Técnico que no grabó audiencia en Juzgado de Aifán pudo incurrir en falta grave

POR JOSÉ PABLO DEL ÁGUILA
jaguila@lahora.com.gt

La Auditoría Interna del Organismo Judicial (OJ) estableció que Lázaro Ramírez Rivera, el técnico que no grabó la audiencia de primera declaración de José Maynor Palacios Guerra, pudo incurrir en una falta grave.

Ayer Ramírez Rivera fue citado a una audiencia en el Régimen Disciplinario del OJ y la resolución respecto a si es o no sancionado se dictará en un plazo de 3 días, informó el OJ.

La audiencia de Palacios Guerra se realizó el pasado 21 de diciembre en el Juzgado de Mayor Riesgo “D”. En esa ocasión, la jueza Érika Aifán, titular de la judicatura, se percató que no había sido grabada en audio la segunda parte de la audiencia, cuando se ligó a proceso al sindicado y se le envió a prisión preventiva.

La falta de audio motivó a los abogados de Palacios Guerra a presentar una exhibición personal alegando que no había constancia de cuando su cliente fue procesado y enviado a prisión preventiva, por lo que estaba detenido ilegalmente.

Luego de realizar una investigación, la Auditoría Interna concluyó: “(…) al no haber grabado la segunda parte de la audiencia de primera declaración del señor José Maynor Palacios Guerra (…), para la cual fue asignado como técnico de sonido, afectó la tramitación del proceso”.

Por esta razón, pudo ser responsable de haber incurrido una falta grave establecida en la literal e) del artículo 57 de la Ley de Servicio Civil del Organismo Judicial.

La Auditoría no encontró responsabilidad de Juan Alberto Gómez Alvarado y razonó que no fue su culpa que no se haya grabado la segunda parte de la audiencia.

La jueza lo había denunciado a él también porque, como Auxiliar Administrativo II, fue quien designó a Ramírez Rivera como técnico para la audiencia del 21 de diciembre, pese a que no había trabajado con el Juzgado anteriormente.

DENUNCIA EN EL MP

Paralelo al proceso disciplinario, la jueza Aifán también interpuso una denuncia por los mismos hechos en el Ministerio Público, la cual fue cursada a la Fiscalía de Delitos Administrativos.

El fin de esta denuncia es establecer si alguno de los involucrados en la falta de grabación del audio pudo incurrir en algún delito.

OJ CAMBIA VERSIÓN

En un inicio, el vocero del OJ dijo que el audio no se había grabado porque el equipo de audio había fallado.

Sin embargo, existe un dictamen del Centro Informático de Telecomunicaciones (CIT) que estableció que el equipo no tenía fallas.

Posteriormente, el vocero aclaró que, efectivamente, el equipo no tenía ninguna falla.