Trabajadores informales y formales se esfuerzan, en medio de la pandemia, tomando precauciones

Una vendedora ofrece sus productos sin dejar de usar su mascarilla. Foto La Hora/José Orozco

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Hasta este 1 de julio el total de personas confirmadas para COVID-19, llegó hasta 20 mil 072 en Guatemala, según el Ministerio de Salud, en tanto el número de casos continúa en aumento, miles de personas que trabajan en la economía informal sigue sus labores pesé al peligro existente de contagios, que se concentra principalmente en el departamento de Guatemala.

Mientras miles de personas permanecen en sus viviendas, como una de las medidas para prevenir el esparcimiento del virus en Guatemala y el mundo, trabajadores del sector formal e informal continúan con sus actividades.

En un recorrido realizado por el reportero gráfico de La Hora, José Orozco, se observó a quienes efectúan diferentes tareas en el país, entre la venta de artículos como mascarillas, utensilios de barro o la venta de frutas y vegetales, todos portando su mascarilla.

Las medidas de higiene resultan vitales durante la etapa que atraviesa el país. Foto La Hora/José Orozco

Mientras miles de personas permanecen en sus viviendas, como una de las medidas para prevenir el esparcimiento del virus en Guatemala y el mundo, trabajadores del sector formal e informal continúan con sus actividades.

Recientemente la Organización Internacional de Trabajo (OIT), indicó que las medidas de confinamiento, así como la contención para hacerle frente al nuevo coronavirus, amenazan con aumentar los niveles de pobreza relativa de trabajadores de la economía informal a nivel mundial.

De acuerdo con esa organización, la mayoría de los trabajadores informales, no tienen otros medios de subsistencia, por ello enfrentan un dilema que prácticamente no puede ser resuelto: “morir de hambre o por el virus”.

“En el mundo, tantos como 1.600 millones de los 2.000 millones de trabajadores de la economía informal se ven afectados por las medidas de confinamiento y de contención. La mayoría trabaja en los sectores más afectados o en pequeñas unidades económicas más vulnerables a las crisis”, aseguraron en su comunicado.

De momento Guatemala se encuentra en una fase de escalada de casos positivos de COVID-19, así que la economía aún no se ha reactivado en el país, aunque algunas actividades no se han detenido.

LEA: COVID-19: Empatía, información y medidas preventivas deben reforzarse