Carlos Rolando Yax Medrano

post author

Carlos Rolando Yax Medrano

“Este no es un tema de mafias, de crimen organizado, de lucha contra la corrupción, de búsqueda de impunidad… ¡No! Yo ya entendí de qué se trata esto. Esto es ideológico, es una batalla ideológica”.

La ideología cumple tres funciones primordiales en una sociedad: 1. Crea identidad entre los ciudadanos, promoviendo la asociación entre quienes comparten esa identidad; 2. Distingue a los ciudadanos que comparten una identidad de los ciudadanos que comparten otra identidad; 3. Promueve la competición que debe existir para que una democracia sea democrática. Por lo tanto, la ideología es una característica importante y necesaria para cualquier Estado.

Hay personas, como Álvaro Arzú, que siguen viendo comunistas por todos lados. Hay personas, como Álvaro Arzú, que siguen creyendo que los problemas de Guatemala son culpa de la izquierda. Hay personas, como Álvaro Arzú, que siguen diciendo que Estados Unidos, el país capitalista por excelencia, promueve el comunismo y apoya la agenda de la izquierda en Guatemala. ¿Pero quiénes son los comunistas? ¿Quiénes son la izquierda?

Quienes han destruido el Estado de Derecho del país. Los comunistas y la izquierda de Guatemala traficaron influencias en 2014 para nombrar a los actuales magistrados de la Corte Suprema de Justicia y la Corte de Apelaciones. Los comunistas y la izquierda de Guatemala traficaron influencias en 2020 para nombrar magistrados de la Corte de Constitucionalidad.

Quienes han destruido la economía del país. Los comunistas y la izquierda de Guatemala tienen los monopolios. Los comunistas y la izquierda de Guatemala son los dueños de las empresas del sector azucarero. Los comunistas y la izquierda de Guatemala son los dueños de las empresas de cementos. Los comunistas y la izquierda de Guatemala son los dueños de las empresas de bebidas. A los comunistas y la izquierda de Guatemala les regalaron las empresas de telecomunicaciones.

Quienes a través de amparos están gobernando el país, por medio de la Corte de Constitucionalidad. El amparo es una garantía del orden constitucional, es una acción jurídica que fue instituida para que la ciudadanía pueda defender sus derechos cuando sufren una amenaza o restaurarlos cuando han sido violados por el Estado. La interposición de amparos no sería necesaria si el Estado no amenazara o violara derechos de la ciudadanía. Aunque hayan estudiado Ciencia Política, algunos no entienden que los amparos no son parte del poder ejecutivo y, por lo tanto, no se puede gobernar por medio de ellos.

Quienes a través de inconstitucionalidades han destruido el Estado de Derecho de nuestro país. La inconstitucionalidad es otra garantía del orden constitucional, es una acción jurídica que fue instituida para que la ciudadanía pueda procurar dejar sin efecto las leyes que contradigan a la propia Constitución Política de la República. La interposición de inconstitucionalidades no sería necesaria si el Estado no legislara contradiciendo la Constitución. A algunos les caerían bien unas clases de Derecho, para entender cómo es nuestro ordenamiento jurídico, antes de tener la potestad para legislar.

En algo tiene razón Arzú: esto es ideológico, es una batalla ideológica. Si querer un Estado de Derecho fuerte, si querer una economía competitiva, si defender los derechos humanos y velar por el cumplimiento de la Constitución es de comunistas, es de izquierda, entonces sí lo soy y celebro que eso me distinga de él. Y, si cree que ya hay demasiados comunistas y gente de izquierda haciendo política… Que se espere unos años, pronto seremos más.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorFinanciamiento UNE: CC confirma rebeldía de Mario Leal Pivaral y Rodrigo Leal
Artículo siguienteLa elección para la CC: Pésimas señales para la inversión