TITULAR DE SEPREM DESTACA IMPORTANCIA DE EDUCACIÓN SEXUAL PARA NIÑOS Y NIÑAS

SEPREM: “El barco deja ver que hemos conversado poco sobre el aborto y nos hemos ido por la vía de posiciones ideológicas”

POR: KIMBERLY LÓPEZ
klopez@lahora.com.gt

A finales de febrero, la Organización no Gubernamental “Women on Waves” ofreció permanecer cinco días en las costas del Pacífico de Guatemala para que quienes lo requirieran pudieran realizarse abortos médicos gratuitos hasta diez semanas de embarazo, en un buque que se ubicaría en aguas internacionales, es decir a 12 millas del país. El Gobierno se opuso a la presencia del barco y días después, fue retirado.

_2Ana Leticia Aguilar Theissen, titular de la Secretaría Presidencial de la Mujer, opinó que dicho suceso dejó ver que el país tiene pendiente una discusión “profunda y fundamentada” sobre la despenalización del aborto y la importancia de la educación sexual.

Semanas atrás, el Gobierno pidió que el barco de una Organización No Gubernamental, que ofrecía realizar abortos seguros, se retirara de las aguas del país. A partir del tema se generaron opiniones a favor y en contra de la estadía del barco. ¿Cuál es su postura?

El problema del aborto en el país es un problema complejo, es un problema social. El vicepresidente Jafeth Cabrera en una ocasión dijo claramente que el problema del aborto estaba vinculado directamente a decisiones de salud, relacionadas con la vida de las mujeres.

La vida de las mujeres es el valor más importante que, de acuerdo a los derechos humanos, los estados tienen que preservar, y en ese sentido, el aborto es un tema controversial porque moviliza aspectos relacionados directamente a la moral y las creencias religiosas de la población.

Yo sobre ese tema he dicho que es importante abrir un diálogo intenso en el país, el país no ha dialogado sobre esta problemática. Estoy convencida de que las diferentes posiciones sobre el tema tienen que ser dialogadas y profundizadas. Solamente así es que se pueden comprender nuestros diferentes puntos de vista, fundamentados, pero en aspectos directamente relacionados con la ciencia, el avance de condiciones dignas de vida para la población, el avance de los derechos humanos.

¿Cómo dialogar sobre un tema tan polémico?

Esas discusiones tienen que ser iluminadas por reflexiones que ya se han dado a nivel internacional, en donde ha habido avances importantes a nivel de estándares para aspectos relacionados con el aborto. Hace falta conocer, profundizar y movernos de posiciones a concepciones y principios.

En ese sentido, el compromiso de la Secretaría Presidencial de la Mujer (SEPREM) es fortalecer, profundizar y garantizar espacios de diálogo. Un barco como este lo que deja ver es que no hemos discutido en el país el tema, lo que en esos días se generó en redes y medios de comunicación, opiniones y posiciones revelan que hemos conversado poco sobre el aborto y que básicamente nos hemos ido por la vía de posiciones ideológicas y polarizadas sobre el tema.

El llamado es abrir las posiciones y estar dispuestos a dialogar e interpelar lo que sabemos, a no dar nada por sentado. Avanzar en la discusión sobre el aborto es parte del proceso civilizatorio que el país no ha dado.

¿Quién debería dar el paso para que se abra ese espacio de diálogo?

Pues, la SEPREM tiene el compromiso con ese tema, pero también hay actores como el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), Ministerio de Educación (Mineduc) y la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), a quienes quisiéramos invitar y con quienes quisiéramos coordinar actividades para esto.

¿Cuándo se podría realizar ese diálogo?

A mediano plazo, porque por ahora la SEPREM está enfrentando grandes desafíos para su fortalecimiento, es una institución muy debilitada que tiene que avanzar en marcos conceptuales y metodológicos para entender fenómenos relacionados con el desarrollo y vida de las mujeres; el aborto es uno de ellos.

Tenemos primero que hacer mediaciones y crear condiciones para estar en mejor capacidad de dar respuesta a esta problemática.

En otros países el aborto es un derecho de las mujeres de decidir sobre su cuerpo. ¿Qué postura tienen al respecto?

El aborto ya ha sido reconocido como un derecho de las mujeres en otros países, que ya han transitado por esos debates y también son países con condiciones mejores en servicios de salud, de protección social a las mujeres y esto les ha permitido considerar el aborto. Nosotros aún no tenemos eso.

Avanzar en temas de penalización es uno de los llamados a nivel internacional, la importancia de despenalizar el aborto para entenderlo desde otras perspectivas. Sigue siendo una opción importante, pero lo relevante es que hay obligación de poner a los actores a dialogar, facilitar el diálogo y desarrollar un consenso ciudadano. Si el consenso indica que se deben hacer acciones de política pública en ese sentido, se harán.

La educación sexual es una herramienta para prevenir un embarazo no deseado; sin embargo, también hay polarización en cuanto este tema.

En efecto, el aborto es un tema de prevención que tiene que ver directamente con educación sexual integral para hombres y mujeres, niños y niñas.

Seguimos teniendo una sociedad muy conservadora, que basa sus opiniones en posiciones asociadas a principios morales y religiosos. Eso provoca que el proceso sea más lento, tensiona mucho el diálogo porque la voluntad de diálogo siempre se ve sometida a situaciones religiosas y morales.