Kamala Harris en una reunión con emprendedoras guatemaltecas. Foto: La Hora/AP.

Durante su visita a Guatemala, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris se reunió en la Universidad del Valle (UVG) con miembros de la sociedad civil. Allí el embajador de Estados Unidos, William Popp le presentó a la vicemandataria a tres mujeres emprendedoras, quienes han enfrentado retos en sus negocios de café, chocolate y amaranto.

Kamala Harris manifestó su admiración por las mujeres emprendedoras del país, aún más considerando los obstáculos que deben enfrentar para sobresalir siendo un sector vulnerable de la sociedad, para ella fue un honor socializar con ellas y ver su trabajo artístico. “Que esas jóvenes lideresas estén haciendo todo lo que sabemos que es posible, solo que ellas lo han hecho a pesar del pasado, tienen el poder de crear, de visualizar lo imposible aun cuando otros no lo pueden ver. Es una gran fortaleza que yo admiro. Es un honor estar aquí para hablar de su trabajo”, resaltó.

La Vicepresidenta dictó que los testimonios e historias de las emprendedoras serán de utilidad para la formación de una iniciativa destinada a empoderar a pequeñas empresarias en Guatemala. Según describió, los relatos de estas mujeres serán tomados en cuenta por el gobierno estadounidense y su embajada en el país y contribuirán a planes de largo plazo.

“No es tan solo que compartan sus historias, el trabajo que han hecho y los desafíos que han superado y los beneficios que esto ha llevado a sus familias y a ustedes, sino que también sean asesoras para nuestra iniciativa a través de la embajada estadounidense para ir moldeando nuestra iniciativa y nosotros podamos nutrirnos de lo aprendido por ustedes. Nuestra intención es que esta iniciativa acabe beneficiando a mujeres que quizá ustedes nunca conozcan, pero por el trabajo de ustedes ellas podrán beneficiarse en un futuro”, expuso la vicemandataria.

LOS RELATOS

La primera intervención fue de Jury Elizabeth Vásquez, quetzalteca y fundadora de la empresa “Chocolate Victorias”. Vásquez expresó su gratitud hacia las becas auspiciadas por Estados Unidos, describe que gracias a una de ellas logró desarrollar su emprendimiento de chocolatería; ella menciona que actualmente es un negocio fructífero donde se trabajan varios productos derivados del cacao.

La actividad se llevó a cabo en la Universidad del Valle. Foto: La Hora/AP.

“Gracias al emprendimiento que he realizado, he podido sacar adelante a mi familia, a mis hijas, a mi madre y también he podido brindarle empleo a más de cinco familias”, expuso.

A pesar de la pandemia COVID-19 Jury Vásquez mantuvo activo su negocio haciendo uso de habilidades tecnológicas, mismas que obtuvo a través de un curso en línea. “El curso para mí fue de gran apoyo, ya que gracias a todas las enseñanzas y herramientas que ellos nos brindaron pude montar mi empresa. Actualmente se encuentra bien ubicada, estoy trabajando en la Ciudad de Quetzaltenango en más de tres supermercados y hasta el momento tengo más de cinco personas trabajando conmigo”, profundizó Jury Vásquez a petición de la vicemandataria.

La empresaria también explicó que en el programa de capacitación se le brindó un capital semilla, mismo que la ha ayudado a producir más chocolate del que imaginaba en un principio.

La quetzalteca explicó que la ayuda educativa y de capacitación solo ha llegado a tres comunidades y distinguió que entre 13 departamentos es necesaria la expansión del apoyo. Así como ella, espera poder ayudar a más mujeres de la república con deseos de emprender, Vásquez forma parte de una asociación compuesta por 134 mujeres, pero indicó que esperan expandirse a las más de 8.5 mujeres que habitan en la ciudad.

La vicepresidenta Harris sostuvo varias reuniones durante su visita a Guatemala. Foto: La Hora/AP.

A los manifiestos se sumó Marta Pacay, originaria de Cobán, Alta Verapaz, perteneciente de una cooperativa de 150 jóvenes indígenas emprendedores beneficiados por el proyecto de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID). El emprendimiento de la mujer es a base del café, nombrado por ella como “Café Ixmucané”, pero también vende chocolates, productos de cardamomo y trabajan la agricultura.

Ella describió a la Vicepresidenta que a través de USAID recibieron un capital semilla, capacitaciones en marketing y ayuda en la búsqueda de mercados para sus productos. “Tuvimos cursos de marketing para ventas en línea, ya que durante la pandemia se nos complicó bastante, entonces tuvimos que usar esos recursos que en línea llegan a más personas, son de bajo costo y son de fácil acceso”, agregó Marta Pacay.

La emprendedora comunicó que trabajan el cardamomo y cacao de forma orgánica. “Nosotros como jóvenes sabemos que somos el agente de cambio en nuestras comunidades, ya que nosotros conocemos el diario vivir de los jóvenes, de los diferentes desafíos que nosotros enfrentamos y sabemos bien que las oportunidades como la educación, recursos financieros para que ellos puedan emprender son una solución para que no tengan que migrar a otros países”, manifestó la dueña del café.



Respecto a la migración, Pacay precisó que quienes emprenden el viaje ponen en riesgo su vida y familia, ya que esta queda desintegrada.

Por último, Ruth Tercero López, habitante de San Jorge Sacapulas, Quiché, y parte de una agrupación de mujeres productoras de amaranto dio su testimonio a Kamala Harris. “Hace unos años con mi esposo y mis cinco hijos –introdujo López– solo cultivábamos el maíz y el frijol. En una cuerda de terreno nos daba un quintal de maíz y cincuenta libras de frijol que era para nuestro consumo diario, que no alcanzaba ni para un mes”.

El embajador de los Estados Unidos en Guatemala, William Popp estuvo presente. Foto: La Hora/AP.

“En el 2019 conocí el proyecto de USAID, el cual motivaba a mi comunidad de agricultores a cultivar el amaranto”, continuó la quichelense, “comencé a cultivar con una cuerda, ahora alquilo otras dos cuerdas porque me ha ido muy bien”, comentó.

Según contó, gracias al programa estadounidense, Ruth Tercero López obtuvo capacitación tecnológica en el campo para que su producto fuera de mejor calidad; asimismo aprendió distintas recetas de comida a base del amaranto. Ahora su familia tiene un comprador fijo, quien ha producido alimentos con su producción de la planta como galletas, harina para atol y poporopos de amaranto.

Entre otros cambios en la vida de López está la obtención de un purificador de agua. “Ahora en mi hogar puedo contar con un purificador de agua para poder consumir agua segura para mi familia —pausó unos segundos—. Me ha ido muy bien con el amaranto gracias a que tengo riego en mis terrenos; puedo cultivar al año tres veces. Al año cultivo varios quintales de amaranto, lo cual me ha dado un ingreso que antes no podía tener”, conversó.

Ruth concluyó mencionando que una de las dificultades más grandes es obtener el apoyo técnico del gobierno para poder producir y cultivar, por ello, al igual que Marta Pacay, Ruth Tercero pidió a la Vicepresidenta más apoyo por parte de Estados Unidos, para así no tener que migrar.



*Con información de Grecia Ortíz

Jeanelly Vásquez
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y entre ratos podcaster. Creo en el feminismo y la lucha por la igualdad social; me interesa la política, medio ambiente y derechos humanos. Estoy comprometida con concienciar a mi generación sobre la importancia de una participación ciudadana activa.
Artículo anteriorCapturan a “Gino” Gómez supuesto narcotraficante requerido por EE. UU.
Artículo siguienteInconstitucionalidad FECI: La CC no rechaza y sigue con previos