Sopesan que el terrorismo fue el móvil de tiroteo en Holanda

Un agente antiterrorista holandés se prepara para allanar una vivienda tras una balacera en Utrecht, Holanda. FOTO LA HORA/PETER DEJONG/AP

OR ALEKSANDER FURTULA Y MIKE CORDER/AP
Utrecht, Holanda

Los fiscales holandeses afirmaron hoy que se están tomando muy en serio la posibilidad de que el tiroteo en un tranvía en el centro de la ciudad de Utrecht, que causó tres muertos y siete heridos, fue un acto de terrorismo.

La naturaleza del ataque del lunes y una nota encontrada en un automóvil que se sospecha que sería utilizado para la fuga indican que una posible motivación fue el terrorismo, agregaron los fiscales en una declaración, pero aclarando que también investigan otros posibles móviles.

No profundizaron sobre lo que estaba escrito en la nota encontrada en el vehículo.

La declaración agregó que las investigaciones hasta ahora no han establecido ninguna relación entre el principal sospechoso, Gokmen Tanis, y sus víctimas.

Los fiscales confirmaron que murieron tres personas: una mujer de 19 años de la vecina ciudad de Vianen, y dos hombres de 28 y 49 años de Utrecht.

Otros tres resultaron heridos de gravedad y otros cuatro sufrieron heridas leves, según la fiscalía.

Tanis, un hombre de 37 años de ascendencia turca, está detenido bajo sospecha de “homicidio con intención terrorista”, aunque las autoridades no han descartado otras posibles motivaciones.

El sospechoso fue arrestado anoche después de una cacería de horas de duración que casi paralizó la cuarta ciudad más grande de Holanda y causó conmoción en todo el país.
Las autoridades dijeron que Tanis tiene un largo historial penal en Holanda que incluye una variedad de delitos –no relacionados con el terrorismo– pero no dieron detalles.

El portavoz de la policía, Martin de Wit, dijo que un total de tres personas –el presunto atacante y otras dos personas cuya participación estaba siendo investigada– permanecen detenidas tras el ataque de ayer.

Los fiscales dijeron que la policía recuperó un arma durante el arresto.

Los disparos en el tranvía ocurrieron pocos días después de que 50 personas murieran cuando un inmigrante australiano, que detestaba a los inmigrantes, abrió fuego en dos mezquitas de Christchurch, Nueva Zelanda, durante las oraciones del viernes. No hay indicios de que exista una relación entre ambos acontecimientos.

Los fiscales estaban interrogando a los tres sospechosos y aún no estaba claro si Tanis sería llevado ante un juez de instrucción el martes.

Esas audiencias se celebran por lo general para solicitar que los sospechosos permanezcan detenidos durante más tiempo a la espera de nuevas investigaciones.