Trump reconoce inconvenientes de guerra comercial con China

El presidente Donald Trump. Foto la hora: Alex Brandon/Ap.

Por KEVIN FREKING y JOSH BOAK
WASHINGTON
Agencia (AP)

El presidente Donald Trump reconoció que su política comercial agresiva hacia China puede provocar perjuicios económicos a Estados Unidos, pero que traerá beneficios en el largo plazo. Sostuvo que si bien no teme una recesión, está pensando en nuevas reducciones de impuestos para promover el crecimiento.

Preguntado si su guerra comercial con China podía provocar una recesión, consideró que la idea era “irrelevante” y que era imperativo “enfrentar a China”.

“Es hora de hacerlo, sea bueno para nuestro país o malo para nuestro país en el corto plazo”, dijo Trump

Parafraseando la pregunta de un periodista, Trump dijo, “Su declaración de que ‘¿caeremos en una recesión por dos meses?’ ¿De acuerdo? El hecho es que alguien tiene que enfrentar a China”.

El presidente republicano indicó que no tuvo alternativa a imponer los aranceles que han perjudicado a los fabricantes, los mercados financieros y en cierta medida a los consumidores estadounidenses.

Por su parte, China dijo que el comercio con Estados Unidos ha sido “mutuamente beneficioso” y pidió a Washington que “se lleve bien con nosotros”. El vocero de la Cancillería Geng Shuang expresó la esperanza hoy de que Washington acepte negociar sobre los desacuerdos.

Trump dijo claramente que descarta el riesgo de una recesión y que podía haber un boom si la Reserva Federal redujera su tasa de interés de referencia.

“Estamos muy lejos de una recesión”, dijo Trump. “Si la Fed cumpliera con su deber, creo que tendríamos un gran crecimiento, tremendo”.

Pero añadió que tiene en estudio una reducción temporaria del impuesto sobre la nómina y una indexación con la inflación de los impuestos federales sobre las ganancias de las inversiones, todo con el fin de estimular el crecimiento. Descartó que esas ideas signifiquen que la economía se está debilitando y dijo que “lo tengo en cuenta en todo momento”.

Según el vocero de la Casa Blanca, Judd Deere, “el Presidente no cree que nos dirigimos hacia una recesión. La economía está fuerte gracias a sus medidas”.