Dos turistas caminan en Antigua Guatemala uno de los sitios más visitados por turistas extranjeros. Foto La Hora/Johan Ordóñez/AFP

 

Siendo el turismo un pilar fundamental para el dinamismo económico de Guatemala merece un especial interés en cuanto a su estudio estadístico, sobre todo para determinar cómo le ha impactado la pandemia del COVID-19 a empresas, comerciantes y familias.

De hecho, 7 de cada 10 propietarios de negocios relacionados con el turismo creen que les tomara de 2 a 3 años alcanzar los niveles de facturación que tenían antes de la crisis, este y más resultados relevantes se obtuvieron de la segunda parte de la 20ª. Encuesta Empresarial al Sector de Viajes y Turismo realizada por la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES).

Además, hubo daños colaterales, ya que muchas empresas no pudieron mantener a sus empleados y para agosto de 2021 el sector de hostelería redujo en un 69% su fuerza laboral en comparación con el 2019, y en el caso de los operadores de turismo lo hicieron en un 64%.

Por otra parte, la tasa de ocupación media de los hoteles cayó drásticamente forzando a muchos a ofrecer otro tipo de servicios como comida y bebidas para compensar; aun así 17% de las empresas turísticas no lograron sobrevivir y se vieron obligados a cerrar sus operaciones definitivamente.

De marzo a agosto de 2020, la facturación de estos negocios cayó un 80% en promedio, aunado a eso, solo un 6% de los encuestados mencionó que ya lograron recuperarse. Dicho impacto de facturación se vio reflejado en el tamaño de las compañías.

Las empresas consideradas grandes por su capacidad financiera se redujeron en un 77%, mientras que las medianas disminuyeron un 30% y las pequeñas en 39%.

 

De forma contraria, la menor de las categorías, la microempresa incrementó su capacidad en un 45%. Entre las posibles causas de ese fenómeno se encuentra el desplazamiento de las empresas más grandes, por lo que no es sinónimo de que las microempresas no sufrieron el duro golpe de la pandemia.

A nivel regional, Guatemala retrocedió 13 puestos en relación con el Índice de Competitividad Global, ubicándose en el puesto 99 de 140. Además, figura un 12.6% abajo del promedio.

Según la investigadora Jimena López Lobos, el propósito de la segunda encuesta es determinar cómo se encuentran las empresas a nivel general y la caracterización de los turistas para que los esfuerzos por mejorar estén realmente enfocados en las personas que visitan al país.

 

¿CÓMO LEVANTAR AL SECTOR?

Recuperar la confianza de los turistas es uno de los mayores retos para los empresarios, de acuerdo con ASIES, por lo cual es primordial crear estrategias público-privadas e iniciativas que promuevan un turismo diferente y socialmente responsable.

También destacan la importancia de que el sector tenga mayor participación en las políticas comerciales del país, ya que esto haría potencializar la industria y contribuiría a recuperar los niveles de competitividad.

 

Durante la presentación, Pablo Hurtado, secretario ejecutivo de ASIES, destacó la capacidad del turismo para generar crecimiento económico rápido, sostenible, inclusivo y descentralizado, sobre todo porque figura como una alternativa de sustento económico para miles de guatemaltecos, lo que aporta a mejorar su calidad de vida.

“El escenario a futuro es incierto”, comentó el panel de analistas, por lo que consideran que la agilización del proceso de vacunación es importante para que el sector pueda recuperar la confianza de los turistas y con ello recuperarse económicamente.

Finalmente, reflexionan que las empresas deben adaptarse y enfocar sus metas, planificación y estrategias al perfil de los turistas o grupo objetivo que visita los destinos, tomando en cuenta sus necesidades para poder otorgar valor agregado a sus productos y servicios.

Las medidas de prevención han cobrado más relevancia para estos servicios. Foto La Hora/Johan Ordóñez/AFP
Andrea Solórzano
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y amante del cine. Creo en la importancia de educarnos y comprender todos los aspectos de la colectividad e individualidad, desde los derechos humanos, la política, la economía, las ciencias exactas y sociales hasta el arte; especialmente desde un punto de vista humano para formar una sociedad más consciente y empática.
Artículo anteriorAnalistas coinciden, se percibe repunte de criminalidad en Guatemala
Artículo siguienteSala Tercera favorece a Carrillo y separa a jueza Virginia de León de pesquisas