No es un sistema inacabado

Tesla defiende su “piloto automático”

Palo Alto, EE. UU.
Agencia/dpa

El director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, defendió en Twitter el sistema de “piloto automático” de sus automóviles eléctricos tras el primer accidente mortal sufrido por un usuario y dijo que no es un sistema incompleto pese a su denominación “Beta”.

Tesla lo denomina “Beta” para destacar que aún no se han recorrido con él 1.000 millones de milas (1.600 millones de kilómetros) en condiciones normales de carretera.

También se optó por ponerle ese nombre para que los conductores no se confiaran por completo, señala Musk, pero “no es un software Beta en el sentido habitual”.

Musk respondió así a la decisión de la Oficina Federal de Vehículos Motorizados (KBA) de Alemania de no autorizar el uso de la tecnología por su calificación como “Beta”. En la industria tecnológica se utiliza el término para definir un software aún no terminado que se empieza a usar para ser mejorado mediante las pruebas.

En Europa los Tesla están autorizados en Holanda, donde la empresa tiene una fábrica de montaje.

El sistema de “piloto automático” fue calificado como “Beta” para “enfatizar a aquellos que decidan usarlo que no es perfecto”, escribió Musk en la red social anoche. Antes de recorrer con un sistema 1.000 millones de millas “sencillamente no hay suficientes datos disponibles”.

La tecnología ha sido probada ampliamente en el laboratorio y con la flota de Tesla. “Pero no hay nada que sustituya a la experiencia en el mundo real”, escribió Musk.

También subrayó que hasta ahora ha habido una muerte en 130 millones de millas recorridas (más de 200 millones de kilómetros), mucho menos que la media entre conductores humanos.

En el accidente ocurrido a principios de mayo, un Tesla que iba con el “piloto automático” se empotró contra el tráiler de un camión que estaba cruzando la carretera. Tesla explicó que el sistema pensó que el tráiler blanco era un cartel elevado de la autopista y por eso no lo evitó.

Tras el hecho se está analizando entre otros por parte de la Comisión Europea si es necesario cambiar la regulación de los sistemas de asistencia a la conducción.

El choque podría tener impacto en todo el sector de los coches autónomos, ya que algunos fabricantes quieren ir ampliando y mejorando estas funciones de asistencia hasta llegar a desarrollar vehículos que circulen sin necesidad de conductor.