FRENTE A LA PANDEMIA DEL COVID-19

The Guardian reporta estudio que advierte riesgos de eliminar restricciones

El estudio se refiere a las medidas restrictivas para evitar la propagación del virus. Foto La Hora/José Orozco

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Un artículo publicado por The Guardian, el cual se basa en un estudio de la revista médica Lancet, señala que luego de vivir la primera ola del COVID-19, en China los controles agresivos han terminado, sin embargo, investigadores advierten que el peligro a una segunda ola es muy real.

La noticia usa cómo base un artículo publicado en la revista médica Lancet se basa en modelos de la epidemia en China.

Además, anotan que los países que deseen poner fin al bloqueo y permitir que las personas se muevan o vuelvan a sus trabajos, van a tener que seguir de cerca las nuevas infecciones y ajustar los controles que mantienen hasta que exista una vacuna contra el nuevo coronavirus, según explica el artículo de ese medio.

El profesor Joseph T Wu, de la Universidad de Hong Kong, quien estuvo a cargo del estudio, explicó que si bien estas medidas parecen haber reducido el número de infecciones a niveles muy bajos, sin inmunidad colectiva contra el COVID-19, los casos podrían resurgir fácilmente a medida que las empresas, operaciones de fábrica y escuelas reanuden gradualmente y aumenten la mezcla social, mientras el virus continúa su expansión a nivel global.

De acuerdo con el artículo publicado en The Guardian, los investigadores resaltan que si se permite que la vida normal se reanude demasiado rápido y el levantamiento de los controles sea demasiado extenso, el número de reproductores aumentará nuevamente y por eso es necesario que los gobiernos vean de cerca esta situación.

El estudio hace referencia a los sucedido en China. Foto La Hora/AP

“Aunque es probable que las políticas de control, como el distanciamiento físico y el cambio de comportamiento, se mantengan por algún tiempo, lograr un equilibrio proactivo entre la reanudación de las actividades económicas y mantener el número de reproductores por debajo de uno – número de personas en promedio que un paciente con COVID-19 puede infectar- probablemente sea la mejor estrategia hasta que las vacunas efectivas estén ampliamente disponibles”, mencionó el investigador sobre el mejor escenario para retomar las actividades sociales y económicas en cada país.

Así que, según ese estudio, permitir que la tasa de infecciones aumente nuevamente, probablemente provocaría de nuevo pérdidas de salud y economía, incluso si se adoptan medidas estrictas para reducir el número de casos.

Por eso, señalan que debe existir un equilibrio entre permitir las actividades económicas y mantener los controles lo suficientemente estrictos para prevenir un aumento de las infecciones.

“Es probable que sea la estrategia óptima hasta que las vacunas efectivas estén ampliamente disponibles, a pesar del hecho de que las políticas de control, incluido el distanciamiento social, el cambio de comportamiento y la conciencia pública probablemente se mantendrá por algún tiempo”, dice el artículo publicado por The Guardian.