Tormentas magnéticas afectan a satélites clave

Magnetosfera terrestre durante una tormenta magnética. FOTO LA HORA: EMMANUEL MASONGSONG/UCLA / EUROPA PRESS/DPA.

MADRID
Agencia dpa / (Europa Press) –

Las tormentas magnéticas pueden desarrollarse tan cerca de la Tierra como para superponerse con las órbitas de los vitales satélites de comunicaciones, navegación y comunicaciones.

Es la conclusión de un nuevo estudio sobre estas nubes de partículas energizadas, iones y electrones que emanan del Sol, realizado por el equipo de la misión THEMIS de la NASA, dirigido por Vassilis Angelopoulos, un profesor de física espacial de la UCLA.

Las tormentas magnéticas pueden producir deslumbrantes luces del norte o partículas peligrosas que se precipitan hacia las naves espaciales y los astronautas, sacándolas de servicio. Bajo ciertas condiciones, las tormentas magnéticas pueden desactivar la red eléctrica, interrumpir las comunicaciones de radio y por cable, incluso creando auroras extremas visibles cerca del ecuador.

“Al estudiar la magnetosfera, mejoramos nuestras posibilidades de enfrentar el mayor peligro para la humanidad que se aventura en el espacio: tormentas impulsadas por el sol”, dijo Angelopoulos, cuyo estudio se publica en Nature Physics.

Un incidente que ilustra el dramático poder de las tormentas magnéticas ocurrió en 1921, cuando tal tormenta interrumpió las comunicaciones telegráficas y causó cortes de energía que resultaron con incendios en una estación de trenes de la ciudad de Nueva York. Y en 1972 los astronautas del Apolo 16 y 17 se perdieron por poco lo que podría haber sido una erupción solar letal. Estos incidentes subrayan los peligros potenciales que deberían evaluarse a medida que más humanos se aventuran en órbita. Si ocurriera una tormenta similar hoy, un estudio separado estimó que las pérdidas económicas en EE.UU. debido a apagones eléctricos podrían superar los 40 mil millones al día.

La forma en que las corrientes eléctricas en el espacio influyen en las auroras y las tormentas magnéticas se ha debatido durante mucho tiempo en la comunidad de física espacial. Debido a que las tormentas ocurren tan raramente y la cobertura satelital es escasa, ha sido difícil para los investigadores detectar el proceso dinámico que alimenta esas tormentas.

Cuando la energía magnética del viento solar se transfiere a la magnetosfera, se acumula hasta que se convierte en calor y aceleración de partículas a través de un proceso llamado reconexión magnética. Después de décadas de estudio, todavía no está claro para los investigadores dónde ocurre exactamente la reconexión magnética durante las tormentas.

Observaciones recientes de múltiples satélites han demostrado que las tormentas magnéticas pueden iniciarse por reconexión magnética mucho más cerca de la Tierra de lo que se creía posible. Los tres satélites THEMIS de la NASA observaron la reconexión magnética a unos tres o cuatro diámetros de la Tierra. Los investigadores no esperaban que esto pudiera ocurrir en la configuración de campo magnético relativamente estable cerca de la Tierra.

Más tarde, un satélite meteorológico, que estaba más cerca de la Tierra en órbita geoestacionaria, detectó partículas energizadas asociadas con tormentas magnéticas.

El satélite meteorológico demostró que esta reconexión cerca de la Tierra estimuló la aceleración de iones y electrones a altas energías, lo que representa un peligro para cientos de satélites que operan en esta órbita común. Dichas partículas pueden dañar la electrónica y el ADN humano, aumentando el riesgo de intoxicación por radiación y cáncer para los astronautas. Algunas partículas incluso pueden ingresar a la atmósfera y afectar a los pasajeros de las aerolíneas.