Por Alfonso Mata

Hay quienes dicen que sí y quienes dicen que no ¿quién tiene la razón? , el sueño es la antesala de la muerte; la vigilia, la hermana de la vida, pero ¿será eso cierto? Ondas que como bandas de pájaros nos arrullan en la noche, pero ¿Qué tiene de mal que lo hagan de día? En el artículo anterior sobre el sueño, hablamos acerca de sus problemas en la salud, acá hablamos sobre la siesta, ponerla de nuestro lado o no, cosa difícil de decidir y por lo tanto, es bueno que consulte con su médico.

La siesta: remedio mental imprescindible y gratis

Dicen varios estudios y el último realizado por investigadores de la prestigiosa Universidad Johns Hopkins, que una siesta después del almuerzo mejora nuestra capacidad cerebral. Gracias a la siesta, se ha dicho desde hace mucho, mejora la función mental, la capacidad de tomar decisiones y de memoria. Los resultados de varios estudios, indican que los que tuvieron oportunidad de una siesta después del almuerzo, muestran mayores capacidades mentales y están más relajados, que los que no. Recientemente, para apoyar a los beneficios de la siesta, se ha publicado también un estudio en Neurobiología del Aprendizaje y la Memoria, por un equipo de la Universidad del Sarre, Alemania. Los alemanes pidieron a un grupo de voluntarios aprender 90 palabras individuales y 120 pares de palabras no relacionadas entre sí por un sentido lógico. Después de las pruebas, unos voluntarios vieron un DVD, mientras que otros se fueron a descansar. De acuerdo con los resultados del estudio, una siesta de 45 minutos, incrementa en 5 veces la memoria. En su oportunidad, el investigador principal, Axel Mecklinger, explicó que «El desempeño mnemónico de los participantes que siestaron fue tan bueno como antes de acostarse, es decir, inmediatamente después de completar la fase de aprendizaje. En pocas palabras, el rendimiento mnemónico no solo mejoró en el grupo que ha hecho una siesta en comparación con los medidos inmediatamente después de la fase de aprendizaje, sino que se ha mantenido constante.

Por lo tanto, una breve siesta en la oficina o en la escuela es suficiente para mejorar significativamente el éxito del aprendizaje. Debemos pensar seriamente acerca de los efectos positivos de una siesta.

La siesta también ayuda a los niños en su aprendizaje. Para establecerlo, una investigación de la Universidad de Arizona, mostró cómo los niños que duermen durante la tarde, son capaces de aprender más rápidamente que otros que no lo hacen. Los investigadores propusieron a un grupo de 48 niños de 15 meses una serie de frases en un idioma que no existía, pero gramaticalmente estructurado de una manera similar al inglés. Después de escuchar las frases, algunos niños se pusieron a la cama para una siesta, mientras que otros se dejaron en vigilia. Después de unas horas, los médicos hicieron algunas pruebas para comprobar el nivel de aprendizaje de los dos grupos. Se estableció que ambos eran capaces de reconocer el lenguaje previamente oído, sin embargo, sólo los niños que habían dormido, habían comprendido la estructura, aplicándolo a nuevas frases. Como contraprueba, se repitió la prueba después de una noche de sueño y también en este caso, los niños más vivos fueron los que habían hecho la siesta por la tarde.

A partir de un estudio americano del departamento de psiquiatría de la Facultad de Medicina de Harvard se encontró que 45 minutos de sueño no REM, cosa habitual en los que se dedican a la siesta de la tarde, el archivo de los recuerdos es mayor. Los investigadores examinaron a 33 personas (11 hombres y 22 mujeres) de 23 años de edad media. Los voluntarios a su llegada al laboratorio a las 11:30 de la mañana, se les sometió a algunas sesiones de aprendizaje, seguido de pruebas de memoria a las 12.15 y 13. A continuación, se le dio una siesta a 16 voluntarios, mientras que los 17 restantes se quedaron despiertos en el laboratorio. Después del descanso, todos permanecieron en el laboratorio hasta las 16 horas. A partir de las respuestas a las pruebas, se ve que la memoria se reforzó con el reposo, pero sólo si los jóvenes se concentraron al máximo durante el aprendizaje. «Estos resultados -dice Mattew Tucker del centro del sueño de la universidad- sugieren que existe una especie de nivel ideal para el aprendizaje a través del sueño, lo que ayuda a desarrollar de forma óptima los recuerdos. La importancia de este hallazgo es que el sueño puede ser útil, pero no para procesar toda la información adquirida durante el estado de vigilia, la siesta sólo funciona con las nociones que se han aprendido bien.

Otra confirmación de la validez de la «siesta posmeridiana» para la memoria, proviene de un estudio americano realizado por el neurocientífico William Fishbein de la City University de Nueva York. La investigación ha probado que si está tan sólo 12 minutos o una hora y media con los ojos cerrados por la tarde, eso fortalece la memoria y el sedimento de conocimientos recién adquiridos, mientras que por el contrario, no dormir o dormir mal por la noche, daña gravemente la capacidad mnemotécnica. El doctor Fishbein y su equipo, trabajaron con 20 estudiantes universitarios de idioma inglés e hizo la prueba con el idioma chino, los examinados no sabían en absoluto nada. Los estudiantes fueron divididos en dos grupos de diez: en el primero los jóvenes hicieron una siesta de 90 minutos después de enterarse de las palabras chinas, mientras que en el segundo grupo todos los sujetos permanecieron despiertos. La misma tarde «siesta», los científicos han sometido a todos los estudiantes que participaron a exámenes y pruebas con otras palabras chinas que nunca antes habían escuchado, y la diferencia en el aprendizaje se hizo evidente. Los jóvenes que regresan de la siesta, mostraron que podían adivinar la composición en sílabas e incluso el origen semántico de nuevas palabras en chino, y podían conectarlos mejor las que se aprendieron antes, que los que habían permanecido despiertos. «En la práctica, los que habían tomado una siesta inmediatamente entendieron el significado de la prueba, mientras que para los otros la memoria no disparó, dijo Fishbein. De acuerdo con el investigador, lo que importa en la mejora de la memoria en la etapa del sueño se llama «onda lenta» que se alcanza rápidamente una vez que se cierran los ojos, ya que precede a la fase REM en el que se manifiestan los sueños.

¿Y los ancianos qué? también los estudios han mostrado, que una siesta después del almuerzo, mejora su capacidad cerebral. Se deduce de varios estudios, el último realizado por investigadores de la prestigiosa Universidad Johns Hopkins, que gracias a la siesta, de hecho, mejora en ellos la función mental, la capacidad de tomar decisiones y de memoria. El estudio, publicado en la Revista de la Sociedad Americana de Geriatría, analizó 2,974 adultos chinos mayores de 65 años. 60 por ciento dijo que toman una siesta después del almuerzo, la duración osciló entre 30 y 90 minutos. Los voluntarios fueron sometidos a pruebas diseñadas para evaluar su rendimiento mental. Los resultados indican que los que hicieron siesta después del almuerzo mostraron mayores capacidades mentales que los que no.

La siesta no es tan buena

Contradictorio o no siempre hay un pelo en la sopa. Las siestas son malos para el corazón –afirman algunos, más aún, las investigaciones dan resultados contradictorios, acerca de los efectos del reposo durante el día.

Entonces, ¿dormir durante el día es bueno o no para su salud? Las últimas exploraciones para responder a la pregunta, es un artículo firmado por científicos de la Universidad de Tokio y fue presentado durante la reunión anual de la American College of Cardiology del 2016. De acuerdo con los resultados obtenidos de por los estudiosos asiáticos, dormir más de 40 minutos durante el día, conlleva un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico, una condición en la que hay tantas dolencias graves como la hipertensión, el colesterol alto, azúcar en la sangre y el exceso de grasa alrededor de la cintura. Todos ellos factores de riesgo cardíaco. Los médicos japoneses examinaron 21 estudios observacionales que formaban un total de 307,237 personas. Encontraron que superar el umbral de 40 minutos de sueño durante el día, aumenta las probabilidades de desarrollar síndrome metabólico. Algo más: entre más aumenta la duración del sueño, mayor es el riesgo. Con una siesta de 90 minutos, el riesgo aumenta un 50 por ciento.

Pero los griegos no están tan de acuerdo con los asiáticos. Una investigación del Hospital General de Atenas, ha llegado a otros resultados. Según los científicos griegos, la siesta tendría el mérito de la reducción de las lecturas de presión arterial, ayudando a reducir el uso de fármacos antihipertensivos. Los investigadores dirigido por el Dr. Manolis Calístrato han evaluado una muestra de 386 pacientes hipertensos, dividiéndolos en dos grupos, dependiendo de su propensión a siesta por la tarde o no. En el primer grupo, han descubierto un valor de la presión sistólica inferior al cinco por ciento. El hábito de descansar en la tarde, también tendría un efecto protector, aunque modesto, en el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, no todos los médicos parecen estar de acuerdo en el valor positivo de la siesta. Un estudio de la Universidad de Birmingham, Inglaterra, y el Hospital de Guangzhou en China, sostiene que la siesta aumenta en un 26% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Los investigadores británicos y chinos, llegaron a esta conclusión después de estudiar 16,480 personas; los más expuestos a la diabetes tipo 2, fueron los que se dedicaban a la siesta después del almuerzo. Los factores que podrían causar una mayor probabilidad de convertirse en diabéticos con una siesta podría ser, para los estudiosos, muchos: la siesta puede causar una noche de sueño perturbado y podría empujar a llevar una vida sedentaria y perezosa. Además de eso, el despertar después de la tarde, podría hacer descansar algunas hormonas y ciertos mecanismos, que impiden una función adecuada a la insulina, que se vuelve menos eficaz en la regulación de los niveles de glucosa en sangre. De hecho -dice el director de investigación del marco de Diabetes del Reino Unido IanFrame, las personas que tienen sobrepeso y obesidad, ya son por ello mucho más propensos al riesgo de desarrollar diabetes y en estos, hay un sueño problemático. Aquí, pues, es que el nuevo estudio puede ayudar para entender más a fondo la relación entre los trastornos del sueño y diabetes tipo 2.

Conclusión: el hacer siesta o sestear pareciera que es bueno si se hace con moderación para el ánimo y la función mental a cualquier edad. Pero, y como toda prescripción de algo, eso depende también de otros aspectos de salud y de hábitos de las personas como el riesgo a padecer de enfermedades crónicas o problemas del metabolismo, entre otros. Por consiguiente lo mejor es que usted consulte sobre la forma tiempo y momentos para realizar su siesta.

…una breve siesta en la oficina o en la escuela es suficiente para mejorar significativamente el éxito del aprendizaje. Debemos pensar seriamente acerca de los efectos positivos de una siesta.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorBajan las solicitudes del seguro por desempleo en EE. UU.
Artículo siguienteMéxico va a Confederaciones con 13 mundialistas de Brasil