El técnico de Brasil Tite previo al partido contra Ecuador por las eliminatorias mundialistas, en el estadio Beira-Rio de Porto Alegra, Brasil. Foto la hora: Andre Penner/AP

Con una rebelión de futbolistas contra la Copa América en puerta, el líder Brasil hará una visita incómoda a Paraguay, al igual que su escolta Argentina ante una revitalizada Colombia hoy por las eliminatorias al Mundial 2022.

La Canarinha navega con viento a favor rumbo a Qatar, invicta y con el ideal de 15 unidades tras vencer el viernes pasado 2-0 a Ecuador, un arranque soñado que tiene como lejano antecedente la clasificación para la Copa del Mundo 1970. Pero en la travesía surgieron nubarrones impensados.

Los jugadores aguardarán hasta después del partido para pronunciarse sobre una Copa América que se disputará en su país del 13 de junio al 10 de julio, en momentos en que la pandemia de COVID-19 continúa matando a miles de compatriotas cada día.

«La postura de los jugadores es muy clara. Más clara imposible», dijo el capitán Casemiro el viernes tras la victoria sobre Ecuador. «Queremos hablar después del partido (del martes) ante Paraguay, porque no queremos perder la concentración».

La postura de los jugadores es avalada por el entrenador Tite, quien se expone por ello a ser despedido. Para volver más complejo el panorama, el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Rogério Caboclo, fue suspendido 30 días tras una denuncia de acoso sexual de una trabajadora de la entidad.

Mientras Argentina confirmó este domingo en un comunicado su presencia en el torneo continental, futbolistas de otras selecciones aguardarán por la disputa de la eliminatoria para oficializar su posición.

«Tenemos un punto de vista súper claro en relación a la Copa, a la pandemia y en lo social», afirmó el arquero Claudio Bravo, capitán de Chile. «Tomaremos una decisión en conjunto en base a lo que está pasando en toda Sudamérica, porque no es solo en Brasil que está complicado el tema con la pandemia, sino que en Argentina, en Chile y en Colombia».

Brasil recupera al volante Douglas Luiz tras cumplir una fecha de suspensión y está por verse si Tite le ratificara la confianza a Gabriel Barbosa o lo reemplazará por Roberto Firmino en el ataque.
Paraguay, en la cuarta posición con siete unidades, viene de rescatar un empate sin goles a domicilio ante Uruguay, con misma cantidad de puntos, pero menor diferencia de gol.

«Nuestra cabeza y todas las conversaciones que tenemos están enfocados principalmente en el partido contra Brasil por eliminatorias, después del martes tendremos noticias de cómo seguirán las cosas», analizó su defensor Junior Alonso, quien milita en el Atlético Mineiro de Brasil. «Va a ser un partido de ida y vuelta», pronosticó.

COLOMBIA-ARGENTINA

En Argentina, inmediato perseguidor de Brasil con 11 unidades, están más conformes con los puntos que con el juego. La suma de figuras, con el astro Lionel Messi a la cabeza, no termina de darle forma a una identidad colectiva.

Su próximo desafío será Colombia (7 puntos), envalentonada tras golear de visitante 3-0 a Perú en el regreso de Reinaldo Rueda como entrenador. Jugarán en el estadio Metropolitano de Barranquilla con 5.000 aficionados por primera vez en pandemia.

«El estilo de juego no hay que alterarlo por Messi», dijo Rueda. «Hay que tomar recaudos y hay que analizar las situaciones por la gran diferencia que marca. Muchos ya lo han enfrentado y por eso tenemos que hacer un juego con solidaridad colectiva y de posesión de balón».

En el arco de la Albiceleste seguirá atajando Emiliano Martínez, quien debutó ante Chile, ya que el titular Franco Armani arrojó positivo en el último test de COVID antes de viajar. Y el delantero Sergio Agüero, flamante incorporación del Barcelona y ausente ante Chile, está disponible para jugar.

Agencia AP
Associated Press es una organización de noticias global independiente dedicada a la información fáctica, fundada en 1846 y ahora con presencia mundial.
Artículo anteriorPolicía secuestró y violó a mujer hallada muerta en Londres
Artículo siguienteKeiko Fujimori denuncia «indicios de fraude» en la segunda vuelta de las presidenciales de Perú