Un láser de plasma neutro frío para simular estrellas superdensas

MADRID
Agencia DPA / (Europa Press) –

Físicos de la Universidad Rice han creado el primer plasma neutro enfriado por láser del mundo, un paso clave para simular estados exóticos de materia presentes en estrellas superdensas.

Los hallazgos se detallan en la revista Science e incluyen nuevas técnicas para enfriar con láser las nubes de plasma en rápida expansión a temperaturas 50 veces más frías que en el espacio profundo.

Killian y los estudiantes graduados Tom Langin y Grant Gorman utilizaron 10 láseres de diferentes longitudes de onda para crear y enfriar el plasma neutro.

Comenzaron vaporizando el metal de estroncio y utilizando un conjunto de rayos láser que se cruzan para atrapar y enfriar una bocanada de átomos de estroncio del tamaño de la punta del dedo de un niño.

A continuación, ionizaron el gas ultrafrío con una explosión de 10 nanosegundos de un láser pulsado. Al eliminar un electrón de cada átomo, el pulso convirtió el gas en un plasma de iones y electrones.

LOS IONES EN EXPANSIÓN SE PUEDEN ENFRIAR

La energía de la explosión ionizante hace que el plasma recién formado se expanda rápidamente y se disipe en menos de una milésima de segundo.

El hallazgo clave de esta semana es que los iones en expansión se pueden enfriar con otro conjunto de láseres después de que se crea el plasma.

Killian, Langin y Gorman describen sus técnicas en el nuevo artículo, allanando el camino para que su laboratorio y otros creen plasmas aún más fríos que se comportan de formas extrañas e inexplicables.

El plasma es una mezcla eléctricamente conductora de electrones e iones. Es uno de los cuatro estados fundamentales de la materia; pero a diferencia de los sólidos, líquidos y gases, que son familiares en la vida diaria, los plasmas tienden a ocurrir en lugares muy calientes como la superficie del sol o un rayo.

Al estudiar los plasmas ultrafríos, el equipo de Killian espera responder a preguntas fundamentales sobre cómo se comporta la materia en condiciones extremas de alta densidad y baja temperatura.

Para hacer sus plasmas, el grupo comienza con el enfriamiento por láser, un método para atrapar y ralentizar partículas con rayos láser que se cruzan.

Cuanta menos energía tiene un átomo o un ión, más frío está, y más lento se mueve al azar.

El enfriamiento con láser se desarrolló en la década de 1990 para reducir la velocidad de los átomos hasta que queden casi inmóviles, o solo unas millonésimas de grado por encima del cero absoluto.

Durante una beca postdoctoral en el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología en Estados Unidos, en 1999, Killian fue pionero en el método de ionización para crear plasma neutro a partir de un gas enfriado por láser.

Cuando se unió a la facultad de Rice el año siguiente, comenzó una búsqueda de una manera de hacer que los plasmas sean aún más fríos.

Una de las motivaciones fue lograr un “fuerte acoplamiento”, un fenómeno que ocurre naturalmente en los plasmas solo en lugares exóticos como las estrellas enanas blancas y el centro de Júpiter.

Debido a que los iones tienen cargas eléctricas positivas, se repelen entre sí a través de la misma fuerza que hace que nuestro cabello se mantenga erguido si se carga con electricidad estática.

En los plasmas normales, débilmente acoplados, estas fuerzas de repulsión solo tienen una pequeña influencia en el movimiento de los iones, ya que son superados por los efectos de la energía cinética o el calor. “Las fuerzas repulsivas son normalmente como un susurro en un concierto de rock –apunta Killian–. Están ahogados por todo el ruido cinético en el sistema”.

Sin embargo, en el centro de Júpiter o una estrella enana blanca, la gravedad intensa aprieta los iones tan estrechamente que las fuerzas repulsivas, que crecen mucho más fuertes a distancias más cortas, vencen.

Aunque la temperatura es bastante alta, los iones se acoplan fuertemente.

El equipo de Killian crea plasmas con una densidad de órdenes de magnitud más alta que las que se encuentran dentro de los planetas o las estrellas muertas, pero al disminuir la temperatura aumentan la proporción de energías eléctricas a cinéticas.

A temperaturas tan bajas como una décima parte de un Kelvin por encima del cero absoluto, el equipo de Killian ha visto cómo las fuerzas repulsivas toman el control.