Promoción de inversiones

Temer y Abe firman acuerdo mutuo de inversiones

Sao Paulo/Tokio
Agencia/dpa

El presidente de Brasil, Michel Temer, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, firmaron hoy un acuerdo de promoción de inversiones y cooperación económica en las áreas de infraestructura entre ambos países en Tokio, en donde mantuvieron una reunión.

Después del encuentro con Abe, el conservador Temer dijo: “Nuestra prioridad es retomar el crecimiento y la generación de empleos, prioridad que perseguimos con pragmatismo, profundizando en la responsabilidad macroeconómica, y por eso los ajustes fiscales en curso”.

Abe, por su parte, expresó: “Brasil representa un enorme mercado y el hecho de que este mercado vuelva a abrirse lo torna todavía más atractivo”.

Además de atraer inversiones japonesas a Brasil, lo que espera la Administración Temer es que los mercados del país asiático se abran para commodities brasileñas, como carne bovina y frutas. La entrada de carne bovina del país sudamericano a Japón, de hecho, se encuentra actualmente bloqueada.

Temer llegó a Japón en la madrugada de ayer, luego de participar en la cumbre de los países que integran el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en Goa, India, y de mantener un encuentro con Narendra Modi, el primer ministro Indio.

El Presidente, del centroderechista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), también se reunió hoy por la mañana con el emperador Akihito antes de encontrarse con Abe.

En Japón, viven más de 300 mil brasileños (la tercera mayor comunidad extranjera del país). Brasil, por su parte, alberga cerca de un millón y medio de japoneses y sus descendientes, la mayor población nipona fuera de su país.

Temer asumió oficialmente la presidencia de Brasil el 31 de agosto, en reemplazo de la destituida Dilma Rousseff, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), de quien era su vicepresidente. Desde que tomó el cargo, el mandatario ha dicho en reiteradas ocasiones que su objetivo es sacar al país sudamericano de la crisis económica en la que se encuentra.

La primera economía de América Latina cerrará 2016 por segundo año consecutivo con una recesión de más del tres por ciento, después de haber tenido durante años un constante crecimiento económico.