Es necesario reconocer que las familias son diversas, pero en algunos casos existe una persona en la familia con un rol de cuidado hacia alguien más, ya sean los hijos, sobrinos o un adulto mayor. La dinámica actual a veces parece limitar el tiempo de ocio y descanso, ¡ni hablar del tiempo interpersonal! no obstante, existen algunas recomendaciones que facilitarán el balance entre el trabajo diario y el cuidado hacia los seres queridos.

EL CUIDADO A ADULTOS MAYORES

El medio Web MD cita que, según expertos, 6 de cada 10 cuidadores familiares de adultos mayores de 50 años también trabajan a tiempo completo o parcial; y aproximadamente la mitad de la fuerza laboral espera brindar atención a un adulto mayor en los próximos 5 años.

El cuidador probablemente lidie con citas médicas, compras especiales y otras tareas como ayudar a la persona en su higiene o alimentación, por estas razones es importante crear una estrategia diaria.

ORGANIZAR LA JORNADA

Existen algunos espacios que pueden ser calendarizados en la jornada, por ejemplo, las citas con un doctor u otras salidas no urgentes. Es recomendable organizar las actividades como cuidador y laborador, para así no interrumpir ninguna actividad.

Es importante anotar y tener en un lugar visible las tareas pendientes, pues la mente no es perfecta, y muchas veces se pueden olvidar pequeñas tareas importantes, tanto en el trabajo como en la asistencia de la persona.

En este proceso de calendarización es importante tomar en cuenta a la persona mayor, para comunicarle las actividades pendientes y reprogramar las que sean necesarias. En caso el cuidador cuente con más familiares, es recomendable solicitar ayuda o compartir las actividades a realizar.

SEPARAR EL TRABAJO DE LO PERSONAL

En la medida de lo posible se deberá segregar el tiempo de cuidado con el trabajo. Las llamadas de seguimiento médico pueden ser programadas durante el almuerzo y las citas deben realizarse fuera del horario laboral.

Si bien esta doble responsabilidad es compleja, también aconsejable hablar con el patrono y consultar si la empresa ofrece políticas para cuidadores, es decir horarios más flexibles, o permisos específicos en relación con esta labor.

En Guatemala existen algunas organizaciones que velan por el bienestar del adulto mayor. A través de la Ley de Protección para las Personas de la Tercera Edad, Decreto Número 80-96 del Congreso de la República y sus reformas, se creó el Comité Nacional de Protección a la Vejez (CONAPROV). Esta entidad ha promovido la creación de redes comunitarias de apoyo a adultos mayores.

El cuidador puede avocarse al CONAPROV y consultar si existe alguna ayuda para el cuidado del familiar.

CUIDADO A LOS PEQUEÑOS DEL HOGAR

Por otro lado, muchos laboradores son madres o padres de niños e infantes. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) enlistó algunos consejos para combinar el trabajo desde casa con el cuidado de los pequeños.

Con la pandemia, el hogar se ha convertido en una multiárea: el aula de clases, la oficina de trabajo, el área de ocio, el gimnasio, entre otras. La guía de Unicef se centra en los parientes que trabajan desde casa completa o parcialmente e incluye algunos consejos para facilitar la atención a los hijos e hijas sin descuidar las actividades laborales.

1.DETERMINAR LAS POSIBILIDADES AL ALCANCE

El primer paso para cualquier planificación es realizar un peritaje inicial y entender qué actividades realiza cada miembro de la familia, cuánto tiempo tiene disponible y en qué horarios se realiza cada actividad.

“Seguramente no podrás atender a todo y rendir como quisieras, y eso está bien”, recuerda la guía. Además, se debe considerar que no solo se combinan las responsabilidades laborales con un solo factor, es una relación con:

  • El acompañamiento en la educación
  • Cuidado de la salud de la familia
  • Tareas del hogar
  • Resolver el abastecimiento de alimentos y víveres
  • Cuidado y crianza

2. ORGANIZAR EL TIEMPO DE FORMA REALISTA

La entidad indica que es importante definir sensatamente los momentos disponibles para la familia y aquellos destinados al trabajo. Sobre todo, con niños pequeños, se debe considerar que los tiempos de concentración en el trabajo difícilmente serán muy largos y habrá que combinarlos con pausas o turnarse entre los adultos del hogar, si hay más de uno.

“Al principio puede ser más difícil, pero con el tiempo los niños también irán adaptándose a este nuevo sistema”, aseguran los expertos.

3. MOSTRAR DISPONIBILIDAD EN LA ATENCIÓN DE LOS MENORES

Si bien no siempre hay tiempo para dejar las responsabilidades laborales, existen situaciones imprevistas donde el niño o niña acude a los padres. “Si mientras estás trabajando o en reunión un niño te pide algo o necesita de tu atención, te sugerimos atender a su inquietud, y luego explicarle de manera tranquila y clara que volverás a concentrarte en tu trabajo”, indica la guía.

Para los niños es importante sentir que hay un adulto disponible para ellos si necesitan algo, esto los tranquiliza y te ayudará a trabajar con mayor tranquilidad.

Un consejo extra en este apartado es dedicar un breve tiempo en la mañana a los hijos e hijas, para que sepan que existe un acompañamiento e interés.

4. COMPARTIR LAS TAREAS DE FORMA EQUITATIVA

Todos los adultos del hogar tienen la capacidad de realizar ciertas tareas como cocinar, limpiar, entre otras. Es importante repartir equitativamente estas labores; por otro lado, los hijos pueden también tener responsabilidades básicas que en conjunto ayudarán al adulto a ahorrar tiempo.

Los infantes pueden aprender a recoger la basura, limpiar su cuarto, poco a poco desarrollar actitudes de aseo personal o incluso de las mascotas.

5. CONVERSAR CON EL EMPLEADOR SOBRE LA SITUACIÓN

Al igual que el caso de adultos mayores, se recomienda dialogar con el patrono sobre las políticas de la empresa para padres y tutores, así como los protocolos implementados en pandemia. Unicef recomienda tener presentes los puntos más importantes y señalar que se mantendrá una responsabilidad en el trabajo.

Durante la conversación se puede aprovechar para recordar los aportes del trabajador y acordar ajustes pertinentes.

La Felicidar Crece en la tierra del sí se puede.                                           
La Felicidar es dar.                                   
La Felicidar se encuentra en IRTRA.
Para más información visita: irtra.org.gt

 

Jeanelly Vásquez
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y entre ratos podcaster. Creo en el feminismo y la lucha por la igualdad social; me interesa la política, medio ambiente y derechos humanos. Estoy comprometida con concienciar a mi generación sobre la importancia de una participación ciudadana activa.
Artículo anteriorVisas temporales en EE. UU. aquí le explicamos
Artículo siguienteGendri Reyes solicita incremento salarial para agentes policiales