La soya es utilizada en varios proyectos para agregar nutrientes a niños, adolescentes e incluso adultos. Foto La Hora


Todos merecemos la oportunidad de gozar de buena salud y contar con acceso a alimentos nutritivos sin distinción alguna, por ello es vital reforzar el compromiso y la determinación de hacer lo posible para aliviar las brechas nutricionales y de salud en el mundo. En ese propósito, la soya de Estados Unidos puede jugar un papel fundamental.

De acuerdo con el Consejo de Exportación de Soya de EE. UU. (USSEC, por sus siglas en inglés), la sostenibilidad en la cadena de valor de la soya estadounidense puede invertir en el futuro abastecimiento global al ser un alimento que contribuye a satisfacer las necesidades de proteínas de alta nutrición para el consumidor.

“La cadena de valor de la soya de EE. UU. comienza con los agricultores estadounidenses que adoptan su papel de cultivar soya y contribuir a producir proteínas nutritivas, seguras y asequibles, tanto como alimento para las personas y para animales”, detalló el Consejo.

 

¿POR QUÉ LA SOYA?

La soya es una proteína completa y altamente nutritiva, que tiene los tres macronutrientes necesarios para una buena nutrición: fibra, vitaminas y minerales, con menor cantidad de grasas saturadas.

Cabe resaltar que según el Informe Mundial de Nutrición 2020, una de cada nueve personas en el mundo padece alguna condición de malnutrición; uno de cada tres tiene problemas de sobrepeso o de obesidad y casi uno de cada cuatro niños menores de 5 años enfrenta un retraso en el crecimiento debido a la desnutrición.

 

“Un mayor acceso a la soya es un elemento clave del compromiso para combatir el hambre en el mundo a medida que se avanza en una nutrición optimizada”, recalcó el USSEC.

Otro de los beneficios de la soya es que puede ajustarse a diferentes estilos de vida: proporciona una opción completa de proteínas que puede servir como base para dietas vegetarianas o veganas, y a la vez, destaca como un ingrediente central para las cocinas tradicionales.

Además, se ha demostrado que la soya puede mejorar la salud del corazón e incluso reducir los riesgos de algunas formas de cáncer.

La soya supone un importante producto que se puede ofrecer al mundo. Foto La Hora

LA SOYA DE EE. UU. COMO ALIMENTO HUMANITARIO

Más allá de los beneficios nutricionales de la soya, es importante señalar que se cultive a través de prácticas sostenibles. Por esta razón, la industria de la soya de EE. UU. se encuentra en un proceso de transformación, como parte de su compromiso por garantizar el acceso a alimentos nutritivos producidos de manera positiva y amigable para la naturaleza.

En concordancia, el Consejo de Exportación de Soya de EE. UU, se ha dedicado a crear diferentes alianzas con múltiples instituciones, conectando a líderes locales con la cadena de suministro de la soya para promover su proteína como un recurso esencial y mejorar la alimentación de poblaciones en riesgo, así como para desarrollar entre esas sociedades una mayor conciencia y adopción de prácticas sostenibles en el mercado.

“Un mayor acceso a la soya es un elemento clave del compromiso para combatir el hambre en el mundo a medida que se avanza en una nutrición optimizada”

USSEC

A medida que USSEC amplía el alcance de sus labores se aprovecha el poder de la soya de EE. UU. como alimento humanitario, se alimenta a las personas que padecen hambre y se desarrollan sistemas agrícolas sostenibles.

La soya es un producto de gran valor nutricional y por ello capta la atención de muchos sectores. Foto La Hora

USSEC: CON LA MIRA EN LA SOSTENIBILIDAD

“El objetivo es ayudar a transformar los países clientes en consumidores responsables”, expuso la asociación.

Entre los esfuerzos a nivel internacional de USSEC destaca su participación en 82 países para brindar capacitaciones y demostraciones de las ventajas de la soya producida en el país norteamericano que cuentan con apoyo de expertos en alimentos animales y forrajes, para optimizar la calidad del alimento en función de su valor nutricional, reduciendo costos y desperdicio.

 

APOYO A ECONOMÍAS EMERGENTES

Además, el Consejo ha ayudado en diversas regiones a los productores de acuicultura a adoptar métodos más eficientes para producir más pescado con menor impacto ambiental.

En el sudeste de Asia, Oriente Medio / norte de África, África subsahariana y América Latina, también han unido esfuerzos durante los últimos dos años al implementar centros de excelencia de soya, promoviendo la capacitación, recursos y educación constante para todos los actores que forman parte de la cadena de la cadena de valor de la soya de EE. UU, especialmente en los mercados de economías emergentes, donde los desafíos nutricionales suelen ser más frecuentes.

Foto La Hora / USSEC Twitter

PROTOCOLO DE GARANTÍA DE SOSTENIBILIDAD

El Protocolo de Garantía de Sostenibilidad de la soya de EE. UU. (SSAP), es un programa de USSEC dedicado a verificar que los envíos de soya estadounidense sean sostenibles con base en un sistema nacional de leyes, reglamentos y conservación combinados con una cautelosa aplicación de prácticas de producción por parte de los más de 500 mil productores de soya del país.

De acuerdo con USSEC, dicho protocolo “constituye hoy en día un referente global en materia de sostenibilidad agrícola. De hecho, se trata del esquema de verificación de sostenibilidad más grande del mundo con más de 100 millones de toneladas exportadas verificadas desde que se lanzó este protocolo en el 2014”.

“La cadena de valor de la soya de EE. UU. comienza con los agricultores estadounidenses que adoptan su papel de cultivar soya y contribuir a producir proteínas nutritivas, seguras y asequibles, tanto como alimento para las personas y para animales”

USSEC

Andrea Solórzano
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y amante del cine. Creo en la importancia de educarnos y comprender todos los aspectos de la colectividad e individualidad, desde los derechos humanos, la política, la economía, las ciencias exactas y sociales hasta el arte; especialmente desde un punto de vista humano para formar una sociedad más consciente y empática.
Artículo anteriorMessi reconoce lenta recuperación tras COVID-19
Artículo siguienteIcefi: segundo año de gobierno presenta escasos resultados, pese a discurso de las carteras