Trump aplaza aranceles a algunos productos chinos

Un obrero trabaja en una línea de producción de teléfonos celulares durante una gira de prensa a la fábrica de Huawei, en Dongguan, China. Foto la hora: Kin Cheung/Ap.

Por PAUL WISEMAN
WASHINGTON
Agencia (AP)

Frente a las exigencias de empresas y a los temores de que una guerra comercial esté amenazando la economía de Estados Unidos, el gobierno del presidente Donald Trump aplazó hoy la aplicación de la mayoría de los aranceles que tenía previsto imponer a productos chinos y canceló otros.

El anuncio hecho por la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos tranquilizó a Wall Street y las tiendas minoristas, cuyos temores habían aumentado ante la posibilidad de que los nuevos aranceles les estropearan sus ventas de fin de año.

El gobierno estadounidense asegura que aún tiene previsto aplicar aranceles de 10% a importaciones chinas por 300 mil millones de dólares, ampliando los impuestos a casi todas las mercancías enviadas por China a Estados Unidos, en una disputa derivada de las políticas comerciales intimidatorias de Beijing.

Sin embargo, ante las exigencias de los minoristas y otras empresas, la oficina comercial del presidente Donald Trump dijo que aplazaría hasta el 15 de diciembre la aplicación de los aranceles a casi 60% de las importaciones señaladas, prevista para iniciar el 1 de septiembre. Entre las mercancías que se benefician de este aplazamiento de tres meses y medio se cuentan artículos de alto consumo como celulares, computadoras portátiles, consolas de videojuegos, algunos juguetes, monitores para computadora, zapatos y ropa.

Asimismo, el gobierno retiró otras mercancías de la lista de productos a los que se aplicarían aranceles, en una decisión basada en lo que describió como “factores de salud, seguridad, seguridad nacional y otros”.

Por su parte, el Ministerio de Comercio de China informó que los negociadores chinos habían conversado por teléfono con sus contrapartes estadounidenses, a decir el representante comercial Robert Lighthizer y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y tenían previsto conversar de nuevo en dos semanas.

Tras el anuncio, el promedio industrial Dow Jones subió más de 400 puntos por la tarde. Las acciones de Apple, Mattel y la marca de calzado Steve Madden encabezaron el alza.

En declaraciones a la prensa en Nueva Jersey, Trump confirmó que había decidido postergar los aranceles para evitar posible sufrimiento económico durante el periodo de fin de año porque los minoristas se verían obligados a subir los precios por esos impuestos.

Jay Foreman, director general de la compañía juguetera Basic Fun, se dijo complacido de que fuera postergada hasta diciembre la aplicación de los aranceles de 10% que afectarían sus ventas. Su empresa, con sede en Boca Ratón, Florida, ya había fijado los precios para la temporada de fin de año y habría tenido que absorber el impacto de los aranceles. Foreman señaló que sopesa hacer despidos este otoño para compensar sus costos más altos y subrayó que a pesar de este respiro permitido por Trump, los aranceles continúan representando una severa amenaza.

En conjunto, las noticias de las negociaciones y la postergación de los aranceles proveyeron por lo menos un respiro después de semanas de incremento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Aunque el alivio podría ser sólo temporal si los aranceles entran finalmente en vigor y Beijing adopta represalias contra las exportaciones estadounidenses.

El gobierno de Trump está enfrentado con el régimen de China debido a acusaciones de que Beijing roba secretos industriales, obliga a compañías extranjeras a cederle tecnología y subsidia injustamente a las firmas chinas.