Sara M. Lira es un ejemplo para muchas mujeres que han enfrentado situaciones complejas. Foto La Hora/Claudia Lira

El interés por el arte, fotografía, la música son algo que ha acompañado a Sara desde pequeña. Ella es comunicadora de profesión, una joven que siempre está atenta a todo lo que tenga que ver con la creatividad. A la que en sus propias palabras “le ha tocado duro la batalla de la vida”, pero se entretiene en sus cosas.

En 2021 su mamá, Claudia Lira, fotógrafa y comunicadora falleció, y Sara la recuerda entre muchas cosas como la persona que le enseñó estos intereses y el de la comunicación; la acompañaba a recorridos de fotos y siempre encontraban un tiempo para sacar una que otra durante los viajes.

 

Sara relató a Nosotras LH que hace varios años empezó a trabajar con su mamá haciendo vídeos y tomando fotografías, para hacer de estos hobbies un trabajo, continuó involucrándose en el mundo de la comunicación y sus pasatiempos y hobbies fueron perdiéndose.

Antes de que comenzará la pandemia en Guatemala en 2020, Sara fue diagnosticada con depresión y ansiedad, momentos donde tuvo episodios muy duros y complicados.

En 2021 su mamá, Claudia Lira, fotógrafa y comunicadora falleció. Foto La Hora/cortesía

Con la terapia siempre le decían que encontrar un pasatiempo la ayudaría, y aunque en ese momento no lo descubrió, sí se dio cuenta que le gustaban mucho los aromas, esencias y aromaterapia, por lo que comenzó a consumir este tipo de productos.

“El año pasado mi mami se fue de este mundo y me quedo otra vez con la situación de ¿qué hago con mi vida para que no me pegue tanto este duelo y entretener mi cabeza?”, declaró.

De nuevo las personas comenzaron a decirle que encontrará un pasatiempo, que saliera y tomará fotos, sin embargo, muchas de esas cosas no se lo permitían hacer porque le seguían recordando a su mamá.

 

EL INICIO DE UNAVELITAGT

Para este entonces Sara de por sí ya llevaba poco más de dos años buscando un pasatiempo y un día mientras veía la red social TikTok se topó con un vídeo de relajación de una persona haciendo candelas, “yo le dije a mi hermano quiero hacer velas, no tengo idea de cómo se hacen, pero se ve divertido”.

Sara comenzó a adentrarse en ese mundo: contacto amistades para conocer precios, vio vídeos de YouTube para saber qué materiales se utilizan, compró los materiales, e inició con la elaboración de velas probando colores, mezclas y olores, todo con el fin de solo querer distraerse.

La joven encontró una herramienta para avanzar en las situaciones que enfrentaba. Foto La Hora/Claudia Lira

“Mandé a pedir los frascos y esos los venden más baratos si es por compra de mayoreo, entonces pensé en regalar los que me sobrarán, por qué ¿qué voy a hacer con tantos frascos vacíos?”, comentó.

Sin embargo, ya se había adentrado en ese mundo; pasando tardes enteras viendo vídeos de cómo se hacían, la mejor forma, cómo funcionan, y durante esa investigación encontró una empresa en Estados Unidos que llamó su atención, ya que se dedica a vender velas con mensajes secretos y eso es algo que nunca había visto en Guatemala.

 

Fue así como su hermano la incentivó para que las elaborará y vendiera, y su conocimiento en la comunicación la ayudó a crear su logo, sus etiquetas y fotografías. En diciembre del 2021 @unavelitagt fue lanzado.

“No pensé que fuera a tener tanto apoyo de las personas que tengo cerca para comprarme las velas”, mencionó Sara, sin embargo, cuando comenzaron a llegar a su página mensajes de personas que no conocía fue cuando realmente se dio cuenta que no solo sería un hobbie, sin convertirlo en una preocupación o afán, pero con la idea de hacer algo bonito.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Una Velita (@unavelitagt)

UN ESCAPE Y EL DISFRUTAR ESTAR ACÁ

Para Sara las velas no solo dejan el aroma, el encender una tiene mucha magia detrás de, y para ella todo el proceso que ha pasado durante estos años: estar encerrada, no saber qué pasaba, las angustias y los momentos duros que la vida le ha puesto la llevaron a darle un valor más grande a las velas.

Unavelitagt fue encontrar un escape para su cabeza, de sus pensamientos y todas las heridas que pueden estar allí, además es un espacio para curar porque es algo que hace sola, donde toma las decisiones que la ayuda a convivir con ella misma e ir sanando de a poquitos.

“Cuando encendéis una vela solo estas esperando a que se consuma, ves la vela y que saca luz, pero se está consumiendo; es como para mí el momento en el que podés disfrutar estar acá y eso me dejó mucho mi mamá: el disfrutar estar acá”, explicó.

Sus productos pueden encontrarse en Instagram. Foto La Hora/unavelitagt

VELITAS HECHAS CON AMOR

Ese es el mensaje de las etiquetas del producto en @unavelitagt, que tiene realmente la intención muy clara de querer sanar, de que esa velita llegue y sea algo positivo para la persona que lo recibe.

Por eso para Sara la cantidad de velas que vende al mes no es lo principal, sino dar a quienes las obtienen un momento de paz por medio del aroma, de los mensajes y de la luz que transmiten, y que las personas sientan que realmente es un producto personalizado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Una Velita (@unavelitagt)

¿QUÉ OFRECE UNAVELITAGT?

Velas aromáticas con mensajes secretos, actualmente cuentan y producen varios aromas para que los consumidores puedan elegir el de su preferencia, adicional a esto se agregan dentro de la vela mensajes personalizados que son visibles a la hora de encenderla.

 

UN PEQUEÑO TRAYECTO (HASTA AHORA)

Sara ha encontrado en la elaboración de velas aromáticas una forma de desintoxicar su mente. Y cree que es algo que necesitan las personas que están pasando por situaciones similares a ella, que sufren de algún tipo de afección mental o un duelo, estas “pequeñas cosas” ya que permite generar espacios para relajarse y disfrutar sin tener que ejercer presión sobre algo.

Ahora que su mamá no está en la tierra, a Sara le gusta reconocer que siempre estará en las velas que vaya a encender y elaborar, por eso le da mucha ilusión seguir haciéndolo. Seguir contando con su trabajo y las cosas en orden, pero no perder el rumbo de que este es su escape.

Sara honra a su mamá, Claudia Lira en sus creaciones. Foto La Hora/Cortesía

También quiere seguir experimentando y conociendo más la logística en la producción de velas, y que las personas sigan teniendo formas personalizadas de enviar mensajes.

“Solo estoy buscando estar tranquila conmigo y creo que está funcionando”, finalizó.

En Nosotras LH queremos reconocer a Sara por ser una mujer con una fuerza admirable al enfrentar la realidad que le ha tocado vivir, por ser una fuente de inspiración para personas que atraviesan algo similar y querer compartir un poco de sus mensajes por medio de una forma diferente y creativa con los demás.

 

¿Quieres ser parte de Nosotras LH y contarnos tu historia? Escríbenos al WhatsApp 

 

María José Aresti
Licenciada en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Rafael Landívar. Entusiasta del cine, libros y el fútbol. Creo en la importancia de generar espacios que permitan compartir contenidos de valor para la construcción de una sociedad más consciente y autónoma.
Artículo anteriorCompra de motos sin respaldo postventa; otro negocio como las Lada
Artículo siguienteRegreso a clases 2022: Guía para que nuestros hijos asistan más protegidos