Fernando Mollinedo

mocajofer@gmail.com

Guatemalteco, Maestro de educación primaria, Profesor de segunda enseñanza, Periodista miembro de la Asociación de Periodistas de Guatemala, realizó estudios de leyes en la Universidad de San Carlos de Guatemala y de Historia en la Universidad Francisco Marroquín; columnista de Diario La Hora durante 26 años, aborda en sus temas aspectos históricos, educativos y de seguridad ciudadana. Su trabajo se distingue por manejar la palabra sencilla y coloquial, dando al lector la oportunidad de comprender de modo sencillo el universo que nos rodea. Analiza los difíciles problemas del país, con un criterio otorgado por su larga trayectoria.

post author

Fernando Mollinedo C

Señor Presidente, por este medio le manifiesto mi pena por las declaraciones que usted vertió con ocasión de señalar y criticar a los pobladores de la aldea Maguila 1 en el municipio de Fray Bartolomé de las Casas en el Departamento de Alta Verapaz, porque lo pobladores no quisieron recibir la dosis de la vacuna preventiva del Covid.

Soy un ciudadano pensante y que con mucha pena he visto que, en varias ocasiones, usted ha utilizado vocabulario coloquial y hasta ofensivo para manifestar su criterio respecto a varios casos de gobierno que se le han presentado en diferentes ocasiones; tal circunstancia no está acorde a la alta investidura que usted ostenta y dá lugar a mal interpretar sus expresiones.

En el presente caso, usted como persona tiene la obligación de ser comedido en sus declaraciones, puesto que por el cargo que ostenta, sus declaraciones, entrevistas, críticas, discursos improvisados e intervenciones tienen repercusiones a nivel nacional e internacional.

El GOBIERNO DE GUATEMALA lo constituye todas las personas que de una u otra forma tienen entre otras funciones la potestad de decidir, incidir, sugerir y ejecutar acciones administrativas que conlleven alguna inversión económica, creación e impartición de justicia y ejecución de estas en los diferentes organismos del Estado.

Usted preside el organismo ejecutivo, y dentro de las funciones que debe desarrollar, aunque no las contemple la Constitución Política de la República de Guatemala, está la de saber escuchar y responder los requerimientos, quejas, proyectos, inquietudes, necesidades y penurias de todos los segmentos que componen la sociedad guatemalteca, es decir, la población, no importando las condiciones sociales, económicas, culturales, religiosas y de otra índole.

Entiendo que el ejercicio de la presidencia de la república es difícil, puesto que, las decisiones que usted tome respecto de un sinfín de problemas que conllevan serios grados de responsabilidad penal, administrativa y civil; me imagino, debe ser muy cauto al momento de tomarlas.

Respecto del calificativo de: “cochinos centavos” que utilizó para referirse a la inversión económica para el desarrollo de la aldea Maguila 1 en el municipio de Fray Bartolomé de las Casas en el Departamento de Alta Verapaz, permítame recordarle que, esos cochinos centavos son parte de los impuestos, tasas y contribuciones que la población tributa como producto de su trabajo digno y honrado, lo que le da la calidad de DINERO LEGAL y BIEN HABIDO.

De esos cochinos centavos como usted los llamó, percátese que usted recibe un salario mensual de Q33,588.00 quetzales, a éste, se le incrementa la cantidad de Q115,250.00 mensuales de gastos de representación (que no están afectos a fiscalización) es decir que, usted gana su cochino sueldo en dinero por la cantidad de Q
148,838.00 mensualmente del mismo erario nacional de donde por mandato constitucional habrá dinero para la aldea Maguila 1 en el municipio de Fray Bartolomé de las Casas en el Departamento de Alta Verapaz, así como para pagar su sueldo. POR FAVOR, CUIDE SU VOCABULARIO.

Fernando Mollinedo
Guatemalteco, Maestro de educación primaria, Profesor de segunda enseñanza, Periodista miembro de la Asociación de Periodistas de Guatemala, realizó estudios de leyes en la Universidad de San Carlos de Guatemala y de Historia en la Universidad Francisco Marroquín; columnista de Diario La Hora durante 26 años, aborda en sus temas aspectos históricos, educativos y de seguridad ciudadana. Su trabajo se distingue por manejar la palabra sencilla y coloquial, dando al lector la oportunidad de comprender de modo sencillo el universo que nos rodea. Analiza los difíciles problemas del país, con un criterio otorgado por su larga trayectoria.
Artículo anteriorArte, a pesar de la pandemia
Artículo siguientePara ¿bajar o subir?, al lugar donde se sueña