Tras el fallido intento con GT, EE.UU. regula petición de asilos

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

El Departamento de Justicia y el de Seguridad Nacional introdujeron hoy una “Regla Final Interina”, con la que busca el gobierno del presidente Donald Trump limitar las solicitudes de asilo recibidas en la Frontera Sur, principalmente a ciudadanos de Centroamérica.

La medida se anuncia un día después que la Corte de Constitucionalidad impidiera al presidente Jimmy Morales convertir a Guatemala en un Tercer País Seguro y que se reprogramara el encuentro entre Morales y Trump en la que aparentemente concretarían ese acuerdo.

La medida anunciada por ambos departamentos en un comunicado, según funcionarios, buscará influir en la cantidad de solicitantes de asilo que llegan a la Frontera Sur de EE.UU., principalmente de origen centroamericano y será publicada por el Registro Federal mañana 16 de junio.

La medida anunciada por EE.UU., vendría a reducir dramáticamente las solicitudes de asilo, sobre todo para centroamericanos y principalmente para ciudadanos del Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras).

La Regla Final Interina, utiliza la autoridad delegada por el Congreso en la sección 208 (b) (2) (C) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, con el que se mejora la integridad del proceso de asilo al imponer más restricciones o limitaciones a la elegibilidad de los extranjeros que buscan asilo en los Estados Unidos.

La medida, permitirá agregar una nueva condición de elegibilidad para el asilo de un extranjero que ingresa o intenta ingresar a EE.UU. por la Frontera Sur, y que no solicitó la protección contra la persecución o la tortura cuando estaba disponible en al menos un tercer país distinto al de su ciudadanía, nacionalidad o última residencia habitual legal del extranjero a través del cual él o ella transitó en ruta a los Estados Unidos.

MCALEENAN DICE QUE MEDIDA AYUDARÁ A REDUCIR LA CRISIS

Kevin McAleenan, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, explicó que, “si bien la financiación suplementaria fue vital para ayudar a enfrentar la crisis”, la misma no será suficiente si no se logran cambios específicos en el marco legal del sistema de Inmigración, por lo que esta regla interina, “ayudará a reducirla”.

“En última instancia, la acción de hoy reducirá las cargas abrumadoras a nuestro sistema interno provocado, por los solicitantes de asilo que no buscaron protección urgente en el primer país disponible, los migrantes económicos que carecen de un temor legítimo de persecución y las organizaciones criminales transnacionales, traficantes y contrabandistas que explotan nuestro sistema para obtener ganancias”, explicó McAleenan.

La medida está sujeta a tres excepciones limitadas de acuerdo a la información compartida, que incluye que un extranjero demuestre que solicitó protección contra la persecución o la tortura en al menos uno de los países a través de los cuales transitó de camino a EE.UU., y recibió un juicio final que niega su protección.

Otro de los requerimientos es que esta persona demuestre que cumple con la definición de “víctima de una forma grave de trata de personas”, que se refiere a un extranjero que haya transitado en ruta a los Estados Unidos solo a través de un país o países que no eran parte de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, el Protocolo de 1967 o la Convención contra la Tortura y Otros Crueles, Inhumanos o Tratamiento o castigo degradante.

SEGÚN FISCAL GENERAL, EE.UU., ES UN PAÍS GENEROSO

El Fiscal General William P. Barr explicó que esta regla es un ejercicio legal de la autoridad provista por el Congreso para restringir la elegibilidad para el asilo.

Según Barr, EE.UU., es un país generoso pero abrumado por las cargas asociadas a la detención y procesamiento de cientos de miles de extranjeros que llegan a la Frontera Sur.

A decir del Fiscal General, existe una proyección de que las cifras de solicitantes de asilo continúen en aumento durante el resto del año fiscal 2019 en adelante.

“Esta regla mitiga la presión sobre el sistema de inmigración del país al identificar de manera más eficiente a los extranjeros que hacen uso indebido del sistema de asilo para ingresar y permanecer en los Estados Unidos”, dijo.