Un torbellino alrededor de un posible exoplaneta en ciernes

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un torbellino de polvo y escombros en órbita alrededor de una estrella joven. Es posible que se esté formando un planeta entre los escombros. Foto la hora: J. VARGA ET AL. / Europa Press/dpa

MADRID
Agencia dpa/ (Europa Press) –

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un torbellino de polvo y escombros en órbita alrededor de una estrella joven. Es posible que se esté formando un planeta entre los escombros.

El exoplaneta en formación orbita la estrella HD 163296 en una órbita cercana. HD 163296, a unos 330 años luz de distancia de la Tierra, es una estrella joven muy estudiada por los astrónomos de la constelación de Sagitario.

Anteriormente, los astrónomos encontraron evidencia de la formación de tres grandes exoplanetas en una amplia órbita alrededor de la estrella. Ahora, un cuarto planeta puede estar formándose cerca de la estrella.

Los investigadores dirigidos por Jozsef Varga, de la Universidad de Leiden, estudiaron la estrella durante cuatro noches en marzo y junio de 2019. Centraron su telescopio en la parte interna del disco circunestelar.

Los astrónomos observaron un anillo de polvo fino y cálido a una distancia de la estrella comparable a la órbita de Mercurio alrededor de nuestro sol. Lo sorprendente fue que una parte del anillo era mucho más brillante, es decir, más caliente que el resto del anillo. Este punto caliente parecía tener un período orbital de aproximadamente un mes.

Los astrónomos sospechan que el punto caliente de polvo fino y cálido es un vórtice en el disco del que podría formarse un planeta. Las simulaciones pudieron verificar sus sospechas. Mientras que en el resto del disco, el polvo y los guijarros se agrupan, en el vórtice, los escombros se muelen en polvo fino. Ese polvo fino es visible en el punto caliente.

Los investigadores hicieron su descubrimiento con el nuevo instrumento MATISSE. Ese instrumento combina y analiza la luz de cuatro telescopios del Very Large Telescope del Observatorio de ESO en Cerro Paranal, en el norte de Chile. Esto crea un telescopio combinado con un diámetro virtual de 200 metros. El instrumento MATISSE está diseñado específicamente para analizar la radiación infrarroja. Esta radiación se crea cuando un objeto, como un planeta o un disco de polvo, emite calor. El instrumento se enfría para evitar que emita radiación infrarroja.