Tragedia en las bibliotecas universitarias.

Jorge Carro L.
Durante 80 años, aproximadamente, Lector de Tiempo Completo.

Como si se tratara de una pandemia, los libros impresos están abandonando las estanterías, a favor de libros en línea.

Associated Press el 7 de febrero de 2018 publicó un artículo (“A library without books? Universities purging dusty volumes”) donde informó que algunos libros estaban siendo transportados a depósitos, mientras que otros estaban siendo vendidos en bloque a vendedores de libros usados; y otros miles estaban siendo arrojados en contenedores de basura.

Entretanto la mitad de la colección de la biblioteca de la Universidad de Indiana, en Pensilvania, los “sabios” gestores académicos decidieron purgar 170.000 volúmenes. “Las estanterías están dejando paso a las salas de estudio en grupo y a los centros de tutoría, ‘espacios para fabricantes’ y cafeterías”. Por su parte la bibliotecaria de la Universidad Estatal de Oregón, Cheryl Middleton, presidenta de la Asociación de Bibliotecas Universitarias y de Investigación, dice: “Somos como la sala de estar del campus. No somos sólo un almacén”.

Los eruditos más conservadores están indignados, explica Bryan A. Garner, en un texto donde comenta el artículo de la Associated Press. Uno llama a este desecho de libros “un cuchillo en el corazón”. Y por supuesto tiene razón. La buena noticia es sólo para coleccionistas y vendedores de libros usados: Entre los montones hay algunos tesoros. Por ejemplo, en los últimos años he obtenido muchos libros raros que han sido “desadquiridos” por bibliotecas universitarias, incluyendo algunos que llevan las firmas de Learned Hand y Harlan Fiske Stone. Aunque académicamente es importante tenerlos, fue una parodia de bibliofilia lo que llevó a retirarlos de los anaqueles; peor que una parodia, fue y es una tragedia.

Los escenarios descritos por Associated Press son reales. Son auto-representaciones ligeramente ficticias, pero es importante recordarlas o darlas a conocer a los bibliotecarios y a los que amamos los libros y las investigaciones y por eso, respetuosamente los reproduzco.

El primer escenario describe a Bryan A. Garner en 1980, el segundo lo describe en 2014, el tercero por último lo hace en el 2017.

Escenario No. 1: Un ambicioso estudiante de literatura que trabaja en su tesis de último año sobre Shakespeare’s Love’s Labour’s Lost va a la biblioteca y descubre, para su sorpresa, dos largos pasillos de libros sobre Shakespeare: unos 6.500 libros sobre ese tema. Pasa hora tras hora revisando los numerosos tomos, revisando los índices y luego leyendo los pasajes relevantes. Encuentra que muchos eruditos han escrito sobre la “curiosa foppería del lenguaje” de Shakespeare (Walter Pater [1889]) en la obra, que es “verdaderamente una comedia sobre el estado de la lengua inglesa en 1588” (William Mathews [1964]). Un erudito (Friedrich Landmann), en una oscura monografía de principios de la década de 1880, definió los cuatro tipos de abuso lingüístico que se encuentran en la obra: aliteración excesiva, sonorización amorosa petrarquista, eufhuismo (sintaxis de fantasía y elección de palabras) y latinidad perversamente extrema. Casi un siglo más tarde, un crítico estadounidense calificó la obra de “investigación sostenida sobre la naturaleza y el estado de las palabras; y sus personajes encarnan, definen y critican implícitamente ciertos conceptos de palabras” (Ralph Berry[1969]).

Nuestro estudiante tiene un comienzo fructífero para su tesis de graduación. Su profesor ha sugerido que un verdadero erudito debe investigar lo suficiente para saber lo que han hecho sus predecesores. Recolectar estas citas, y muchas otras también, ha llevado a nuestro incipiente erudito unas 100 horas de esfuerzo. A lo largo del camino, ha aprendido mucho sobre la crítica shakesperiana, los medios de la investigación tradicional de libros, los métodos de análisis literario, y la inmensidad del trabajo académico en el campo.

Mientras tanto, el asesor de su facultad insiste en que la tesis se centre en la lectura cercana de la obra por parte del estudiante, no en la de los eruditos anteriores. En el camino, puede mencionar lo que otros han dicho, ya sea para cuestionar sus conclusiones o para apoyarlas. Las citas deben ser incidentales a su propio análisis; no pueden sustituirlo. Pero no debería intentar escribir ignorando a sus precursores.

Escenario No. 2: Una estudiante de derecho que trabaja en un ensayo sobre la doctrina de los precedentes significa sumergirse en la literatura sobre el tema. Ella va a la sección de jurisprudencia de su copiosamente abastecida biblioteca de leyes y pasa días recolectando fragmentos de Francis Lieber (en una edición póstuma de un libro fechado en 1883), Timothy Walker (1895), Clarence Morris (1938), John Salmond (1947), W.J.V. Windeyer (1949), Burke Shartel (1951), W.W. Buckland (1952), A.W.B. Simpson (1961), Max Radin (1963) y Rupert Cross (1991). Ella está sorprendida porque ninguno de los artículos de la revista legal que ha leído en los últimos años cita a ninguna de estas autoridades. Ella remonta algunos aspectos de la doctrina a William Blackstone (1765), James Kent (1826) y Joseph Story (1858).

Esa recitación de las autoridades sólo es la parte fundamental de lo que está descubriendo. Está estudiando el campo para poder rastrear el desarrollo de precedentes en sistemas de derecho consuetudinario antes de embarcarse en su nueva y audaz teoría. Esta larga investigación, le dice su directora, necesita de una buena base.

Muchos de sus descubrimientos son fortuitos. Trabajando desde el cubículo de su biblioteca, examina pilas de libros para encontrar ensayos relevantes en lugares improbables. No esperaba encontrar información pertinente en un libro de Henri Lévy-Ullmann de 1935 ni en un libro de Frederic R. Coudert de 1914. Las penetrantes ideas de esos escritores ayudan a refinar su tesis. Está encantada con la abundancia de los fondos de la biblioteca de su universidad.

Escenario No. 3: Un abogado de Texas está informando una apelación para una mujer que afirma ser la esposa de derecho consuetudinario de un hombre que ha muerto en un accidente industrial. Por supuesto, los tres elementos del matrimonio de derecho consuetudinario son bien conocidos en las 10 jurisdicciones que lo reconocen: un acuerdo para casarse, cohabitación por algún tiempo, e indicios de convicencia como cónyuges en la comunidad en general. Los dos primeros son fáciles de establecer aquí, por lo que todo gira en torno al elemento de sujeción. Por lo tanto, nuestro abogado quiere saber lo que las cortes de Texas han sostenido sobre el tema.

Las búsquedas de Westlaw producen mayormente casos que simplemente iteran los tres elementos de un matrimonio de hecho.

Un colega le dice a nuestro amigo que debería ver las encuestas anuales de Joseph W. McKnight sobre derecho de familia. Dudoso, el abogado encuentra una biblioteca de leyes que tiene copias impresas de la Revisión de Leyes de SMU para descubrir que cada año de 1970 a 2016, McKnight analizó autoritariamente las decisiones de apelación en Texas relacionadas con la ley de familia. A partir de 2016, nuestro amigo regresa año tras año en los volúmenes encuadernados, descubriendo que McKnight comenzaba cada actualización anual con discusiones de importantes holdings relacionados con los matrimonios de derecho consuetudinario.

Para sorpresa del abogado, McKnight los llama “matrimonios informales” porque “matrimonio de derecho consuetudinario” es un nombre algo inapropiado: Podría haber sido una doctrina de derecho consuetudinario al principio, pero hoy en día un estatuto autoriza estos matrimonios, y el matrimonio de hecho es el término más exacto. Nuestro amigo se da cuenta de que sus búsquedas en Westlaw han pasado por alto la mitad de los casos, un descuido que pronto subsana.

De las discusiones de McKnight, el abogado también descubre que la mitad de los casos que ha encontrado han sido revocados, desaprobados o de otra manera reemplazados por casos posteriores. Algunos de ellos los habría encontrado más tarde, gracias a los libros revisados en la biblioteca, pero no de inmediato ni con claridad las razones.

Pronto, con la ayuda de un colega junior, el practicante está categorizando los indicios de convivencia y encuentra ocho: (1) presentaciones conyugales, (2) una relación padrastro- madrastra, (3) exhibiciones publicadas tales como folletos funerarios, (4) exhibiciones externas tales como tatuajes mutuos, (5) deudas y responsabilidades financieras compartidas, (6) un apellido compartido, (7) percepciones generales de la comunidad y (8) documentos formales tales como declaraciones de impuestos y documentos de seguro. Su cliente dispone de siete de los ocho indicios.

Nadie, incluyendo a McKnight, ha dicho nunca que hay ocho indicios. Eso es original. Pero McKnight ha llevado al médico a 35 casos que ilustran esos indicios, y las búsquedas en el ordenador han producido 15 casos más. Sin las encuestas McKnight, el abogado habría estado perdido en un laberinto de jurisprudencia, sin una guía autorizada de los hechos importantes.

Al cambiar de volumen a volumen en los libros, ha logrado en dos horas lo que no podría haber hecho de manera tan eficiente, si es que lo ha hecho, en el ordenador.

El resultado: La investigación del libro es casi insustituible para el investigador hábil. No puede, y no debe, ser completamente reemplazada por la investigación en línea, que por supuesto tiene sus propias ventajas, pero también sus propias limitaciones.

Pero amén de lo dicho, doy fe que, a lo largo de mi casi medio siglo de catedrático, investigador y usuario de bibliotecas, no más de 25% de los académicos “visitan” las bibliotecas y ¡ni que hablar de las autoridades universitarias” …

Concluyo –no como Foucault- manifestando que no me cuesta dilucidar la diferencia entre un poder bueno y un poder malo, y que la “purga” de libros de los anaqueles es por obra y gracia de mentes retrógradas como los nazis que el 10 de mayo de 1933 quemaron libros en las plazas de muchas universidades alemanas miles de ejemplares de autores de la talla de Karl Marx, Sigmund Freud, Erich Maria Remarque, Carl, von Ossietzky y Kurt Tucholsky…

El poeta Heinrich Heine había escrito años antes: “donde se queman libros, al final también se acaba quemando gente”.

PRESENTACIÓN

El avance de la tecnología y la ciencia transforman los contextos sociales y los hábitos personales en casi todos los ámbitos del quehacer humano. No hay espacios que no se vean comprometidos por la evolución constante del conocimiento que obligan a reacomodos asumidos no sin dificultad. Es el caso que aborda en nuestra edición, Jorge Carro, cuando se refiere a las bibliotecas.

El artículo no esconde emociones desde su título, “tragedia en las bibliotecas universitarias”, en un intento por salvaguardar un modelo que algunos dan por superado desde el pragmatismo típico de los tecnócratas de nuestros tiempos. Y quizá no se trate de conservar una práctica solo por resistir los cambios, como de resguardar lo que se considera de valor en esa institución.

El Suplemento presenta, como habíamos indicado en el número anterior, la segunda parte del texto firmado por Max Araujo, como memoria de Luis Alfredo Arango. En esta ocasión, relata anécdotas relacionadas con la obtención del Premio Nacional de Literatura y la cordialidad del escritor siempre abierto y generoso a los demás. Al margen del mérito del trabajo con que honra Araujo al poeta, está la posibilidad ejemplar educadora para los lectores jóvenes (y quizá no tan jóvenes).

Buena lectura y hasta la próxima.