Contaminación del aire visible en una gran ciudad. Foto la hora: UCO / Europa Press/dpa

La exposición a largo plazo a la contaminación atmosférica parece seguir vinculada a una mayor mortalidad a pesar de la existencia de normas de calidad del aire que restringen los niveles de contaminación, sugiere un estudio publicado en línea en ‘The BMJ’, que apunta a que las normas actuales son insuficientes y deben ser revisadas.

Los investigadores hallaron indicios de que las tasas de mortalidad eran más elevadas entre las personas que habían estado expuestas a una mayor contaminación atmosférica a pesar de que los niveles estaban permitidos por las normas oficiales vigentes.

En estudios anteriores se había constatado una relación entre la exposición prolongada a la contaminación atmosférica exterior, como la que se produce en forma de partículas finas en el aire (conocidas como materia particulada o PM2,5) y el dióxido de nitrógeno (NO2), y la mala salud o la muerte.

Las concentraciones de contaminación atmosférica han disminuido sustancialmente en Europa desde la década de 1990, pero no está claro si sigue existiendo una relación entre la contaminación y la mala salud o la muerte en concentraciones de contaminación que están por debajo de los límites actuales permitidos.

Por ello, un equipo internacional de investigadores dirigido por el Instituto de Ciencias de la Evaluación de Riesgos de la Universidad de Utrecht (Países Bajos) se propuso investigar si existía una relación entre los niveles bajos de las concentraciones de contaminación atmosférica y las muertes naturales y por causas específicas.

La contaminación atmosférica de bajo nivel se definió como las concentraciones inferiores a los valores límite actuales establecidos por la Unión Europea, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos y las directrices de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los investigadores analizaron los datos de ocho grupos de personas de seis países europeos –Suecia, Dinamarca, Francia, Países Bajos, Alemania y Austria– con un total de 325.367 adultos.

Su estudio reclutó a los participantes en los años 90 o 2000. De los 325.367 participantes a los que se hizo un seguimiento durante un periodo de casi 20 años, alrededor del 14,5% (47.131 personas) murieron durante el periodo de estudio.

El análisis de los resultados mostró que las personas que tenían una mayor exposición a las partículas (PM2,5), el dióxido de nitrógeno y el carbono negro tenían más probabilidades de morir.

Un aumento de 5 microgramos/m3 (una medida de concentración de materia particulada) en las PM2.5 se asoció con un aumento del 13% en las muertes naturales, mientras que la cifra correspondiente para un aumento de 10 microgramos/m3 en el dióxido de nitrógeno fue del 8,6%. Las asociaciones con las PM2,5 y el dióxido de nitrógeno fueron en gran medida independientes entre sí.

Además, las asociaciones con las PM2,5, el dióxido de nitrógeno y el carbono negro siguieron siendo significativas en concentraciones bajas o muy bajas.

En el caso de las personas expuestas a niveles de contaminación inferiores a la norma estadounidense de 12 microgramos/m3, un aumento de 5 microgramos/m3 en las PM2.5 se asoció con un aumento del 29,6% en las muertes naturales. Las personas expuestas al dióxido de nitrógeno a menos de la mitad de la norma actual de la UE de 40 microgramos/m3, un aumento de 10 microgramos/m3 en el dióxido de nitrógeno se asoció con un aumento del 9,9% en las muertes naturales.

Se trata de un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa, pero se trata de un amplio estudio de múltiples grupos europeos de personas con información detallada. Por ello, los autores concluyen que «contribuye a la evidencia de que la contaminación del aire exterior está asociada a la mortalidad incluso a niveles inferiores a las normas europeas y norteamericanas actuales y a los valores guía de la OMS».

Agencia DPA
La Agencia Alemana de Prensa es una organización independiente, flexible y eficiente dedicada a la producción y distribución de contenidos multimedia. Como líder del mercado alemán y una de las mayores agencias de noticias internacionales, dpa suministra temas actuales a medios de comunicación en todo el mundo.
Artículo anteriorBanco central de Alemania se inunda de «billetes sucios»
Artículo siguienteAfganistán en peligro de quedarse sin comida