de 380 a casi 3,500, mientras remarcan que las familias centroamericanas no están migrando, sino huyendo de las condiciones en sus lugares de origen.

La información la dio a conocer Jean Gough, Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, luego de concluir una visita a México, que incluyó paradas a lo largo de su frontera Norte con Estados Unidos.

También explicaron que en promedio 275 niños migrantes adicionales se encuentran en México todos los días, tras ser ubicados por autoridades mexicanas y que esperan a cruzar a EE. UU., o retornar.

Lea: IGM: Van más de 11 mil migrantes retornados; 211 en los últimos 7 días

“Me partió el corazón al ver el sufrimiento de tantos niños pequeños, incluidos bebés, en la frontera de México con Estados Unidos… la mayoría de los refugios que visité en México ya están superpoblados y no pueden acomodar al creciente número de niños y familias que migran hacia el Norte. Nos preocupa profundamente que las condiciones de vida de los niños y las madres migrantes en México pronto se deterioren aún más”, aseguró.

EN REFUGIOS, NIÑOS REPRESENTAN AL MENOS EL 30% DE LA POBLACIÓN MIGRANTE

A la vez, Unicef remarcó que, en muchos de los refugios mexicanos, los niños representan al menos el 30 por ciento de la población migrante, la mitad de ellos ha viajado sin sus padres, que es una de las proporciones más altas jamás registradas en México.

Sobre la situación destacan que México se ha convertido en un país de origen, tránsito y retorno de estos niños migrantes provenientes en su mayoría de Honduras, Guatemala, El Salvador y esa misma nación.

Un niño migrante (al centro) lanza un avión de papel mientras juega con otros menores en una plaza de Reynosa, México. Foto; Vía AP

A la vez, explican que en el contexto de la pandemia de COVID-19, el aumento en el número de niños migrantes no acompañados, así como la llegada de familias enteras con niños, ha ejercido una presión significativa sobre los centros de asistencia mexicanos sobrecargados.

En el comunicado, Unicef menciona los desgarradores testimonios de familias migrantes recogidos por equipos de UNICEF en Ciudad Juárez y Tijuana, que a su vez indican graves abusos a los derechos humanos durante el viaje, como extorsión, abuso sexual, secuestro y trata de personas.

NIÑOS Y PADRES ESCAPAN POR VARIOS FACTORES

Otro de los temas abordados, son los relatos de algunas mujeres migrantes centroamericanas, que, llorando, contaron a UNICEF que las privaron de comida, les confiscaron sus pertenencias como teléfonos celulares, durmieron en el piso y cubrieron a sus hijos con sus propios cuerpos para mantenerlos calientes por la noche.

“Las familias centroamericanas no están migrando, están huyendo… estos niños y sus padres que ahora están en México escaparon de la criminalidad de las pandillas, la violencia doméstica, la pobreza, los devastadores huracanes y la pérdida de empleos debido a la pandemia en sus países de origen. Entonces, ¿por qué regresarían? A menudo, no hay nada a lo que puedan volver”, refirió el director.

El representante de Unicef agregó que los traficantes se aprovechan descaradamente de su desesperanza y ponen en peligro la vida de los niños durante este peligroso viaje.

LEA: MÁS DE 900 MIL GUATEMALTECOS HAN SIDO DEPORTADOS DESDE 2010

“La mejor manera de dar a las familias migrantes una buena razón para permanecer en sus comunidades es invertir en el futuro de sus hijos a nivel local. La verdadera crisis infantil no está en la frontera de Estados Unidos; está en las comunidades más pobres del norte de Centroamérica y México”, enfatizó.

UNICEF PIDE MEJORES CONDICIONES DE VIDA EN PAÍSES DEL NORTE DE CENTRO AMÉRICA Y EL SUR DE MÉXICO

Por ello, más allá de la respuesta humanitaria en todas las etapas del viaje migratorio, UNICEF pide a la comunidad internacional que coloque a los niños y las mujeres en el centro de todos los planes de inversión en Honduras, Guatemala, El Salvador y el sur de México para crear mejores condiciones de vida y oportunidades y trabajar contra la violencia para las familias y los jóvenes a nivel comunitario.

El año pasado, más de 7,160 niños mexicanos y centroamericanos en movimiento se beneficiaron de la asistencia apoyada por UNICEF en México, como servicios de protección individual, atención psicosocial, actividades recreativas y de aprendizaje y alojamiento.

Las cifras refieren que, en el primer trimestre de este año, más de 2,100 niños migrantes ya han recibido asistencia humanitaria de UNICEF en las fronteras Sur y Norte de México. Con la financiación actual, este año se llegará a un total de 10.000 niños en movimiento y sus padres.

Varios adolescentes y niños migrantes esperan su turno en un sitio de procesamiento dentro de un centro de detención de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, en Donna, Texas. Foto: La Hora/AP.

“Las necesidades humanitarias van en aumento y se espera que sigan siendo altas en los próximos meses. UNICEF estima que alrededor de 150, 000 niños en movimiento y familias afectadas por la violencia en sus lugares de origen en todo México necesitarán asistencia de emergencia y desarrollo en los próximos dos años”, destacaron.

Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorAsalto al MSPAS: Galdámez trasladado al hospital por posible padecimiento de Covid-19
Artículo siguientePSG y Bayern, los dos gigantes ausentes de la Superliga