Un tractor, ante una pila de sal empleada para evitar la formación de hielo en la carretera durante una nevada, en la sede de la unidad de actividades de mantenimiento de GDOT, en Forest Park, Georgia. Foto La Hora/AP.

Los pronósticos meteorológicos de hielo y nieve en Georgia y otros lugares han puesto en estado de alerta a gran parte del sureste de Estados Unidos, donde la gente buscaba proveerse de todo tipo de suministros en las tiendas, los operarios se apuraban para preparar los caminos ante la esperada llegada de una fuerte tormenta invernal desde el centro-norte del país.

En Virginia, donde una ventisca dejó a miles de conductores atrapados en autopistas colapsadas a principios de mes, el gobernador Ralph Northam declaró estado de emergencia y pidió a la población que se tome la tormenta en serio.

En Carolina del Norte, algunas tiendas se quedaron sin productos esenciales como pan y leche.

En otras partes de la región, los camiones empezaron a rociar una mezcla salobre sobre cientos de kilómetros de carreteras interestatales y otras vías para evitar la formación de hielo.

Travis Wagler dijo que no había visto tal demanda de suministros en su ferretería de Abbeville, Carolina del Sur, en al menos dos inviernos.

“Estamos vendiendo todo lo que cabría esperar: trineos, pero también sal, palas y leña”, contó el viernes desde su negocio, Abbeville Hardware. En esa región está previsto que se acumulen, como mínimo, 6 milímetros (un cuarto de pulgada) de hielo en árboles y líneas eléctricas, lo que podría provocar cortes en el suministro durante varios días.

En partes de Tennessee podrían caer hasta 15 cm (6 pulgadas) de nieve, según los meteorólogos, mientras que el norte de Mississippi y la región del Valle de Tennessee en Alabama podrían registrar una acumulación menor. Con temperaturas mínimas bajo cero en la región, cualquier precipitación podría volverse hielo, haciendo que la conducción sea peligrosa.

En esta imagen de referencia, una mujer quita el hielo y la nieve de su parabrisas. Foto La Hora/AFP.

El viernes, la tormenta de rápido avance había arrojado ya fuertes nevadas en gran parte de la región centro-norte, donde las condiciones de circulación se deterioraron y decenas de escuelas cerraron u optaron por las clases remotas.

Se esperaba que la tormenta, después de su prevista llegada al sureste durante el fin de semana, se dirija hacia el noreste, donde arrojará nieve, aguanieve y lluvia en la costa este, densamente poblada.

Una alerta de tormenta invernal se extendió desde el norte del área metropolitana de Atlanta hasta Arkansas en el oeste y Pensilvania en el norte, cubriendo partes de 10 estados, incluidos Kentucky, Ohio y Virginia Occidental.

Los problemas para los viajeros podrían extenderse al área metropolitana de Atlanta, donde alrededor de 5 centímetros (2 pulgadas) de nieve detuvieron el tráfico en 2014.

Agencia AP
Associated Press es una organización de noticias global independiente dedicada a la información fáctica, fundada en 1846 y ahora con presencia mundial.
Artículo anteriorTragedia en Nentón: reportan fallecidos y heridos por accidente vial
Artículo siguienteCientíficos: Ómicron no será la última variante preocupante